Las Provincias

img
¿Y por qué Ikea no vende placas solares en Valencia?
img
Paco Huguet | 23-02-2017 | 16:33


Pues resulta que en países tan famosos por sus muchas horas de sol, como Reino Unido y Suiza, entre otros, sí que se venden paneles solares en las tiendas de Ikea. En esta nuestra Españistán, no. ¿Qué por qué? Pues porque parece que aquí no importa que la factura de la electricidad haya subido una media del 87 % con respecto a enero de 2016. Nyas coca!! Como en Españistán no hay petróleo, ni gas… pues, ¿para qué qué aprovechar la mejor fuente de energía de la que se dispone?

Hay dos cosas bien claras: por un lado, el ahorro que supondría, incluso a corto plazo para el ciudadano. Y por otro lado, y no menos importante, el enorme favor medioambiental en la aportación a la sostenibilidad. La Comunitat Valenciana tiene nada menos que una media de 3.000 horas de sol al año (entre las 2.700 de Valencia y las 3.200 de Alicante en 2015, según datos del Instituto Nacional de Estadística). Las cifras son muy parecidas en el resto del país. Así pues, parece que la fuente de energía está ahí arriba. Es gratuita e inagotable (al menos de momento).

Paneles solares de Ikea en un edificio del Reino Unido.¿Cuál es el problema? Que desde el Gobierno no se quiere apostar por esta fuente de energía, limpia, renovable. Y lo ocurrido en las últimas semanas, teniendo que importar energía de Francia. Es como si se quisiera que Españistán fuera energéticamente dependiente. Es como si el enorme volumen de negocio de las compañías eléctricas fuera lo más importante, o al menos mucho más que el bolsillo de los ciudadanos y el daño al planeta por el consumo masivo de combustibles fósiles.

En el Reino Unido, la costa sur inglesa es la zona con más horas de sol (unas 1.700). La mayoría del país no tiene ni 1.000 horas al año. En zonas de Escocia, en todo el invierno, no llegan a 110 y en gran parte de Inglaterra apenas superan las 400. Pero allí, Ikea sí vende paneles solares en sus tiendas. Allí están lo suficientemente subvencionadas como para que sea rentable su comercializacion. Pese a la escasez de recursos, hacen lo necesario para que sea rentable. Por ejemplo, en la ciudad suiza de Ginebra, según datos oficiales del cantón suizo, la media es de 1.694 horas y los años ‘muy buenos’ se alcanzan las 2.000.

En Españistán, no. E incluso altos directivos de Ikea lo ha dicho claro. Se venderán en este país “en cuanto la legislación permita a las personas instalar estos paneles en sus tejados”(de forma rentable). La empresa escandinava nos lo ha confirmado: su postura sigue igual. Vamos, que cuando el Gobierno quiera aprovechar en los recursos (solares) propios, invertir y promover la energía sostenible, los ciudadanos podrán consumir su propia electricidad.

Vamos a aportar algunos datos más. Por ejemplo, en Suiza se puede llegar a alcanzar una subvención de hasta el 60 %. El resultado es que en dos años, la inversión queda amortizada. En el Reino Unido, la multinacional sueca los anuncia a un precio medio de entre 5.000 y 6.800 euros y asegura que el comprador puede llegar a obtener un beneficio anual de hasta 780 euros: entre subvención, ahorro y lo que se obtiene por vender tu energía solar a las compañías. Ahora vete y coge tu factura, calcula el gasto anual y… tírate de los pelos.

Placas solares (paneles fotovoltaicos) de Ikea en Suiza.Tampoco es que nos guste que haya empresas, poderosas empresas, que no tengan ningún rubor en presionar al Gobierno españistaní. Está claro que Ikea se aprovecha de su fuerza para obtener un beneficio. Pero se da el caso de que también aquí hay beneficio para el ciudadano, ya sea comprando a esta tienda o a cualquier otro fabricante de paneles solares que sea capaz de ofrecer un producto competitivo (sin una inversión desmesurada), aunque en principio tenga que ser con ayuda del Gobierno.

En España, estás obligado a conectarte a la red eléctrica y de suministro, que no olvidemos que es un servicio público, básico, concedido a una serie de empresas privadas, para decirlo así de forma simplificada. En España la ley impide que uno tenga sus placas solares y nada más. Hay que inscribirla, pedir permiso a la compañía eléctrica (Nyas coca!! ¡¡Toma castaña!!), abonar lo que cuesta un estudio de conexión y poner un contador suplementario. La cosa se va saliendo de madre en coste inicial.

En España, Españistán, la legislación impide vender la energía que no consumas a la compañía eléctrica (aunque sí te obliga a conectarte a ella) y pone trabas para la instalación de baterías que almacenen la energía ‘sobrante’ por los hogares.

Así, cualquier pensará que los señores del Gobierno (de color azul, rojo o arcoíris) sólo piensan en beneficiar a las empresas eléctricas. O que en realidad piensan irse con ellas cuando se les acabe el mandato.

Ikea no vende placas solares en Valencia (España)

 

Vídeos promocionales de Ikea sobre sus placas solares para el Reino Unido y Suiza:

 

 

 

 

Sobre el autor Paco Huguet
Blog personal sobre cosas útiles, reflexiones superfluas y opiniones varias sobre actualidad social, política choricera, series, libros y demás asuntillos serios y no tanto. De vez en cuando, viajes, escapadas, excursiones y propuestas de ocio.