Las Provincias

img
¿Insulta este anuncio de televisión a los valencianos?
img
Paco Huguet | 15-03-2017 | 22:32


Una señora saca un pedazo de bocata de tortilla (al menos no es una paella) en medio del avión y le ofrece a otra pasajera. Esta mujer, quizá identificada como una ¿maruja?, una ¿pueblerina?, una ¿paleta poco viajada?, es utilizada para representar a Valencia. Este es el concepto que tiene de la capital de la Comunitat Valenciana un portal de internet sobre viajes, con sede en Madrid. Ni la imagen de modernidad del costosísimo complejo de las Artes ni las Ciencias, ni la historia y la cultura del Siglo Oro valenciano, ni la arquitectura gótica civil ni la modernista. Ni siquiera el sol y playa. Nyas coca! con la campaña de Rumbo punto es.

Londres, ciudad romántica, según Rumbo.

Romanticismo: Londres.

Cuando Marta, la protagonista del desafortunado anuncio, va en avión hacia “el romanticismo“, el vuelo sale de Barcelona y el destino es una metrópolis moderna y multicultural como Londres, una ciudad que la compañía considera ideal para una escapada en pareja. Cuando la viajera se marcha hacia “lo desconocido“, el aeropuerto de destino que muestra la pantalla es Narita (Tokio), con la imagen de una joven con un traje típico japonés (a saber qué pensarán los japoneses de la vestimenta).

Tokio, lo desconocido, según Rumbo.

Tokio: lo desconocido.

Después, ofrece a Marta una ruta hacia “la diversión“. Aparece el vuelo hacia Ibiza, de nuevo con salida desde Barcelona, y con una chica joven bailando en pantalla, proyectando frescura, nada ofensivo. Pero cuando se vuela “rumbo a los orígenes” y el destino que aparece es Valencia, la imagen que aparece es el de una señora que se ha subido al avión y saca del bolso un bocadillo, en plan maruja, ofreciendo un trozo a la tal Marta y con cierta cara de estupor de los pasajeros de la fila de atrás, incluida la propia ibicenca de antes.

Ibiza, como destino de diversión.

Ibiza: diversión.

¿Puede esta mujer ‘de pueblo’, una paleta, representar la imagen actual de Valencia como destino turístico? ¿Cuando hablamos de “los orígenes” es lógico pensar en una maruja con un bocata en un avión? ¿Denigra esta asociación de ideas de Rumbo a Valencia y/o a la mujer? ¿Tendrán algo que decir sobre ello las siempre combativas entidades feministas al representar a la mujer como una persona poco viajada, una ignorante que saca un bocata en el avión? Sólo les ha faltado vestirla de fallera o tirando un ‘masclet’ en mitad del vuelo.

Lo primero que a uno le puede venir a la cabeza es lo de que Valencia (o el valenciano) representa la aldea. Al final parece que caló la tesis Carolina Punset, la exportavoz de Ciudadanos que metió en la misma frase la enseñanza del valenciano y “volver a la aldea“. Sí, esa misma exdiputada que se confundió y se fue al Palau de la Generalitat en vez de a la sede de Les Corts el día en que debía tomar posesión del escaño.

Según nos informa su propia página web, el portal www.rumbo.es es propiedad de Red Universal de Marketing y Bookings Online S.A.U., empresa registrada en Madrid y que pertenece al grupo lastminute.com.

Se trata de una campaña lanzada en los primeros días de marzo y que se puede ver en televisión, en los últimos días, y en YouTube, donde se han colgado las dos versiones de los vídeos (la de Marta y la de Lucas) los días primeros días de marzo.

En la otra versión del anuncio es el tal Lucas quien viaja “rumbo al trabajo” en un vuelo Madrid-Barcelona. Vuela hacia “lo desconocido” en una conexión Madrid-Bangkok, también se va de “vacaciones” en un Madrid-Tenerife Sur y vuela con destino “a la diversión” (Madrid-Manchester). Ya con la mosca detrás de la oreja quizá debamos reflexionar por qué Valencia no es considerado por los impulsores de la campaña de Rumbo como destino de trabajo, vacaciones o diversión.

Valencia: señora que saca un bocata.

Valencia: mujer con peluca que saca un bocata del bolso.

¿Insulta este anuncio de televisión a los valencianos? Pongamos, por poner algún topicazo menos sutil, que la imagen de viajar a “los orígenes” aparece con Barcelona o Madrid como destino, con un payés con barretina sacando un salchichón de tipo ‘espetec’ del bolsillo o un hombre moreno y bajito, como sacado de un cuadro de Goya, pegando un navajazo. O poniendo Sevilla, por seguir con topicazos, como destino de “trabajo” con la imagen de un muchacha vestida de lunares durmiendo la siesta o un señorito con sombrero cordobés sacando una bota de finoo dando unas palmas. O asociar Ibiza con la imagen de un tipejo con pinta de guiri y muy borracho, vomitando y liándola pardusca en mitad avión y, puestos a molestar, con un mini bañador con los colores de la bandera británica o italiana.

Ahí os dejamos las ideas para la próxima campaña, Rumbo.es. Y la mejor de todas: pongan a una fallera sacando una paella de chorizo del bolso. Sean rompedores, atrévanse. O pongan, en vez de la palabra Valencia, ‘Levante españistaní’ o, mejor todavía, ‘Allá en las afueras de la Meseta? o ‘La playa de aquí de Madrid’.

Y sí, hoy me he levantado un poco demagogo. Saludos cordiales desde la aldea valensianí.

Ah, lector valensianí: si le apetece que le hierva un poco la sangre, aquí abajo tienen el dichoso vídeo. Si no lo pueden ver bien, véanlo a través del móvil.

 

 

Enlaces relacionados y recientes:

Descambiar, paellera y otras madrileñadas de la RAE (y III)

La Vulgar Academia Española, almóndiga y tetamen

¿Y por qué Ikea no vende placas solares en Valencia?

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Sobre el autor Paco Huguet
Blog personal sobre cosas útiles, reflexiones superfluas y opiniones varias sobre actualidad social, política choricera, series, libros y demás asuntillos serios y no tanto. De vez en cuando, viajes, escapadas, excursiones y propuestas de ocio.