Las Provincias

img
Ideas para la marina de Valencia
img
Paco Moreno | 23-02-2010 | 16:12

Es mejor prepararse para ese día, aunque luego salte la sorpresa y la 34 edición se celebre aquí. Los primeros pasos ya los ha dado la alcaldesa Rita Barberá, al anunciar que pedirá la propiedad de parte de la dársena, eso sí, para cederla al día siguiente al Consorcio Valencia 2007.
El siguiente es la gestión comercial de la marina. ¿Uno o varios operadores? Parece que no está claro si el pastel se repartirá entre varias concesiones o una sola. Pero, y eso es lo más importante, las líneas maestras del planeamiento urbanístico, los conceptos, ya están claros. ¿Para qué sirvió en caso contrario entonces el concurso al que se presentaron algunos de los mejores arquitectos del mundo? José María Tomás ya se ha encargado de fusionar las dos propuestas ganadoras para el diseño del nuevo Grao, aunque con una clara vocación de que los jardines y canales lleguen hasta la dársena.
Cuando lleguen mejores tiempos inmobiliarios, será entonces el momento de apretar el acelerador. Pero hasta entonces (siempre a la espera de lo que diga el señor Ellison), habrá que sacar un rendimiento económico a la dársena. Los amarres es una línea de negocio claro, junto con los bares y restaurantes. ¿Conviene ampliar esta actividad en lugar de mantener algunas de las bases? ¿Vale la pena alquilar la mayor parte de la dársena a los equipos para que Valencia sea sede permanente de varios sindicatos?
Demasiados interrogantes para desatascar la cuestión en caliente y sin un debate extenso. La premisa debería ser mantener la unanimidad ahora obligada en las decisiones del Consorcio. Pero sin que ello suponga aparcar los problemas sin resolver porque se acercan las elecciones municipales.