Las Provincias

img
El agujero fantasma del Cabanyal
img
Paco Moreno | 11-05-2010 | 20:49

Es un  botón más de muestra de la oposición surgida a la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez entre quienes ni conocen el barrio. La oposición de algunos vecinos al proyecto es respetable porque defienden sus propiedades al fin y al cabo, aunque no comparto su postura. Ilustrar el “agujero” con edificios de la calle Progreso y Luis Navarro que se protegerán es otro asunto.

Ahora que la paralización se ha asentado en todas las calles es buen momento para reflexionar sobre las consecuencias que tendrá la orden del Ministerio de Cultura. Que se lo digan a los representantes de la sociedad musical con sede en el Casinet. El convenio firmado con el Ayuntamiento se ha convertido en papel mojado hasta que el plan urbanístico se desbloquee en el Tribunal Constitucional.

Y fuera de la zona protegida, ya me dirán qué problema supone la promoción de viviendas protegidas en los terrenos que hay entre el bulevar Serrería y la avenida Blasco Ibáñez. Ninguno, ni siquiera levantaron la voz los opositores a la prolongación. Pues también está paralizado.

Y lo de volver al Plan General tampoco me parece solución. Hasta un centenar de edificios protegidos por el plan actual se quedarían sin ninguna cobertura legal, según las cuentas del concejal de Urbanismo, Jorge Bellver. En fin, a cuatro días de las elecciones municipales no parece que se vislumbre  un ambiente optimista en el barrio. Y los que pierden son los de siempre, la mayoría de vecinos

  • 1724285

    En canal 9 este tema ni se menciona.Ni en la alemania nazi oiga

  • vpg999

    Pues ahora a viajar, que hay muy buenas ofertas para los de esa edad. y a vivir, que en la vida, no todo es trabajar.

  • adelaizq

    vpg me parece muy bien tu comentario pero existimos personas que para sentirnos plenas debemos ser útiles a los demás y el trabajo es como cargar pilas para seguir vivos. Yo le aconsejaría ya que tiene talento estudiar una carrera corta, que le daría ilusión y además, hasta puede llegar a ejercer.