Las Provincias

img
Puñalada a los Ayuntamientos
img
Paco Moreno | 24-05-2010 | 23:38

Es una señal inequívoca de que algo va a pasar. Nadie tiene en la memoria una situación parecida, quizás en una postguerra que todos quieren olvidar. Tras el ataque a los funcionarios, los jubilados y las familias, le ha llegado el turno a las Administración pública más débil, quizá por ser la más cercana a los ciudadanos.

Deía ayer el concejal de Hacienda de Valencia, Silvestre Senent, que la prohibición de acudir a los bancos para financiar obras tendrá un efecto demoledor. En mi opinión es aún más grave. Es una alarma de que el sistema hace aguas. Urge un Gobierno de concentración nacional para afrontar este caos, que ahora amenaza con echar el cierre en muchos servicios municipales.

La redacción del BOE necesita una aclaración, una explicación de las razones que se han llevado a paralizar las ciudades durante un año. Ahora es cuando hay que lamentar aún más el dinero gastado en los dos planes de ayudas estatales, donde en muchos pueblos se han hecho obras innecesarias, mientras se acumulaban los retrasos en el pago a los proveedores y las contratas municipales. Para que luego diga la directora general de Arquitectura, Anunciación Romero, que las calles del Cabanyal están sucias. A este paso, habrá que llevar la escoba al Monte de Piedad.