Las Provincias
img
Roja y azul
img
Paco Moreno | 04-07-2010 | 00:32

Será el país donde nos ha tocado vivir, aunque no hay derecho. Por una vez que juegan bien, pese al empeño de De Bosque en poner a Torres, nos estamos entreteniendo con Sara Carbonero y el color de la camiseta. Hay que ser tontos. La denominación de la Roja nace como un producto comercial y no veo yo que salga de un contubernio de café.

No digo que no haya zopencos que se empeñen en eludir el nombre de España, que de todo hay. Lo de “selección nacional” también es de nota, aunque la tontería no ha llegado a que sea llamada la “selección del Estado Español”. Pero es que la respuesta a los de la Roja es también para que lo mire un médico de la cabeza. Decir que es mejor que ganen con la azul es reinventarnos una fractura cerrada hace ya 35 años.

Para mí es España y para mis hijos, que nacieron anteayer, también. Ellos hablan de Argentina y no de albicelestes, y de Brasil y no del equipo carioca. La Roja queda bien en una mera locución radiofónica y en un anuncio, pero el que tiene dos dedos de frente sabe que se refieren a España y no a la Pasionaria.

Y no quiero dejar pasar la ocasión de defender el trabajo de Sara Carbonero frente a los “abrazafarolas” que han insinuado que el rendimiento de Casillas ha sido bajo porque su novia es periodista y trabaja en la banda del campo. Mucho machismo es lo que hay detrás de esas opiniones, que además sólo aumentan la audiencia de la cadena, encantanda de la polémica generada.

Además, siempre ha habido periodistas varones en la banda de los campos de fútbol. ¿Seguro que no ha surgido el amor en otra ocasión?