Las Provincias

img
Vuvuzelas contra Barberá
img
Paco Moreno | 07-07-2010 | 13:35

Son pocos los que participan en el “concierto”, aunque sería muy conveniente que se pronunciara sobre este asunto la presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta. Las reivindicaciones vecinales no se pueden confundir con el intento de boicoteo de un acto público, que es lo que ha ocurrido en las últimas semanas y ha vuelto hoy a producirse en Patraix.

Los silbidos de esta mañana suenan demasiado a oposición política, a música orquestada desde un despacho. Estoy de acuerdo con el portavoz vecinal del barrio, Antonio Pla, en que Barberá “debe acostumbrarse” a situaciones como la de hoy, aunque le pediría que aclare si lo dice como miembro de la Federación o de la Ejecutiva del PSPV, a la que pertenece desde hace casi un año. Sin ánimo de ofender y para distinguir.

Asegura la portavoz socialista, Carmen Alborch, que la alcaldesa es incapaz de soportar la crítica ciudadana y por eso la considera orquestada por el PSPV. Tendría que haberla seguido, como lo hice yo, en la campaña electoral de 2003, donde a cada sitio que iba se encontraba con la letanía del No a la guerra de Irak. No le deseo a nadie algo tan desagradable como a los energúmenos que se ponían a centímetros de tu cara a insultarte, sin distinguir si eras o no de la comitiva. 

La pauta está marcada y las pancartas seguirán a Barberá con dietas pagadas en Blanquerías. El error de su equipo sería caer en la provocación y situarse en el mismo nivel de ruido. La obligación de las asociaciones vecinales en reivindicar hasta quedarse sin voz para mejorar sus barrios, aunque recibiendo con pitos y malas caras a la alcaldesa dudo que les escuche mejor.