Las Provincias

img
Pancartas vecinales
img
Paco Moreno | 08-07-2010 | 20:00

El intento de boicoteo a la alcaldesa Rita Barberá que se produjo este miércoles en el barrio de Patraix en un acto público ha tenido una respuesta rápida de la presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta. “No era el momento” asegura en la información de Lola Soriano, una respuesta más adecuada que la dada por otros representantes vecinales, comprensivos con los pitidos e insultos que rodearon la comitiva municipal.

Reivindicaciones. Broseta sabe que se acercan momentos complicados con una campaña electoral muy dura, y ha trazado una gruesa línea de defensa alrededor de la Federación de Vecinos. No en nuestro nombre, ha venido a decir, porque sabe que la utilización del movimiento vecinal es una tentación en la que ya se ha caído antes y no sólo por la izquierda.

Estrategia. Ahora que vivimos en la época de las redes sociales nada es más morboso que el vídeo de un político en apuros rodeado por gritos y pancartas. Es una idea que nace del zapatazo lanzado a Bush y meter a Barberá en esa trampa es demasiado goloso.

Alborch. La portavoz socialista dice que la alcaldesa no acepta las críticas ciudadanas. Ya dije el miércoles en el blog que todavía recuerdo la campaña electoral donde observé en primera fila cómo aguantaba con paciencia y calma el “no a la guerra” y los gritos de “asesina”, muchas veces de una sola persona en los actos electorales. Yerra en esto la concejala del PSPV, lo mismo que en no condenar el intento de boicoteo.

Barrios. Broseta tiene razón cuando dice que la postura de la Federación no supone dejar de reclamar los equipamientos para los vecinos. Pero no si degenera en insultos y en visitas de la alcaldesa que no tienen nada que ver con la reivindicación. Y les adelanto algo que observé en los derribos del Cabanyal. Hay personas deseosas de ser detenidas, con ganas de enfrentarse a la policía. Tarde o temprano sucederá esto en otro acto de Barberá pero no se fijen en estos vecinos, engañados para que sean los figurantes de la película. Fíjense en quién cuelga el vídeo en internet.