Las Provincias

img
José María Tomás
img
Paco Moreno | 18-07-2010 | 19:41

Formar parte de la selecta lista de arquitectos reconocidos en los premios del Chicago Athenaeum y el Centro Europeo de Arquitectura de Dublín llega en el mejor momento para el valenciano José María Tomás. La ampliación de Feria Valencia y el diseño de la nueva Piazza della Visitazione en Matera (Italia) son ejemplos de un trabajo sólido,  callado y  sin estridencias.

No en vano, Tomás es uno de los cinco candidatos a proyectar el Parque Central, al que aspira junto al británico Richard Rogers en un concurso que se presenta como uno de los más  apasionantes celebrados en  la ciudad. Todos los días no le ofrecen a uno diseñar 66 hectáreas de Valencia en pleno casco urbano.

La última referencia de un calado similar es el certamen organizado por el Consorcio de la Copa América, donde precisamente este profesional se alzó con el triunfo junto con el francés Jean Nouvel y el despacho alemán GMP en el concurso de ideas para la marina y que se extiende al nuevo barrio del grao, precisamente por donde se iniciará a ejecutar el proyecto. Es pronto para aventurar un pronóstico, pero en el caso de que  se le adjudique el futuro pulmón verde de la ciudad, diría que ha llegado el relevo del modelo Calatrava.

En una entrevista que encuentro en Internet, Tomás sorteaba esta comparación y demostraba una vez más que  su estilo no es ofrecer titulares llamativos. De la reordenación de la dársena interior se  habla de mantener alguna de las bases  efímeras diseñadas por su equipo para la 32 Copa América, otro ejemplo de su creciente vinculación con el litoral de Valencia. En Italia, un país donde se mueve con comodidad, le han encargado el nuevo frente marítimo de La Spezia.

Su último proyecto ganado en Valencia junto a una terna de ingenieros de caminos es la sustitución de la pasarela peatonal llamada Pont de Fusta por un nuevo paso sobre el jardín del Turia, el primero que hará en el cauce frente a los tres de Santiago Calatrava, con el que las comparaciones son cada vez más  evidentes. Incluirá un itinerario peatonal con un mirador para admirar las cercanas Torres de Serranos, aunque tardaremos en verlo terminado por el plan de ajuste municipal.