Las Provincias

img
Municipios unidos frente a la crisis
img
Paco Moreno | 23-07-2010 | 17:39

El ejemplo de Meliana y Tavernes de compartir funcionarios para ofrecer mejores servicios a los ciudadanos ha tenido continuidad en tres Ayuntamientos más de l’Horta y Camp de Túria (L’Eliana, Paterna y San Antonio de Benagéber). Es el momento de que Valencia lidere una iniciativa similar que ayude a amortiguar los efectos perniciosos de la crisis. El caso de los bomberos podría ser el primer caso y sólo hay que recordar lo que ocurrió en Mislata, donde un incendio casi acaba con una finca entera hasta que llegaron dotaciones mucho más alejadas que las situadas en el retén de Campanar.

Los términos municipales que separan la gran urbe del resto de municipios de l’Horta son, en demasiadas ocasiones, auténticas barreras que perjudican a los ciudadanos. Y en estos tiempos difíciles de planes de ajuste y recortes de gastos en todos los Ayuntamientos, resulta incomprensible que no se enfoquen los problemas desde un punto de vista metropolitano.

Las empresas dedicadas al suministro de agua potable y el tratamiento de la basura no son suficientes. Todos los servicios podrían mejorar sin aumentar demasiado los gastos. Pienso en las líneas de la EMT que conectan Valencia con otros municipios, en la limpieza de las playas y en los servicios de la Policía Local, por no hablar de la matrícula en los colegios.

La Diputación ha demostrado ser un instrumento ineficaz en este sentido. Una entidad metropolitana debería ser la solución, dotada incluso de competencias urbanísticas. Es incomprensible que los principales accesos de la ciudad estén salpicados de equipamientos y desarrollos urbanos sin ninguna cohesión, salvo las que ofrece la demanda comercial en cada momento.

La autovía de Llíria es quizá el mejor ejemplo, sobre todo en el tramo que va desde Valencia hasta el by-pass. Es como un escaparate del museo de los horrores, una acumulación de edificios con el único denominador de que se sirven de la gran arteria. Francisco Taberner, anterior presidente del Colegio de Arquitectos, tenía esta propuesta como una de sus principales reivindicaciones, que yo comparto.