Las Provincias

img
Dejemos crecer a El Saler
img
Paco Moreno | 27-07-2010 | 09:31

Un año es el plazo que se han dado los técnicos de la oficina Devesa-Albufera para observar cómo evoluciona la zona quemada el pasado viernes junto al acceso principal a la playa. Un tiempo prudente y que servirá para comprobar si la regeneración natural es suficiente.

Esta técnica se ha demostrado como la más adecuada en el parque natural, con el refuerzo de plantaciones de especies autóctonas. El objetivo no es otro que devolver su aspecto original a la Devesa, hasta el último matorral.

Como ya opiné este lunes, la abundancia de matorrales puede ser una dificultad añadida en las tareas de extinción, aunque se trata de un sacrificio obligado. Pocos estarían de acuerdo en diseñar una pinada como si fuera el jardín de un barrio, limpia de hierbas, con banquitos para descansar y juegos infantiles. El Saler es otra cosa.

Disiento de los que quieren quitarle frondosidad a la joya ecológica de Valencia. Herramientas para hacer frente a un incendio forestal hay de sobra y hoy hemos sabido que las cámaras de infrarrojos que detectan las anomalías de calor alertaron del siniestro al mismo tiempo que la llamada de una vecina.

Las antiguas carreteras y pistas forestales se han mejorado con el Plan E desde el lago artificial hasta el Casal d’Esplai. Está pediente la ejecución de unas obras similares con el Plan Confianza, que consisten en sustituir los pavimentos de asfalto y hormigón por otros más respetuosos con el paisaje.

La oficina Devesa-Albufera cuenta con un excelente banco de semillas, quizá uno de los mejores del Mediterráneo. Si la regeneración natural no es suficiente, seguro que no faltarán manos para las plantaciones en todo El Saler. LAS PROVINCIAS ya impulsó una junto al Ayuntamiento hace años y fue todo un éxito.