Las Provincias
img
Adiós a las terrazas de la Malvarrosa
img
Paco Moreno | 12-10-2010 | 18:44

A menos de 24 horas del desmontaje de las terrazas de la Malvarrosa, pienso en la campaña que ha liderado LAS PROVINCIAS en los últimos meses a favor de los hosteleros. Algunos nos decían que ha sido demasiado esfuerzo por unos pocos negocios. Opino que no.

Hemos intentado demostrar que en estos tiempos donde el empleo es tan precario, la Administración debe hacer lo posible en no perjudicar todavía más la situación de los empresarios. El derribo de las terrazas cubiertas y su sustitución por otras más pequeñas y al aire libre carece ahora de sentido, en un paseo marítimo tan urbano como el de la Malvarrosa y una playa que crece cada vez más por la acumulación de arena junto al puerto.

Al final habrá que poner un autobús de la EMT para llegar a la orilla y con ese mal chiste quiero decir que ha llegado el momento de transferir las competencias de toda esa parte de la costa a la ciudad, al Ayuntamiento. Como ocurrirá con la dársena interio, en un proceso imparable y que tendrá su colofón en la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar. La nueva frontera, si me permiten la cursilada, está allí.

Ahora empieza una nueva batalla para los hosteleros, ampliar y consolidar sus establecimientos en la concesión a partir de 2013. Curiosamente, habrá otro Gobierno entonces, de distinto color político si hacemos caso de las encuestas. Deshacer para volver a hacer.

La lluvia acompaña al último acto de las terrazas. Incluso podría dar una prórroga de unos días más a los hosteleros. Pero cuando luzca el sol, muchos empleados habrá dejado de serlo. Eso sí, el medio ambiente de la Malvarrosa está más “limpio”, a salvo de algo tan molesto como unos clientes sentados en unas mesas comiendo mirando al mar.