Las Provincias

img
El mar se traga la Casbah
img
Paco Moreno | 14-10-2010 | 14:09

Era cuestión de tiempo que un temporal se tragara la estrecha calzada que separa la urbanización La Casbah de la fuerza del mar. El primer día complicado del otoño ha hundido parte del pavimento, dejando el muro en vilo y listo para que se venga abajo con una próxima tormenta.

Los vecinos de esta parte del Saler se han cansado de reinvidicar el recrecimiento de la playa, así como la construcción de una escollera. Inútil por la falta de inversiones del Ministerio de Medio Ambiente, cuya única actuación fue reparar los accesos a la playa, ejemplo de la regresión que sufre el litoral del sur de Valencia.

Y en esta historia se cruza el pleito que tienen los residentes con Costas debido a un deslinde que los deja sin propiedades, tan sólo concesionarios del Estado en el mejor de los casos. Sus casas se han quedado en la orilla del mar, aunque hace 30 años debían andar muchos metros para poder bañarse.

Sea como propietarios o titulares de una concesión, el caso es que el Saler ya no puede vivir más de las rentas de lo que se hizo en los últimos años 90, cuando se derribó el antiguo paseo marítimo y se levantó buena parte de la urbanización fallida de los 70. Necesita de un plan integral desde Pinedo hasta el Perelló y en el que participen las tres Administraciones públicas.

Si decían el ministro Blanco y la alcaldesa Barberá que el AVE es un ejemplo de colaboración institucional, no menos importante son las playas del Parque Natural de la Albufera. En el Perellonet hace falta un paseo marítimo, mientras que en el Saler es evidente la urgencia de un aporte de arena. Eso para empezar.

La lista es larga e incluye piezas como la antigua fábrica Plexi, el colegio Sebastián Burgos y, si me apuran, la carretera Nazaret-Oliva. La Conselleria de Infraestructuras presentó un proyecto de autobús guiado para dar servicio desde la ciudad a todas las pedanías del sur. ¿Dónde está?