Las Provincias

img
Amigos italianos
img
Paco Moreno | 02-09-2011 | 13:47

Este verano, Valencia ha estado más llena de turistas que nunca. Las cifras hablan de un incremento muy por encima de la media española, que se explica en parte con la importancia creciente de los visitantes madrileños y extranjeros. La línea de alta velocidad y las guerras y conflictos políticos en el norte de África explican el aumento.

El segundo motivo es circunstancial y pasará pronto. De ahí que debamos volcarnos más que nunca en la proyección exterior de la ciudad. Hace unas semanas, LAS PROVINCIAS publicó un reportaje donde se hablaba de lo que nos piden: idiomas, transporte público y limpieza.

Si queremos llegar a los dos millones de turistas en 2012, el reto esta ahí. Más formación en la hostelería, en las oficinas de turismo y hasta en los taxistas. Un transporte de calidad en las zonas estratégicas, como en el centro, la Ciudad de las Artes y el puerto. Y por último, evitar que el plan de ahorro afecte tanto al estado de las calles.

Pero me quedo con un detalle de los números difundidos por la alcaldesa Rita Barberá. Hasta un 55% han aumentado los turistas italianos. Si algo ha quedado claro estos años, es que esos visitantes se encuentran especialmente a gusto en Valencia. Urge por lo tanto estrechar relaciones. ¿Por qué no una serie en la Mostra dedicada al cine italiano? Intercambios culturales, gastronómicos y hasta deportivos. Ahí existe un filón de negocio beneficiado por los vuelos de bajo coste. También los 216 cruceros que llegarán este año acercan el sueño de la ciudad al resultado enorme de Barcelona, aunque para eso falta mucho todavía.

Antes de que pase la marea de terror en el norte de África y destinos como Túnez, Marruecos y Egipto vuelvan a cobrar fuerza, debe llegar la oportunidad de Valencia.