Las Provincias
img
La hucha está vacía
img
Paco Moreno | 23-09-2011 | 06:42

Si alguien pensaba que 2012 iba a ser mejor que este año, sólo tiene que echar un vistazo a las previsiones del presupuesto municipal. La alcaldesa Barberá nos ha preparado para un mandato de sangre, sudor y lágrimas, aunque parezca un poco melodramático. Y un cambio de Gobierno suavizará apenas el estancamiento de las inversiones que necesita la ciudad.

En el cajón. Ante esa situación, me pregunto cuándo veremos acabada el Ágora o ajardinado el último tramo del viejo cauce, por no hablar de la línea 2 del metro. Qué triste es ver cómo se alegran los vendedores del mercado Central porque les van a acabar la plaza Ciudad de Brujas. De lo demás, comprenden resignados que no toca reivindicar.

Parque Central. La única alegría de la semana es que la paisajista Kathryn Gustafson ha hecho un buen trabajo, lo que por otra parte no es ninguna sorpresa. La alcaldesa dio ayer el visto bueno al desarrollo del proyecto del jardín, cuyas obras podrían empezar a finales de 2012. La fecha es importante porque no coincide con ninguna cita electoral, por lo que es posible que se cumpla.

Barrios. Pero volviendo al asunto de la falta de dinero, la Federación de Vecinos ha pedido que se tengan en cuenta sus reivindicaciones aunque los 25 millones previstos para inversiones tengan ya nombre y apellidos. Es posible, nunca se sabe, que con un nuevo Gobierno cambie la situación y se afloje la soga al cuello que tiene ahora el Ayuntamiento.

Falleras. Y para terminar con una nota de alegría y no ser tan cenizo, la elección de las cortes de honor mañana inicia el proceso de la mejor fiesta del mundo: ¡Bienvenidas las Fallas!