Las Provincias

img
Campus Cabanyal
img
Paco Moreno | 03-02-2012 | 10:45

Estábamos tan tranquilos esperando que el Gobierno retirase el recurso en el Tribunal Constitucional contra el plan del Cabanyal y en eso que ha llegado la Universitat y ha animado el cotarro con un estudio donde lanza varias propuestas, algunas interesantes y otras no tanto, que de todo hay.

Fuera de la avenida. Huye el informe como del agua hirviendo del asunto nuclear, por peligroso y central, que no es otro que la prolongación de la avenida. La propuesta de trabajar en las unidades de ejecución por donde no pasará Blasco Ibáñez ya es vieja y se la he escuchado proponer a Alfonso Grau y Rafa Rubio, por citar dos nombres. En realidad, las calles afectadas por la prolongación son una parte mínima del plan.

Nudo gordiano. A pesar de esa circunstancia, llegará el momento en que se tenga que decidir y el gobierno municipal lo tiene claro. Ha llevado la propuesta en su programa electoral y ahora no va a cambiar de marcha. La idea de las residencias universitarias es fabulosa, lo mismo que las viviendas en alquiler para jóvenes, aunque me temo que el vicerrector Jorge Hermosilla no tendrá tantos apoyos cuando esas iniciativas coincidan en el tiempo con los derribos para la prolongación, un escenario que podría darse este mismo año.

Diagnóstico. Del informe me quedo también con la exposición que hace de la situación del barrio. Población envejecida, crisis de identidad de buena parte del vecindario y un cabreo latente porque no se ha hecho nada en muchos años. Las razonables explicaciones del gobierno municipal sobre que todo se debe a los recursos judiciales y a las trabas del anterior Gobierno socialista son difíciles de asumir por los residentes que les han votado, mayoritarios en todas las elecciones. Por eso es bueno cogerse al estudio de la Universitat y aprovechar algunas sugerencias hasta que acabe el lío judicial.

  • fernand

    No es tan fácil que el gobierno retire el recurso. Dicho recurso está avalado por el Consejo de Estado, no por un partido político.
    Rita Barberá lleva 20 años en el poder, veinte años de degradación del Cabanyal con diferentes gobiernos en Madrid.
    La mayoría de los habitantes del Cabanyal queremos la solución definitiva de una vez por todas, unos se creen que votando se arregla todo, otros creemos que tenemos que luchar todos los días del año por la rehabilitación de nuestro barrio.
    Rita Barberá no dará su brazo a torcer nunca, y antes destruirá el barrio que se sentará a hablar con los que pensamos diferente