Las Provincias

img
¿Qué pasa con el Parque Central?
img
Paco Moreno | 09-07-2012 | 12:18

No pretendo ser agorero pero se acerca el mes de agosto, cuando todas las Administraciones bajarán la persiana por vacaciones, y seguimos sin noticias del Parque Central. La paisajista Gustafson ya entregó su proyecto, ganador en el concurso celebrado hace año y medio, pero del resto no se sabe nada.

Recordarán que la primera fase del parque debe ser la más cercana a Ruzafa, en concreto a la calle Filipinas. Unos terrenos que ya no tienen uso ferroviario y que albergan varias naves que servirán de equipamientos públicos al colmatado barrio. Precisamente la presentación del proyecto ganador, elogiado por todos y con un presupuesto de 73 millones de euros, se celebró en el único inmueble de ese grupo que ya está restaurado. La primera fase, la que podría hacerse a partir de hoy, sale por 34 millones y supondrá un salvavidas para la zona más multicultural y dinámica de la ciudad.

Hasta que no se reúna el consejo de Administración con los nuevos consejeros del Gobierno de Rajoy no hay nada que hacer. El primer paso es sacar a licitación las obras de una parte del jardín, además del modelo de convenio que se firmará con los propietarios de los solares. Dinero hay, al parecer por un préstamo avalado por el ICO, aunque la máquina no se pone en marcha. La aportación de la parte del Consell a las obras, donde se suma la estación Central y el tramo de túnel que falta desde el bulevar sur, la hizo la entonces portavoz de la Generalitat, Paula Sánchez de León, para que tengan una idea del retraso.

Al igual que sucede con el plan del Cabanyal, todo lo que requiere la participación del Gobierno es como tirar del freno de mano y aparcar junto a la acera. La alcaldesa Barberá sólo ha conseguido desbloquear la cesión de la dársena del puerto, que si todo marcha bien estará rematada a finales de este año.

Ya no pido a Rajoy el gesto de que presida el consejo del Parque Central. Al fin y al cabo, si no ha venido a visitar a los afectados por los incendios de Cortés de Pallás y Andilla, esto sería una frivolidad. Aunque me gustaría que el Gobierno diera alguna muestra de que le interesa lo que ocurre en Valencia, que de momento es poco.