Las Provincias

img
Primeros errores del tripartito
img
Paco Moreno | 06-07-2015 | 08:46

Llegan las primeras decisiones y con ellas, los primeros errores. La ausencia de los dos partidos de la oposición municipal de la comisión que pretende resucitar el Cabanyal es un fallo estratégico mayúsculo en la imagen de transparencia y participación que intenta labrarse el tripartito.

El PP ya se lo esperaba porque será el muñeco de feria al que disparen todas las culpas y males de lo sucedido en el barrio estos años de paralización de obras. No digo que sean inocentes como unos niños porque se han ganado a pulso el título de los responsables del fracaso, pero es necesario recordar una obviedad y es que su proyecto lo paró la ministra socialista González-Sinde pese a que no sabía ni donde estaba el Cabanyal en el mapa.

Pero lo realmente chocante, de carcajada, es el veto a Ciudadanos. Después del papelón que tuvo que hacer Fernando Giner posando en la foto que se hicieron todos los opositores a la prolongación de Blasco Ibáñez, ahora se queda fuera. Todavía recuerdo al candidato en la terraza del Centro Octubre, pisando el parqué que pagó Jordi Pujol a su amigo Eliseu Climent. Tragó saliva y apretó el botón del ascensor en favor de la participación y el consenso en contra de un plan que consideraba erróneo y mejorable. Para nada.

Pero lo que ya roza la risa histérica es que el portavoz de València en Comú, Jordi Peris, le haya ofrecido firmar la moción que llevará el gobierno municipal al pleno. No debatirla antes, ni que participe en la redacción del documento. Sólo que la apoye si quiere. Y de estar en la comisión que se olvide, por supuesto, aunque estén representadas todas las asociaciones del barrio que lo han deseado, da igual de su representatividad.

Vamos, que si Giner quiere participar en el proceso le convendría poner en marcha una asociación de fabricantes de abanicos de la calle de la Reina con tres asociados más, por ejemplo, porque de nada le valen los seis concejales logrados en las urnas, con más votos que el PSPV y València en Comú. Pero así es la política y Giner la ha descubierto sin anestesia.

Y todo esto sin que ninguna asociación vecinal ni de comerciantes ni de nada haya dicho una sola palabra a su favor. Al menos yo no las he escuchado. Si tuviera que poner título a la comisión que pretende recuperar el barrio le pondría ‘Uno de los nuestros’ por los que no están al carecer del ADN necesario.

Un buen punto de partida de esa comisión habría sido escuchar a los concejales del PP para ver lo que han hecho estos años para mejorar la limpieza y la seguridad ciudadana, las ocupaciones ilegales de las viviendas y la retirada de vertederos en los solares.

Pero nada de eso será posible, ni siquiera una mínimo debate sobre las zonas del barrio, que son muchas, donde es posible aprovechar el plan que se derogará ahora. La mayor parte del planeamiento sirve para lo que quiere hacer el concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià. ¿Por qué no ponerlo en marcha sin más? Eso sí que habría servido de verdad al barrio y evitaría la sensación de que en este caso no hay paredes de cristal ni están abiertas las paredes del balcón.

Y el segundo error de la semana ha sido lo que ha provocado el primer engachón entre dos de los socios del gobierno municipal, la elección de la directiva de la Junta Central Fallera, donde Compromís no ha dejado al PSPV que elija ni el color de las paredes. Tantas milongas sobre la transversalidad y las decisiones colegiadas en el tripartito para concluir que la organización del principal movimiento social de Valencia es coto vedado para los muchachos de Pere Fuset, el que prometió despolitizar la fiesta fallera. De esto no opino todavía porque espero a que gobierne, pero de lo primero sí lo tengo claro. Compromís se ha propuesto capitalizar toda la gestión de las Fallas y confío en que sean los éxitos y no los fracasos porque supondría un perjuicio para mucha gente.

Es la concejalía más jugosa porque es donde se reparten más subvenciones y tiene la llave de las actividades en la calle al tramitar multitud de permisos. Y si hace falta refuerzo, Carlos Galiana, al que se le llegó a hacer traspaso de poderes de Fiestas, gestionará Actividades. Más claro, agua.

Un traspaso demasiado lento, según aseguraba el portavoz municipal del PP, Alfonso Novo, quien recordaba la semana pasada que apenas había empezado. Y estos días se nombrarán a los consejeros de las empresas y organismos autónomos. Tranquilos, no hay prisa. Abramos el balcón a los turistas y con eso cumplimos.

  • http://blocs.mesvilaweb.cat/bloc/view/id/6909 Josep Blesa

    1 de 2.

    S’ha d’ésser més periodista i treure a la llum millor la informació. I
    no ser tan llepaculs per a explicar la situació. Recordes aquell rei del
    conte de l’infant D. Juan Manuel, que volia fer el mateix amb la reina, que aquell pastor que casà amb la seua filla rebel. ” NO calw uqe martes el cavall,ni al gat nia l gos, que el sopar no et portaré… Ara, no cal que t’esforces a demostrar res, arribes tan tard per a demostrar que tens algun bri de periodista, més enllà de mostrar-te com un simple agitador i propagandista. Sempre tan agafadet de la mà del poder estatal.
    A. Si critiques que una ministra española ficara el nas, amb tota LA RAÓ, simultàniament
    caldria que en el seu dia demanares que l’urbanisme es faça des de baix.
    Així ni Barberà haguera tingut poder de ficar el seu cuixot suat dins del
    Cabanyal, i tampoc la Gonsales-Sinde. Això que passa en l’urbanisme de
    països com Suïssa. On el barri afectat “mana” més dins del seu territori que qualsevol
    organisme que estiga per dalt o per fora. És a dir, la inversa de tota
    “l’arquitectura jurtídica española” que és una mala còpia estrafeta pel sistema
    napoleònic. El piramidal des de París cap avall.

    Això sí, empitjorat considerablement pel que els espanyols no teniu la centèssima categoria intel·lectual que els gavatxos.

  • http://blocs.mesvilaweb.cat/bloc/view/id/6909 Josep Blesa

    i 2. Un servidor estudià per a fer un edifici d’habitatges El Siglo valenciano, seu de l’actual CCCOctubre.
    El vaig tindre per analitzar la promoció a un client. Emns costava 1’5 milions d’euros. Descartat, la família propietària li ho va oferir a Eliseu Climent, a través de Filiberto Crespo, doncs eren veïns. I Climent pagaà les arres davant notari. En acssabeta-se Zaplana, que feia de president sense honorabilitat, obligà la família a doblar el preu i a protegir-la. Bé doncs, així és com el preu de l’edifici es doblà pera encabir tot el complex d’Acció Cultural del País Valencià. Així és com s’altera el preu i valor de les coses.
    I tu et dius, periodista?

    Vergonya t’hauria de fer.

    Per cert, no fou Jordi Pujol, moniato, sinó el el complex Maragall-Carod Rovira. que rescabalà el tuacte saplanià.

    Igual que els valencians paguem altres coses a Catalunya, Catalunya nord o les Illes Balears.

  • franky

    Este artículo es broma, no?

  • Cesc

    Milers de periodistes a l’atur i gent com Paco Moreno prostituint la professió. És el Paco Marhuenda valencià. Tu també cobres en sobres?

  • padur

    Paco Moreno ha sigut més implacable en menys de 100 que en 24 anys.

  • engorros

    ¿Pero que es eso de “primeros errores”…? Si este humilde periodista bailador de aguas a tiempo completo lleva sacandoselos antes de que hubieran elecciones

  • engorros

    “Un buen punto de partida de esa comisión habría sido escuchar a los concejales del PP para ver lo que han hecho estos años para mejorar la limpieza y la seguridad ciudadana, las ocupaciones ilegales de las viviendas y la retirada de vertederos en los solares.”

    Si, debe ser como ejemplo a evitar, solamente hace falta darse un paseito por el cabañal y las casitas rosas de la malvarrosa para comprobarlo