Las Provincias

img
La Valencia ciclista tarda en arrancar
img
Paco Moreno | 27-07-2015 | 09:31

Recalo en el cap i casal después de varias semanas de asueto en lugares más frescos y compruebo entre la agonía del calor sofocante las noticias publicadas sobre la esperada eclosión del fomento de la bicicleta en la ciudad. Poca cosa por no decir nada.

Lo que debe ser el mandato de la bicicleta sigue estando en la bandeja de salida, la de las expectativas. Suscribo parte del lema de Valencia en Bici al decir que se trata de recuperar ciudad, en   este caso a base de pedaladas.

Un estudio del cronista de Valencia, Francisco Pérez Puche, sobre la llegada de los primeros velocípedos a las calles de la ciudad amurallada a principios del siglo XIX y su evolución durante los siguientes 150 años, es la excepción a este silencio municipal.

En el apartado de los anuncios, la creación de la Oficina de la Bicicleta, una mesa donde deben debatirse aspectos del tráfico, infraestructuras, educación vial y hasta política de multas de la Policía Local. Veremos el próximo otoño la efectividad de esta comisión.

Uno esperaba proyectos definidos, con planos, presupuesto y plazos, para el carril bici de la ronda interior. También cifras sobre los cientos de aparcabicis colocados para ofrecer a los ciclistas cómodos estacionamientos. También una mejor señalización de algunos itinerarios y media docena de campañas de concienciación para que no se circule por las aceras.

¿No quiere el Ayuntamiento que Valencia sea una referencia europea en el transporte en bicicleta? Pues a la faena porque parece que será más difícil construir el carril bici por la calle Colón que en su día el viaducto de Contreras para acabar la A-3. Y si quieren un ejemplo más cercano, el Ágora o la línea 2 del metro. Elijan.

El Partido Popular dejó un proyecto acabado y en concurso para iniciar las obras. Llegó el tripartito y paralizó el proceso para mejorarlo con una anchura superior y que fuera un verdadero itinerario en doble sentido. Magnífico porque será en beneficio de todos los ciclistas.

Eso sí, tampoco es cuestión de agotar el año dándole vueltas al asunto. Ni que hubiera que hacer un simposio sobre el color del pavimento. El otoño está a la vuelta de la esquina y sería un suicidio meter obras en Colón y Guillem de Castro en plena campaña navideña. Los comerciantes no quieren y el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, me consta que tampoco.

Los empresarios ya están suficientemente preocupados por el retraso de la reurbanización de calles como Hernán Cortés y Pizarro, adjudicadas pero a falta de un mes al menos para empezar los tajos de obra. Ya no hablo de Conde Salvatierra y San Vicente, aún en pleno proceso administrativo.

Después de años de estudios y propuestas para mejorar los itinerarios peatonales, las alarmas han empezado a sonar con tanta demora, pese a que se hará con dinero de la Generalitat. Si el diseño es similar finalmente al de la calle Félix Pizcueta, se notará demasiado la ausencia de arbolado o unos pocos maceteros esparcidos para imprimir algo de verde, pero que empiecen ya.

Ahora que parece mejorar el empleo y las cifras de turismo son buenas, no tiene sentido seguir en el Ensanche con calles de aceras estrechas, bordillos altos y otras barreras para los peatones. Pero añado un ruego y es que el pavimento no sea igual que el elegido para Ruzafa, donde las manchas y la suciedad no se quitan ni con lejía. Vaya fiasco de reurbanización del considerado barrio de moda.

Antes de que se acabara el anterior mandato, la junta de gobierno aprobó el proyecto del carril bici de la carrera Malilla. Si hablamos de vertebración entre los barrios y el centro, nada mejor que esa ruta. Tampoco es que requiera mucha complejidad y, nuevamente, el dinero es de la Generalitat. ¿Por qué no activar el concurso y reclamar la financiación? ¿La respuesta sería negativa?

Aunque si el Consistorio quiere mejorar un itinerario muy utilizado en verano, entonces que parchee el vergonzoso acceso de la ruta hacia El Saler en su arranque junto al Ágora. Es, sin duda, uno de los trayectos más bonitos con permiso de algunos que pasan por la huerta, aunque está mal señalizado y falto de mantenimiento.

Vamos hacia el año récord en turismo y por todos lados se ven bicicletas de alquiler, llevadas por visitantes ávidos de conocer la ciudad. Toca aprovechar el momento y que a Valencia no la conozca ni la “madre que la parió” en movilidad cuando se acabe el mandato. Las primeras pedaladas están resultando más lentas de lo esperado para inversiones que no son millonarias.

  • josepblesa_1389908725032

    Caldria que te’n retornares de vacança unes setmanes. Has tornat encara més confús de quan te’n vas anar. Fa molta calitja i la xafagor barberiana encara socarra el Cap-i-Casal.
    Per cert: Què tal si comentes la idea de contractar l’electricitat directament del mercat, com fa la UPV i AiGües de VALÈNCIA o els ector tauleller de la Plana que ho fa dècades que així ho va decidir unilaralment. Estalvirem un 20 % del que la teua “quefa” feia. Una altra: la reincorporació a les ajudes de l’UNESCO i fons europeus per a rehabilitació, i amb això la generació de llocs de treball transversalment, que els teus “quefes” populars no feien des de fa molt de temps. Estàs molt embotat, torna-te’n a l’interior a veure si te s’aclareixen les neurones, Paquet. Bon retorn a la vacança i barca nova !