Las Provincias

img
El Saler más olvidado
img
Paco Moreno | 25-08-2015 | 09:46

Usain Bolt es de nuevo el hombre más rápido del planeta, los bous al carrer suman otra víctima en un verano sangriento y la hija del presidente de Les Corts ha sido descubierta con drogas en un control policial. Noticias de un verano cualquiera, en un agosto donde los incendios forestales están perdiendo la partida de momento y ahora toca pensar en la temida gota fría.

Pero hay cosas de este mes para comentar. De atletismo paso porque lo único que puedo es lamentar de nuevo la ubicación de una pista para este deporte en el jardín del Turia, donde parece que cabe de todo menos los espacios para los niños salvo excepciones como el Gulliver o el parque de Cabecera.

De los bous al carrer sólo puedo decir hasta cuándo permitirán los políticos de turno esta sangrienta “tradición”, un absurdo desde el principio hasta el final, sobre todo cuando incluye bolas de fuego en los cuernos de los toros. Que se las pongan al concejal de Fiestas para que compruebe su efecto.

Ni conozco ni me interesan los motivos ancestrales por lo que se tortura a un animal y se facilita la muerte a los imprudentes que participan. Sólo sé que está mal y son cosas que nunca hay que fomentar.

Y de la desgracia familiar que padece Enric Morera añado una petición al margen de desearle lo mejor como padre de dos hijas de una edad parecida, y es felicitar a los agentes de policía, algo de lo que he leído y escuchado muy poco. Tantos abrazos y palmadas en la espalda, incluso comparando las sustancias que llevaba con la cafeína, pero ha faltado lo esencia en estos comentarios, es decir, aplaudir a unos funcionarios que seguramente han evitado un futuro mucho más complicado y turbio a los padres. Para mí la desgracia no es que la hayan pillado, sino que pocos lo vean así.

Pero ya entrados en materia local quiero hablar de El Saler, donde todos los veranos nos acordamos de la cantidad de basura esparcida en la Devesa, la falta de inversiones públicas y el abandono de muchas zonas.

Los incendios se apagan en tierra y con tareas de prevención, vino a decir la presidenta en funciones de la Generalitat, Mónica Oltra, cuando visitó parte de las ocho hectáreas quemadas, pero la realidad es que a unos minutos de la ciudad, en el parque natural más vigilado y transitado de la Comunitat, se encontró lo necesario para cultivar droga. Eso deja en muy mal lugar cualquier dispositivo de prevención.

Ciertamente hay barrios donde las necesidades son urgentes y a la vista de todos, con montones de basura en los solares, edificios en ruinas y equipamientos públicos pendientes. Pero el interés general debe llegar también a lugares como la Devesa. De lo contrario se empezará a hablar de ella en pasado, casi como lo que ha ocurrido con la huerta.

¿Dónde están las empresas que financien campañas de plantación? Tampoco hace falta convocar a cientos de personas que pisoteen las plantas, motivo por el que los actos masivos no se realizan, pero ya en la penúltima campaña electoral escuché a Rita Barberá la idea de incluir en los concursos públicos una cláusula para mejoras sociales que concedieran más puntuación. Podría hacerse lo mismo con los proyectos ambientales y cazar al vuelo las propuestas que salen del nuevo gobierno. El concejal de Devesa-Albufera, Sergi Campillo, apuntó hace poco la conveniencia de dragar canales para mejorar la navegación en la Albufera. ¿Nadie se apunta?

Todo va muy lento, como andar sobre el barro, cuando lo que pide ahora la opinión pública es agilidad en la toma de decisiones. No tan imprudentes como la reapertura de Canal 9 para la festividad del 9 d’Octubre (huele a chapuza a kilómetros), aunque sí con medidas imaginativas.

De lo contrario pasará como en tinglado 2, donde la falta de financiación está atascando la rehabilitación de la nave modernista. Las imágenes difundidas por la asociación Círculo para la Conservación del Patrimonio no dejan lugar a dudas. El recinto está abandonado pese a estar situado en la misma puerta de la dársena.

Mal escaparate para mostrar a los inversores que desean arriesgar su dinero en la Marina. Al margen del debate de la deuda millonaria y qué institución se la come con patatas, está el asunto de adjudicar concesiones para conseguir algo de dinerito. Fiarlo todo al Veles e Vents y las bases reconstruidas por Juan Roig no es suficiente. Ayuntamiento y Generalitat deben transferir ya lo que deben de este año. De lo contrario lamentaremos que le caiga algo del techo a alguno de los chavales que patinan por allí. Y no exagero.