Las Provincias

img
Ribó, cien días de mucho ruido y pocas nueces
img
Paco Moreno | 21-09-2015 | 16:58

Para los aficionados a Shakespeare, el título de esta página es una obra deliciosa. El guión escrito por el alcalde Joan Ribó en sus primeros cien días de gobierno, cumplidos ayer, ha resultado más accidentado, sobre todo por los conflictos abiertos con los comerciantes a cuenta de la reducción de las zonas turísticas y la apertura en domingo, además de la subida del Impuesto de Bienes Inmuebles, junto a las críticas recibidas por la Federación de Hostelería debido a la intención del concejal de Movilidad, Giusseppe Grezzi, de suprimir el estacionamiento nocturno en el carril bus, esencial para los negocios de ocio.

Movilidad, el ruido ensordecedor. Sin duda es lo más mediático y donde más contestación ha habido de la opinión pública de las primeras decisiones del tripartito. La grandilocuencia del concejal Giusseppe Grezzi ha ido en sentido contrario de lo que debería proponerse el Ayuntamiento, un cambio suave en la manera de moverse en esta ciudad. En Valencia hay una opinión casi unánime de que la preferencia hacia el coche privado pertenece a otra época, pero patinazos como querer suprimir el estacionamiento nocturno en el carril bus no supone ningún beneficio para los que escribimos a favor del transporte público, la peatonalización de calles para los comercios y el fomento de la bicicleta como alternativa a la polución y en favor de una ciudad moderna. Con lo razonable que hubiera sido decir que los horarios hay que respetarlos y la EMT necesita el carril despejado a las seis de la mañana por el interés de todos los vecinos. Pero no, el edil optó por la versión más extrema de la movilidad sostenible.

Atascos a la vista. Ese postureo de anuncios que quedará en nada en la nueva ordenanza de Tráfico sí que tendrá mañana consecuencias negativas. El Día sin Coches cortará al tráfico la plaza del Ayuntamiento y parte del entorno (San Vicente, Paz, Marqués de Sotelo, etc.) en pleno día laborable desde la nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde.

Colapso seguro. ¿Qué necesidad hay de enfadar a los conductores? ¿Por qué no aplica el tripartito lo que dice el Plan de Movilidad sobre la EMT y después vamos a lo folclórico? Impuestos. Las ordenanzas fiscales gravan a los centros comerciales, las tiendas céntricas y ofrecen bonificaciones a los vehículos ecológicos y las licencias de rehabilitación. Mucho apretón el primer año a las grandes empresas de distribución, que deben pagar más mientras les dicen que posiblemente abrirán 40 domingos menos en 2016. Comercios en domingo. Con el convencimiento de que buena parte de los 93.000 votos de mayo pasado fue de los pequeños comerciantes, algo en lo que discrepo, el alcalde se ha mostrado firme en su intención de suprimir la apertura dominical y en festivos de los centros comerciales y las tiendas grandes. Los afectados, incluso los más beneficiados en teoría, le han pedido públicamente cautela y que no tome ninguna decisión antes de lograr un consenso. Ese sí que es un buen consejo.

Seriedad con los refugiados. Los primeros cien días del gobierno de Ribó también han tenido otros momentos efectistas como la propuesta de que el edificio Veles e Vents como centro de acogida de refugiados sirios. Una foto que vale su peso en oro para los parroquianos de Compromís pero muy poco práctica para los mismos inmigrantes que buscarán algo de comodidad en su primer día en Valencia. Con la antigua Estación Marítima justo enfrente, vacía y preparada porque fue hasta hace un año una terminal remota de cruceristas, la iniciativa es casi una variante de complejo de Edipo por la todavía alargada sombra de Rita Barberá en el Ayuntamiento.

Comedores escolares. Ya que entramos en materia social me acabo de acordar de una de las grandes noticias del arranque del mandato, el aumento de becas para comedores escolares en verano. Era una vergüenza que los niños de familias pobres pasaran hambre, insistían. ¿Se puso más dinero o se firmó lo que había dejado dispuesto el PP? Me temo que nada más. Cabanyal, un avance. En algunos proyectos sí que se ha avanzado aunque sea para dejar claro lo que no quiere el nuevo gobierno municipal. El plan que permitía la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez ya está derogado y poco más. El refuerzo policial y de limpieza siguen del anterior mandato y ahora se trabaja en una iniciativa para conseguir ayudas europeas, como se ha hecho decenas de veces en el Consistorio. Eso sí, la presentación en el Ateneo Marítimo parecía el hallazgo de la receta del chocolate suizo. Más fuegos de artificio.

Señas de identidad. Pero si en algo habrá pirotecnia será en lo que ata- ñe a la procesión cívica del 9 d’Octubre. Todavía falta mucho (Barberá propuso al socialista Salvador Broseta ser el abanderado el año pasado una semana antes), aunque entonces no había ningún cambio y esta vez se ha puesto en duda hasta el itinerario por la supresión del Te Deum en la Catedral con la Senyera municipal (habrá uno alternativo a las once de la mañana). Se ha dicho de todo en los mentideros, hasta que se evitará ir por la plaza de la Reina para no ofrecer la foto de la enseña con la Seo al fondo. Sería ridículo.

Mirador municipal. En los símbolos también ha tenido repercusión la apertura del balcón del Consistorio a turistas y vecinos. Lo que no se esperaba era un éxito tan grande (55.000 personas en tres meses), lo que obligó a aumentar la seguridad del edificio y descubrir que las decisiones de gobierno tienen un coste: los agentes de la Policía Local afectados dejaron de patrullar barrios del centro y tramos del cauce para enfado de los vecinos.

Discrepancias. Se ha visto la primera discrepancia entre Compromís y el PSPV, los dos socios principales de la coalición. El socialista Joan Calabuig dejó muy claro que en este asunto no hay ninguna prisa en tomar una decisión si supone encender un fuego innecesario. No es la primera vez que el portavoz del gobierno municipal ha tenido que atemperar el mensaje que sale desde el tripartito, como ocurre con las contratas municipales y el deseo de Compromís de municipalizar algunos de los servicios. Marina Real. Lo mismo ha ocurrido con las primeras decisiones sobre la dársena interior. El amago de Ribó de bloquearlo todo hasta lograr la condonación de la deuda se quedó en eso, dado que las inversiones de las empresas privadas no deben peligrar en ningún momento. La falta de coordinación entre el Consorcio y el Ayuntamiento ya ha motivado la pérdida de demasiadas inversiones millonarias. Y el anuncio del Veles e Vents como centro de acogida de refugiados no fomenta precisamente su alquiler.

Corrupción. En estos cien días muchos esperábamos el gran escándalo, la prueba fehaciente de las «malas artes» del PP como se denunció el pasado mandato hasta la saciedad en todos los plenos. Saqueo, adjudicaciones irregulares y una gestión donde se decía que habían metido mano en la caja. ¿Dónde está todo eso? A ver si resulta que después de levantar las alfombras no había nada. De momento, lo único que considero reprochable es que la oposición entonces no supiera del estado financiero catastrófico de la Marina.

Más ruido. Estos primeros cien días han servido para otros anuncios. Mascotas en los autobuses de la EMT, regulación de playas nudistas (¿Hace falta una?), huertos urbanos y hasta autorizar los patinetes como vehí- culo para circular. Por el contrario se ha hablado poco de empleo y la limpieza de calles, de la paralización del teatro el Musical y de una solución definitiva para el eterno problema del aparcamiento de la plaza de Brujas y el tráfico en el entorno de la Lonja.

Parque Central. En el plano reivindicativo sí que ha habido varios movimientos. Es el caso de la continuación de las obras ferroviarias, donde el único camino viable es aumentar los préstamos a través de la sociedad formada por el Ayuntamiento, la Generalitat y el Gobierno. También una petición (esta vez con éxito) para que el Puerto remodele su frontera con Nazaret. Programa electoral. Todavía es pronto para analizar el programa de Compromís y es más importante subrayar que el pasado día 9, el PP denunció que seguían atascadas 75 iniciativas que dejaron en el traspaso de poderes, donde se contabilizaron 122 proyectos. Demasiados.

  • Xavier Serra

    Molt de “ruido” és el que esteu muntant sempre en Las Provincias que no és igual. A vore si deixeu de crear polèmiques artificials i analitzeu realment el que està passant en esta ciutat i en la Comunitat

  • -victor-

    estos de las provincias, mira que les gusta mentir.

  • Sandro

    Pensaba que Las Provincias no era lo de antaño y había evolucionado favorablemente desde que se fue Mª Consuelo reina. Veo que vuelve a esa senda

  • engorros

    Hay que ver lo reinvidicativos que se han vuelto este periodico y sobretodo algunos de sus columnistas gacetilleros desde que nos dejo la honorable senadora (mas rapido que pronto).

    Lo que ahora es una necesidad imperativa sin lo que la que la ciudad se colapsaria, con el anterior consistorio no eran mas que minucias y pequeñas molestias.

    • tirantlofem

      No, no, si lo dice claro. Lo único que considera reprochable de las anteriores legislaturas es que la oposición a la que sistemáticamente se ninguneaba y se le negaba el acceso a la documentación no supiera el estado de las cuentas.

  • micky mouse

    Este gobierno lleva 100 días el PP 24 años las comparaciones son odiosas pero deberían pasar décadas robando para equiparse con el otro gobierno.

  • vrella

    Sr. Alcalde, lo primero que debería a ver hecho: Limpiar todos los barrios de Valencia, los alcantarillados que huelen que apestan, las meadas de los perros que no se puede andan por las aceras y heces, los jardines que tan atascados de hierba sin corta y limpiarlos, las fuentes que dan pena, vigilancia de los barrios y las atenciones a la tercera edad en los barrios.el mantenimiento de pasamanos etc.etc. S.O.S. Valencia jardín de flores. Que pena me da.

    • André H.

      Estoy de acuerdo, los barrios están muy guarros (vivo en Benimaclet), pero la culpa no es del Ayuntamiento sino de la gente que suelta su basura donde quiere y deja mear y cagar a sus perros en todas partes (también tengo perro, pero no lo dejo mear en la acera y recojo las cacas). ¿Más limpieza? No, ¡más civismo!

    • tirantlofem

      Todos estamos de acuerdo pero no hace falta que lo pongas en cada noticia. El alcalde tiene twitter, Facebook; el ayuntamiento tiene un buzón de sugerencias y un teléfono de atención. Los partidos del gobierno, y de la oposición, también tienen medios con los que comunicarte. Normalmente , lo he hecho personalmente, cuando haces llegar una queja de este tipo suelen hacerse cargo, o dan una mínima explicación. En cualquier caso tienes mucha razón y ojalá, al menos el tema limpieza y mantenimiento, se solucione.

      Por otra parte parece ser que desde el ayuntamiento ya se han dado cuenta:
      http://www.levante-emv.com/valencia/2015/09/22/ribo-ultima-plan-choque-borrar/1317215.html

  • tonigtr_191

    Joer… este Paco Moreno no ve nada más que cosas negativas, no me quiero imaginar lo cabreado que habrá estado escribiendo durante estos 24 años anteriores…

  • Jordi

    ¿Quién lo firma Rita?

  • jessr

    Enhorabuena Sr. Moreno, con una crítica seria y constructiva, da Vd. totalmente en los problemas de Valencia, pero seamos justos, vamos a darles a los nuevos gobernantes unos meses más de plazo…

  • CANSADO. De los Gürtelianos. D

    Desde cuando formentar el deporte y normalizar la circulación con bici es negativo?
    Deberías ir en bici en vez de comprar el pan en coche, inténtalo una vez.

  • josepblesa_1389908725032

    Tots recordem com Paco Morena s’esgargamellava la gola demanant açò en l’època de Rita Barberà:
    “En Valencia hay una opinión casi unánime de que la preferencia hacia el
    coche privado pertenece a otra época, pero patinazos como querer
    suprimir el estacionamiento nocturno en el carril bus no supone ningún
    beneficio para los que escribimos a favor del transporte público, la
    peatonalización de calles para los comercios y el fomento de la
    bicicleta como alternativa a la polución y en favor de una ciudad
    moderna.”
    Paquet Moreno està anant al sastre per a comprar-se una nova jaqueta d’acord als temps actuals.
    Paquet és simpatitzant del Bloc Nacionalista Valencià com tothom sabem…sols que no és públic, puix ho porta, com Aznar, en la intimitat. Moreno, el Talp de Compromís dins del diari “Las Colonias”.