Las Provincias

img
El tripartito y sus ofensas
img
Paco Moreno | 14-12-2015 | 10:36

Cada vez que escucho a los concejales del gobierno municipal hablar del reparto de subvenciones del próximo año me viene una idea a la mente: borrón y cuenta nueva. No se me ocurre otra cosa después de lo que están haciendo con Lo Rat Penat y el Banco de Alimentos, por citar los dos casos más recientes.

El concejal de Fiestas, Pere Fuset, no tiene que investigar mucho cuando después de su primera entrevista con el presidente de Lo Rat Penat, Enric Esteve, insistía en que el Ayuntamiento dará dinero sólo para “actividades festivas”, creando así una sombra de duda sobre la entidad por el uso que ha hecho hasta ahora de los fondos.

No tiene que esperar mucho porque Lo Rat Penat entregó las cuentas del pasado año al céntimo de todo lo que realizó, incluyendo una partida de 4.680 euros para pagar sueldos de un total de 57.000 euros. El Consistorio tiene los documentos y LAS PROVINCIAS los ha publicado. A ver si alguien piensa que la subvención se la han gastado en mariscadas.

Dejar caer la sombra de que la subvención ha sido para pagar sueldos es de manual de propaganda, pero sólo para los crédulos que se creen ese mensaje. La asociación valencianista, igual que todas las demás, necesitan empleados que ayuden a realizar todas las actividades, aunque sea un administrativo o un abogado. Es de bobos pensar lo contrario cuando se habla de decenas de eventos culturales al año, algunos tan importantes como el de llibrets falleros.

Lo mismo ocurre con el Banco de Alimentos, al que le que quieren poner encima la misma sombra de sospecha desde la concejalía de Bienestar Social. Los 85.000 euros del convenio anual permiten que una parte sea para sueldos porque así lo deja bien claro el acuerdo. Con una atención que llega a cientos de familias al mes, por no decir miles, sería inaudito lo contrario.

Pero es el principio del borrón y cuenta nueva, donde el gobierno del tripartito ha decidido hacer el reparto de otro modo, en concreto el suyo. Es legítimo (hasta cierto punto) porque han podido formar gobierno después de las últimas elecciones, pero al menos podrían tener la elegancia de no querer manchar el nombre de asociaciones que llevan muchos años trabajando en la ciudad.

Si a Fuset no le gusta el concurso de las cruces de mayo, los altares de Sant Vicent o los llibrets de falla, que lo diga claro. Lo Rat Penat existe desde 1878 y ya recibe el apoyo de la sociedad valenciana, que puede dar más. Pero que deje de marear con las insinuaciones de ayudar sólo a las “actividades festivas”.

Casa Caridad ha presentado unas instalaciones ejemplares en Benicalap, un albergue con 70 plazas y otras instalaciones para familias. Una inversión de 4,3 millones de euros donde el anterior gobierno municipal tuvo el acierto de que el Ayuntamiento cediera la parcela. Al presidente de la asociación, Antonio Casanova, se le ve bastante solo en las fotografías de la semana pasada. Vale que no era la apertura del edificio, aunque lo adecuado habría sido que algún concejal se acercara, más que nada para mostrar su apoyo a un proyecto tan beneficioso. No tengo claro del todo que ahora hubiera cuajado la cesión del solar, a la vista del nuevo reparto de subvenciones que ha afectado al Banco de Alimentos.

La semana también ha servido para conocer algún detalle más del proyecto gastronómico en el Veles e Vents. Empiezo a ver demasiados cuchillos y tenedores en la Marina, como si en la dársena no hubiera sitio para otra cosa. El Consorcio debe facilitar la llegada de más empresas, náuticas, oficinas, comercios y hasta la construcción de una nueva lonja para los pescadores.

Poner todos los huevos en la misma cesta es un error si no queremos que un lugar de privilegio acabe convertido en una zona para ir a celebrar comuniones y bodas. El tinglado 2 sigue en ruinas y los otros dos acumulan una gruesa capa de excrementos de palomas, a la espera de que la Generalitat aclare su cesión.

El éxito de la Marina será su diversificación y es una pena que la legislación portuaria no permita construir viviendas porque sería el acicate decisivo para la reurbanización de la dársena. Además, la señalética y el diseño viario que se hizo para la Fórmula 1 es tan malo que lo extraño es que los clientes no se caigan al mar buscando los restaurantes.

Han pasado seis meses de este mandato y apenas distingo las diferencias con lo que dejó el PP. Si el Cabanyal marcará el mandato en cuanto a la gestión en los barrios, la Marina supondrá lo mismo como proyecto de toda la ciudad. Y se ha hecho muy poco.

  • padur

    Lo rat deuria de donar te un premi a l ofrenador de l any.

  • plaerdemavida

    Un poc vergonyós voler comparar el teu cas amb el Banc D’aliments no? I molt interessat també. València va millor. I dins de 4 anys serà millor ciutat i més moderna.

  • tapsinfor_528

    Para obtener ayudas sociales hay que crear un matadero en morella o ser del mismo signo politico o alavar a la comunidad catalana.
    En fin, atentos con la transparencia que las arcas van a quedar más limpitas que nunca y la deuda seguira creciendo pero para los tres años y medio que les queda ya sabeis el refran.. si.. ese.. del convento..

  • josepblesa_1389908725032

    100.000 MILIONS D’EUROS

    La lògica diu que diumenge cal votar si volem canviar alguna cosa. És la
    lògica d’ells. La lògica d’espana. La de sempre. Almenys la lògica que,
    als valencians especialment, ens ha anat tan malament. Un suïcidi. Però
    malgrat això, l’horror que ha significat, imaginem que els fem cas, que
    apliquem la lògica d’anar a votar diumenge. Continuem. Imaginem que
    diumenge a la nit som majoria, els que havíem decidit votar, i
    aconseguim de canviar la cara d’aquell parlament que després farà per
    canviar la cara del nou govern. Un govern que, a més, farà per canviar
    la lògica de governar com ha fet els últims 100 anys (democràcia,
    transició, dictadura, república, dictadura, monarquia, monarquia,
    monarquia… si tant se val!). La lògica de castigar els valencians. La de
    furtar als valencians cada any uns 10.000 o 12.000 milions. Imaginem
    que passa tot això, una cosa rere l’altra, i finalment el nou govern
    decideix de governar amb equitat. En uns pocs dies es posen d’acord de
    governar i no fer-ho contra els valencians. Aleshores els valencians
    tindrem dues bones notícies a celebrar. Tindrem un finançament just,
    d’una banda. Que voldrà dir camins, serveis, cultura, educació i sanitat
    per atendre com cal tothom. Fins i tot per acollir milers de refugiats
    per oferir-los treball i ocupació, al camp, a la indústria, a l’escola,
    allà on mires hi haurà ocupació. I la gent gran serà atesa com mereix,
    com la gent gran d’altres llocs, tampoc no volem més. La segona bona
    notícia? Ah, sí, la segona bona notícia és que Espana ens tornarà els
    diners robats els últims cent anys. Bé, no ens els tornarà de colp, això
    no podran fer-ho tan ràpidament, malgrat que posaran voluntat. No. Ens
    en deuen massa per pagar-ho tot de colp. Ves si ens en deuen. Anirà bé
    de començar pels primers 100.000 milions d’euros. Per començar no ens
    anirà malament per pagar deutes, atendre tanta gent a la qual devem,
    tants mestres que fa mesos que no cobren, tantes factures impagades (ep,
    els corruptes s’hauran d’esperar, que els jutges nous de trinca
    decidesquen), haurem de pagar tants metges com caldrà contractar per
    atendre hospitals, per atendre mínims, tants mestres com caldrà
    incorporar per atendre necessitats educatives, tants com hauran de
    netejar, pintar, refer, millorar, tants funcionaris que caldrà
    incorporar per equilibrar la despesa proporcional d’aquella capital
    d’ada colau, i la d’extremadura, i la de totes les altres ciutats que
    xuplen i xuplen i xuplen… Amb els 100.000 possiblement atenguen el deute
    dels darrers cinc o sis anys. No cregueu que gaire més. Però ja podrem
    començar a gestionar, una mica millor. El camp, els pobles, les
    ciutats, les urbanitzacions, els paratges naturals, els bombers, els
    bombers forestals, els ramaders, sí, sí, imaginem que tot això fóra una
    lògica comuna, compartida, col·laborativa. Que tot això fóra possible a
    espana… el reconeixement, el deute, el final del robatori organitzat…
    tot això.

    Diumenge on voleu que anem, els valencians, a reclamar la lògica, la d’ells?