Las Provincias

img
Etiquetas de los Posts ‘

Gustafson

El jardín maldito
Paco Moreno 23-11-2015 | 9:21 | 6

Ha pasado casi una semana y todavía no doy crédito. Doce años después de la firma del convenio, tras un plan urbanístico peleado por Barberá en contra de la oposición municipal y con un prestigioso concurso que atrajo a los mejores arquitectos y paisajistas, resulta que el Parque Central ha sido puesto en duda abiertamente por el Gobierno. Para no echar gota, oiga.

El Ministerio de Fomento, gobernado por el mismo partido que firmó el acuerdo de 2003, no es que se haya caído del caballo sino del burro. Y lo más hilarante es que el 40% del jardín ya está en obras, a la espera de que se completen las obras ferroviarias que ahora se borran de los planos para querer trazar otras totalmente distintas.

Modificar a estas alturas el diseño de la norteamericana Gustafson para el que debe ser el principal jardín de la ciudad es, lo tengo claro, un nuevo ejemplo de cómo el destino, la providencia o como quiera llamarse se burla de Valencia. Igual que ha ocurrido siempre desde que alguien decidió que el cap i casal no es relevante para gobernar España.

Dice el secretario de Estado Gómez-Pomar que así se ahorra la mitad del presupuesto y con 1.400 millones estaría todo hecho, los túneles para entrar y salir de la ciudad más una estación soterrada. Pero la trampa es que, además de estropear sin remedio el parque, afectaría al menos a una de las cuatro torres reservadas como pórticos del jardín.

Al menos porque ya pongo en duda las otras tres, dado que el canal ferroviario que llegue por Giorgeta habría que ampliarlo para acabar en una estación de planta única en lugar de los dos sótanos previstos. Así las cosas, ¿cómo se paga todo esto? Con la venta de pisos no porque han desaparecido y entonces queda la aportación pública, de la que la mitad debe llegar de las instituciones valencianas.

O sea, volvemos al sello del Plan Sur, lo que me parece ya he escrito en otras ocasiones. Siempre acabamos en el mismo lugar, como si el fatum de los romanos, ese poder sobrenatural inevitable, llevara a esta ciudad a pagarse sus cosas. Para eso no hacía falta haber esperado dos años a los técnicos del Ministerio mientras hacían las cuentas y trazaban líneas.

Sería interminable la lista de proyectos que el Gobierno ha dejado de lado. Cada vez que se hace una mejora en uno de los accesos de la ciudad nos acordamos de que siguen pendientes. De los museos ya ni hablo, lo mismo que ocurre con el acceso norte al puerto, una quimera hoy en día.

Pero volviendo al Parque Central, la cuestión es que se le ha tratado como un proyecto  ferroviario cuando en realidad se trata de uno urbanístico, donde el jardín no puede ser un mero complemento de la estación subterránea, ni las cuatro torres un accesorio de quita y pon. Servirán entre otras ventajas para revitalizar zonas degradadas, además de ser indispensables para la financiación.

Y toda esa madeja de problemas para una alternativa presentada a poco más de un mes de las elecciones generales, cuando los presupuestos del Estado para el próximo año vuelven a dejar fuera la prolongación del túnel de Serrería. En suma, una enorme bola de papel mojado poco creíble que tendrá que ser considerada de nuevo después de los comicios.

La semana se presentó movida con la propuesta de repensar el Parque Central, descartada a los cinco minutos por el alcalde Joan Ribó y la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, aunque todo puede mejorar. La iniciativa aprobada en el pleno para pedir el cierre del Centro de Internamiento de Zapadores ha supuesto un capítulo más de las chispas que saltan entre los socios del tripartito que gobierna el Ayuntamiento.

La propuesta de acuerdo parece sacada de una asamblea estudiantil y las acusaciones veladas a la policía fueron la guinda de unos concejales que se creen todavía en la oposición. Los socialistas han estado de nuevo incómodos con algo que votaron a favor con una mano en la nariz, por mucho que se empeñara en matizar la concejal de Protección Ciudadana, Sandra Gómez, que la Policía Local no hace identificaciones por cuestiones étnicas. Se le olvidó decir lo mismo sobre el trabajo de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Además, el momento no ha podido ser más inadecuado, cuando París, Bruselas y otras ciudades europeas se encuentran en estado de sitio a la búsqueda de terroristas. Muchos estamos en contra de las penosas condiciones en las que están recluidos los inmigrantes sin papeles en Zapadores, pero acusar de racistas a los policías ahora, cuando se juegan la vida por el resto de ciudadanos, es torpe e irresponsable.

Ver Post >
¿Qué pasa con el Parque Central?
Paco Moreno 09-07-2012 | 12:18 | 0

No pretendo ser agorero pero se acerca el mes de agosto, cuando todas las Administraciones bajarán la persiana por vacaciones, y seguimos sin noticias del Parque Central. La paisajista Gustafson ya entregó su proyecto, ganador en el concurso celebrado hace año y medio, pero del resto no se sabe nada.

Recordarán que la primera fase del parque debe ser la más cercana a Ruzafa, en concreto a la calle Filipinas. Unos terrenos que ya no tienen uso ferroviario y que albergan varias naves que servirán de equipamientos públicos al colmatado barrio. Precisamente la presentación del proyecto ganador, elogiado por todos y con un presupuesto de 73 millones de euros, se celebró en el único inmueble de ese grupo que ya está restaurado. La primera fase, la que podría hacerse a partir de hoy, sale por 34 millones y supondrá un salvavidas para la zona más multicultural y dinámica de la ciudad.

Hasta que no se reúna el consejo de Administración con los nuevos consejeros del Gobierno de Rajoy no hay nada que hacer. El primer paso es sacar a licitación las obras de una parte del jardín, además del modelo de convenio que se firmará con los propietarios de los solares. Dinero hay, al parecer por un préstamo avalado por el ICO, aunque la máquina no se pone en marcha. La aportación de la parte del Consell a las obras, donde se suma la estación Central y el tramo de túnel que falta desde el bulevar sur, la hizo la entonces portavoz de la Generalitat, Paula Sánchez de León, para que tengan una idea del retraso.

Al igual que sucede con el plan del Cabanyal, todo lo que requiere la participación del Gobierno es como tirar del freno de mano y aparcar junto a la acera. La alcaldesa Barberá sólo ha conseguido desbloquear la cesión de la dársena del puerto, que si todo marcha bien estará rematada a finales de este año.

Ya no pido a Rajoy el gesto de que presida el consejo del Parque Central. Al fin y al cabo, si no ha venido a visitar a los afectados por los incendios de Cortés de Pallás y Andilla, esto sería una frivolidad. Aunque me gustaría que el Gobierno diera alguna muestra de que le interesa lo que ocurre en Valencia, que de momento es poco.

Ver Post >
Barberá mueve ficha en el Parque Central
Paco Moreno 02-07-2010 | 4:50 | 1

Si fuera posible hacer realidad los cinco proyectos, seguro que todos estarían  en un nivel altísimo de calidad. La lista es corta pero sus biografías profesionales larguísimas. Un vistazo a sus páginas oficiales en internet causan vértigo. Sin duda, será una elección difícil dentro de cuatro meses, cuando presenten los anteproyectos de la urbanización de las 66 hectáreas del Parque Central, de las que 23 hectáreas serán zonas verdes.

De los Pritzker que se presentaron, tres se han caído en el primer corte. Rafael Moneo seguirá sin tener obra en Valencia, mientras que Norman Foster tampoco podrá competir para diseñar el principal pulmón verde de Valencia, a excepción del jardín del Turia. La flamante ganadora de la última edición del Nobel de Arquitectura,  Kazuyo Sejima, junto con su compañero Ryue Nishizawa, también ha quedado fuera. Ya avisó el concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, de que habría sorpresas debido a que el perfil que se buscaba en la relación de 36 ofertas iniciales era una combinación de arquitectura y paisajismo, quizá con más protagonismo de esta segunda profesión.

Por eso pienso que hay dos candidatos “tapados” a tener en cuenta cuando haya que elegir la mejor opción. El despacho Gustafson Porter, en unión de otras empresas de ingeniería, puede dar la campanada, lo mismo que West&Urban Design and Landscape Architecture, quien acude con Sener y Gestec. Sus webs están repletas de fotografías de parques maravillosos y proyectos en lugares tan diversos como un parque metropolitano en Arabia Saudí o la fuente que se hizo en memoria de la fallecida Diana de Gales en un jardín de Londres.

Brillan más los otros tres aspirantes entre la opinión pública, donde la arquitectura es la protagonista. El nombre de la británica de origen iraquí Zaha Hadid tiene espacio propio. La galardonada con el Pritzker en 2004 (primera mujer) se estrenaría en Valencia y se presenta con IDOM Ingeniería y Arquitectura. Una de sus obras destacadas en España es el comentado pabellón puente de la Expo de Zaragoza de 2008.

Y la terna se completa con el resto de arquitectos llamados globales por tener obra prácticamente en todos los continentes. Los valencianos de AiCEquip trabajarán en el anteproyecto con FOA, siglas que representan a Alejandro Zaera y Farshid Moussani. Juan Añón y sus socios son autores de la compleja remodelación de la cárcel Modelo en una ciudad administrativa, entre otras  obras, mientras que los británicos tienen uno de los encargos más llamativos de los últimos años en el parque olímpico de Londres 2012.

Por último, aunque quizá el primero a tener en cuenta, otro Pritzker. Richard Rogers, considerado por muchos como el número uno en la actualidad, se ha aliado con el valenciano José María Tomás, autor entre otras iniciativas del planeamiento del nuevo Grao, la ampliación de Feria Valencia y buena parte de las bases de la 32 Copa América, sólo por citar algunos proyectos en Valencia. Del británico poco hay que decir que no se sepa y sólo recordar que inició su carrera en un despacho junto a Norman Foster, del que se separó a mediados de los 60 para seguir su propio camino, con obras tan importantes como el Centro Pompidou (junto a Renzo Piano). Ahora tiene edificios, rascacielos y urbanización de grandes espacios en todo el mundo. En España destaca la terminal T4 del aeropuerto de Barajas.

Con un premio de tres millones de euros para el ganador, que deberá entregar el proyecto en un año, el Parque Central da un paso más, ensombrecido por la falta de financiación por parte del Gobierno. El presupuesto máximo será de 73 millones de euros y los elegidos tendrán que hacer un diseño a ejecutar por fases, para esquivar la estación provisional del AVE, necesaria hasta que entre en servicio la estación Central, subterránea debajo de parte del jardín.

Ver Post >