Las Provincias

img
Etiquetas de los Posts ‘

LAS PROVINCIAS

Somos inhumanos con nuestros amigos
Paco Moreno 03-06-2016 | 8:49 | 0

En la Comunidad Valenciana hay algo más de un millón de perros registrados, según un estudio del Ministerio de Agricultura difundido a finales del pasado año. La cuenta es sencilla en una región donde viven cinco millones de personas. Tocamos a uno por cada cinco habitantes tirando por lo bajo en la estadística. Son parte de nuestra vida y, permitan el topicazo, nuestros mejores amigos. La pregunta es obvia entonces: ¿Por qué los tratamos tan mal, hasta el punto de perder por completo nuestra humanidad?
De un presupuesto de 836 millones de euros, el Ayuntamiento ha previsto este año una inversión de 30.000 euros en la concejalía de Bienestar Animal. De poco sirve que por primera vez se ponga ese nombre a una delegación cuando carece de más contenido. Bueno, sí que tiene, los más de 600 animales que viven hacinados en el refugio de Benimàmet.
Refresco estas cifras de la hemeroteca cuando todavía no salgo de mi asombro por la intención del Consistorio de crear una base de datos con el ADN de los perros registrados y poder multar a sus dueños si dejan las heces en la calle. Me parece una idea excelente para ayudar en la limpieza de la vía pública, pero la pondría en séptimo u octavo lugar en un listado de tareas del Consistorio con estas mascotas. Antes hay otras.
Otra curiosidad de la hemeroteca: La ordenanza de tenencia de animales es de 1990. Desconozco su contenido de memoria porque esto del periodismo tiene sus urgencias, pero no me extrañaría que incluyera un apartado sobre carruajes y burros guardados en los establos de las casas. Años tiene más que suficiente para ello.
O sea, que lo primero sería cambiar la normativa, pero haría un ruego a los señores y señoras de Compromís. Por favor, sin globos sonda ni milongas como que los perros podrán subir a los autobuses de la EMT, un anuncio que está a punto de cumplir un año y del que nadie sabe nada. Hace falta un trabajo serio y sin necesidad de irse a otras ciudades para copiar normativas lejanas.
Valencia se merece un modelo propio, sin más historias. Si les hablan de Copenhague o Estocolmo a los vendedores del Mercado Central seguro que no les hace ninguna gracia mientras cuentan las pérdidas que sufren por una estrategia de tráfico que parece salida de un manual escandinavo.
Pero antes de eso, convendría que alguien del Ayuntamiento se diera una vuelta por el refugio municipal. En lugar de poner el esfuerzo en el ADN, es mucho mejor fomentar la adopción de los animales abandonados a través de una web completa, profesional. Eso y empezar a poner ventiladores en los boxes porque los 30 grados centígrados de este fin de semana son sólo un anticipo de lo que sufrirán los perros y gatos el próximo verano.
Un lugar donde por cierto todavía están colocadas las pantallas acústicas para evitar que los ladridos molesten a los vecinos cercanos. El inconveniente ya es sabido, los animales se achicharran al cortar cualquier atisbo de brisa. Lo que en el pasado mandato era un horror porque lo puso un gobierno municipal del PP, ahora se consiente sin más problemas.
De anuncios estamos todos un poco cansados. La ampliación del refugio tampoco debe ser muy complicada dado que está rodeado por campos de huerta y las obras se limitarían a un pavimento, boxes con verjas metálicas y otro tipo de obras reversibles.
Cuando todos pensaban que este gobierno iba a prestar más atención a estos temas, se cumple el primer aniversario con muchas fotos en redes sociales, brindis con cava y sonrisas, pero los galgos siguen llegando esqueléticos al refugio. Eso no ha cambiado.
Pero no seamos pesimistas. Seguro que el Consistorio pone hasta un servicio de recogida de perros utilizando bicicletas para que todo sea más transversal, pacificador e inclusivo. O cualquier término de la palabrería que prefieran del nuevo vocabulario oficial.
Lamento enseñar el colmillo con estos temas, pero es que me puede el cansancio. Se acercan las vacaciones de verano, año I del primer mandato municipal y los viejos problemas no se solucionan, al contrario, crecen. Otros sí que se arreglan, todo hay que decirlo en favor del pago a los proveedores, por ejemplo, aunque en este saldo el mejor amigo del hombre sale muy mal parado. 

 

Ver Post >
¿Quiere decidir doce millones de las inversiones del Ayuntamiento?
Paco Moreno 12-10-2015 | 9:05 | 5

No es broma, a partir del próximo lunes y hasta el jueves cualquier vecino de Valencia que tenga una idea para invertir 12 millones de euros podrá proponerla en su junta de distrito. Bueno, realmente no es así, pero no me digan que resultaría hasta cinematográfico.

El caso es que el Ayuntamiento ha decidido reservar el próximo año la millonaria cantidad para que sean los propios vecinos los que decidan las inversiones que quieran en sus barrios. El asunto es bastante complejo y se decidirá a través de las juntas de distrito, antes de que sea aprobado en el pleno municipal con el Presupuesto de 2016.

La Federación de Vecinos ya tiene la lista de lo que han pasado 30 asociaciones, aunque cualquier vecino puede acercarse y proponer una obra, equipamiento o iniciativa. Por más peregrina que parezca, nunca lo será más que el Ágora o la torre mirador de la avenida Cataluña.

Hay que quitarse complejos y tratar de influir en el Presupuesto municipal para después no ir con lamentaciones. Más dinero para la limpieza, farolas de fundición o carriles bici, cualquier cosa será positiva porque llega desde la base, desde los que conocen directamente los problemas de sus barrios.

Y lo dice alguien desconfiado con la democracia directa, uno que piensa en la responsabilidad de los concejales porque para eso han sido elegidos. Pero ante la oportunidad de influir mínimamente en el destino del 20% del Presupuesto, entonces hay que ponerse las pilas.

Por eso animo a todos los vecinos del cap i casal para que averigüen donde están las juntas de distrito para acercarse cuando se celebren las asambleas. Algunas de las peticiones serán imposibles o difíciles de conseguir, aunque lo importante es crear el caldo para que sean tenidas en cuentas este mandato.

A priori parece una gran ocasión, aunque el refuerzo de la participación ciudadana ha dado pocos resultados, teniendo en cuenta que el gobierno municipal del tripartito tiene a gala mejorarla respecto a lo que hacía el Partido Popular. Todavía no me puedo creer, por ejemplo, que el Consistorio carezca de presupuesto para pintar los muros de los solares del Cabanyal. Para respuestas como esa no hace falta tantas reuniones.

Pero todo eso ocurrirá la próxima semana, mientras toca hablar de lo que ocurrió este viernes en la procesión cívica del 9 d’Octubre. Menos jaleo del esperado por los más pesimistas, aunque fue muy desagradable asistir a los insultos recibidos por el alcalde Ribó y otros concejales.

La procesión cívica debe ser un día de fiesta, de acudir con la familia para aplaudir a la Reial Senyera. Así lo entendió la mayoría por lo que vi en todo el recorrido, aunque por desgracia los insultos se hicieron notar. Claro que hay discrepancias lógicas entre todas las sensibilidades alrededor de la cultura valenciana, aunque no era lugar para los improperios sino para los aplausos al estandarte de la Comunitat. Y menos para los que directamente iban sólo a insultar, lo que me recordó las gradas más ultras de cualquier campo de fútbol. A ver si el próximo año los que quieren el conflicto se quedan en sus casas.

Aunque no quiero desaprovechar la oportunidad de lo que pediría en las inversiones municipales. Lo primero sería recordarle al gobierno municipal que no ha hecho ni un solo metro de carril bici, ni siquiera de proyectos dejados por el Partido Popular. Los aparcabicis previstos todos los años y muchos fuegos de artificio, pero los ciclistas necesitan infraestructuras para moverse por la ciudad. De la Agencia de la Bicicleta y la Mesa de la Movilidad, o cualquier otro nombre que se quiera dar a la participación ciudadana, ya no digo nada porque ni están ni se les espera.

Lo segundo es que la Marina sigue esperando que alguien se acuerde de ella, aunque sólo sea para no hacerle el feo al empresario Juan Roig después de los millones que ha invertido en la dársena. ¿Dónde está la aportación anual del Consistorio? ¿Y las ofertas para las concesiones que faltan por salir como el varadero o los tres tinglados? Es público que existe un problema grave con los préstamos pedidos para la Copa América, aunque tampoco se avanza en nada más.

Con esas dos cosas me conformaría porque las mejoras en la EMT ya son ciencia ficción (hablo de cambios sustanciales, no de subir un grupo de música a un autobús) para que sea una alternativa seria al coche privado. Y de la peatonalización del entorno de la Lonja qué les voy a contar que no sepan. Pues eso, que es una idea bonita y nada más.

Ver Post >
Por un 9 d’Octubre sin insultos
Paco Moreno 05-10-2015 | 7:19 | 46

Será el día del morbo y eso es muy triste. Este viernes, cuando descienda la Real Senyera por el balcón del Ayuntamiento todos los ojos y oídos estarán puestos en cualquier incidente, aunque sea insignificante y provenga de una minoría. El ambiente está caldeado por las modificaciones que ha hecho el gobierno municipal de Valencia para que no suene la Marcha Real en el momento cumbre y que la comitiva no acuda al Te Deum a la catedral.
En realidad debería ser, debe mejor dicho, un día de júbilo, de fiesta, para acudir con los niños a contemplar la enseña más querida de la Comunitat, disfrutar de la mascletà de Pirotecnia Turis y por la tarde, ya con las fuerzas algo justas, acudir a la Entrada de Moros y Cristianos por la calle de la Paz.
Pero no será así. El gobierno del tripartito, en especial la parte de Compromís, ha decidido imprimir su sello el primer año del mandato y dejar de lado la necesaria diplomacia para no herir sensibilidades y aunar a cuantas más personas mejor.
Pero eso hay que criticarlo en el hemiciclo, como lo han hecho los dos grupos de la oposición, y en cualquier otra tribuna, pero nunca en la plaza del Ayuntamiento con la Senyera delante. Abomino de esos tiempos donde los concejales iban escoltados por la policía a lo largo del recorrido. En Valencia no somos así.
Y utilizo las palabras empleadas por el arzobispo Cañizares ayer mismo sobre este asunto, a quien le parece “muy legítimo que la corporación municipal decida libremente no asistir al Te Deum” para invitar después a todos los que quieran a acudir a la ceremonia con la Senyera propiedad de Lo Rat Penat, una réplica de la municipal.
Me quedo con la palabra “legitimidad” del discurso del cardenal. Hay que respetar las decisiones tomadas y, cuando se pueda, cambiarlas por las que se entiendan más afines con la celebración. Valencia tiene raíces cristianas y el 9 d”Octubre muchos entienden que se celebra la dedicación de Jaume I a la catedral por la victoria lograda al conquistar la ciudad musulmana.
Pero ninguno de esos argumentos sirve de nada si la imagen en las televisiones nacionales es la de una Senyera rodeadas por policías con porras en el cinto y cascos con la visera calada, como si el paseo fuera por una calle de Afganistán en lugar de la calle de la Paz. En Valencia no somos así y menos con lo sagrado.
Todavía queda tiempo para la reflexión en estos cinco días que faltan para la procesión cívica. Tiempo suficiente para que el alcalde Joan Ribó reciba al presidente de Lo Rat Penat, Enric Esteve, para escenificar una fotografía tranquilizadora.
Tiempo incluso para hacer un guiño a la Iglesia. ¿Una visita al Museo de la Semana Santa Marinera? Personas tiene de sobra para pensar alternativas, tendiendo puentes que salven una jornada complicada.
Ya sé que estar en el centro en este asunto es peligroso porque es donde a uno le atropella el expreso de Irún, pero es donde me siento más cómodo, lejos de las pancartas de unos y otros, aunque capaz de reconocer errores (lo de relegar el himno de España es de los gordos porque el 9 d”Octubre es una fiesta de la Comunitat y no de la ciudad).
Pero no quiero agotar la página semanal con un tema que parece claro. Hay otros asuntos con la misma urgencia como la publicación de las ordenanzas fiscales esta semana, para que los comerciantes puedan presentar alegaciones contra el Impuesto de Bienes Inmuebles. Ese recargo a las grandes superficies y las tiendas céntricas no es lo más conveniente para fomentar empleos.
En Madrid, los socialistas han entendido que no se podía gravar más a estas empresas y le han dado la vuelta a la propuesta de Manuela Carmena, alcaldesa que está dando tardes de gloria con sus iniciativas. Aquí es cierto que ese recargo nunca se ha aplicado al contrario de lo ocurrido en la capital de España, aunque romper la tendencia de estos años con un incremento que afecta al menos a 1.500 comercios no me parece lo más prudente.
Y la semana acabó con una nueva decisión más del gobierno municipal por un camino que conduce al aumento de la plantilla municipal y del presupuesto. El concurso de la Piscina Valencia, al que se habían presentado cinco empresas, se guarda en un cajón para revisarlo en favor de una posible gestión directa.
¿Tiene el Consistorio más de tres millones de euros para gastarse en una piscina? Me temo que no, como ha quedado claro con anuncios como que el aumento de presupuesto de la EMT dependerá de las ayudas del Gobierno. Entonces, no entiendo el deseo de retrasar el equipamiento.

Ver Post >