Las Provincias

img
Etiquetas de los Posts ‘

María José Broseta

¿Quiere decidir doce millones de las inversiones del Ayuntamiento?
Paco Moreno 12-10-2015 | 9:05 | 5

No es broma, a partir del próximo lunes y hasta el jueves cualquier vecino de Valencia que tenga una idea para invertir 12 millones de euros podrá proponerla en su junta de distrito. Bueno, realmente no es así, pero no me digan que resultaría hasta cinematográfico.

El caso es que el Ayuntamiento ha decidido reservar el próximo año la millonaria cantidad para que sean los propios vecinos los que decidan las inversiones que quieran en sus barrios. El asunto es bastante complejo y se decidirá a través de las juntas de distrito, antes de que sea aprobado en el pleno municipal con el Presupuesto de 2016.

La Federación de Vecinos ya tiene la lista de lo que han pasado 30 asociaciones, aunque cualquier vecino puede acercarse y proponer una obra, equipamiento o iniciativa. Por más peregrina que parezca, nunca lo será más que el Ágora o la torre mirador de la avenida Cataluña.

Hay que quitarse complejos y tratar de influir en el Presupuesto municipal para después no ir con lamentaciones. Más dinero para la limpieza, farolas de fundición o carriles bici, cualquier cosa será positiva porque llega desde la base, desde los que conocen directamente los problemas de sus barrios.

Y lo dice alguien desconfiado con la democracia directa, uno que piensa en la responsabilidad de los concejales porque para eso han sido elegidos. Pero ante la oportunidad de influir mínimamente en el destino del 20% del Presupuesto, entonces hay que ponerse las pilas.

Por eso animo a todos los vecinos del cap i casal para que averigüen donde están las juntas de distrito para acercarse cuando se celebren las asambleas. Algunas de las peticiones serán imposibles o difíciles de conseguir, aunque lo importante es crear el caldo para que sean tenidas en cuentas este mandato.

A priori parece una gran ocasión, aunque el refuerzo de la participación ciudadana ha dado pocos resultados, teniendo en cuenta que el gobierno municipal del tripartito tiene a gala mejorarla respecto a lo que hacía el Partido Popular. Todavía no me puedo creer, por ejemplo, que el Consistorio carezca de presupuesto para pintar los muros de los solares del Cabanyal. Para respuestas como esa no hace falta tantas reuniones.

Pero todo eso ocurrirá la próxima semana, mientras toca hablar de lo que ocurrió este viernes en la procesión cívica del 9 d’Octubre. Menos jaleo del esperado por los más pesimistas, aunque fue muy desagradable asistir a los insultos recibidos por el alcalde Ribó y otros concejales.

La procesión cívica debe ser un día de fiesta, de acudir con la familia para aplaudir a la Reial Senyera. Así lo entendió la mayoría por lo que vi en todo el recorrido, aunque por desgracia los insultos se hicieron notar. Claro que hay discrepancias lógicas entre todas las sensibilidades alrededor de la cultura valenciana, aunque no era lugar para los improperios sino para los aplausos al estandarte de la Comunitat. Y menos para los que directamente iban sólo a insultar, lo que me recordó las gradas más ultras de cualquier campo de fútbol. A ver si el próximo año los que quieren el conflicto se quedan en sus casas.

Aunque no quiero desaprovechar la oportunidad de lo que pediría en las inversiones municipales. Lo primero sería recordarle al gobierno municipal que no ha hecho ni un solo metro de carril bici, ni siquiera de proyectos dejados por el Partido Popular. Los aparcabicis previstos todos los años y muchos fuegos de artificio, pero los ciclistas necesitan infraestructuras para moverse por la ciudad. De la Agencia de la Bicicleta y la Mesa de la Movilidad, o cualquier otro nombre que se quiera dar a la participación ciudadana, ya no digo nada porque ni están ni se les espera.

Lo segundo es que la Marina sigue esperando que alguien se acuerde de ella, aunque sólo sea para no hacerle el feo al empresario Juan Roig después de los millones que ha invertido en la dársena. ¿Dónde está la aportación anual del Consistorio? ¿Y las ofertas para las concesiones que faltan por salir como el varadero o los tres tinglados? Es público que existe un problema grave con los préstamos pedidos para la Copa América, aunque tampoco se avanza en nada más.

Con esas dos cosas me conformaría porque las mejoras en la EMT ya son ciencia ficción (hablo de cambios sustanciales, no de subir un grupo de música a un autobús) para que sea una alternativa seria al coche privado. Y de la peatonalización del entorno de la Lonja qué les voy a contar que no sepan. Pues eso, que es una idea bonita y nada más.

Ver Post >
Vecinos
Paco Moreno 28-01-2015 | 10:02 | 7

Ayer puede decirse que empezó la campaña electoral en Valencia, en lo que respecta a lucha por el Ayuntamiento. A poco más de cien días de la cita con las urnas los cuatro portavoces municipales debatieron en el centro cultural La Nau sobre el estado de la ciudad.
Todo un logro de la Federación de Vecinos, que se ha apuntado un tanto favorecida sin duda por la cercanía de una las más encarnizadas campañas que se hayan hecho en el cap i casal. El tripartito confía en sumar 17 concejales y desbancar a Rita Barberá por primera vez en 24 años.
Pero eso se sabrá el 24 de mayo (ojo a las sorpresas que las encuestas sirven de poco). Hasta entonces, los que más pueden salir ganando son las asociaciones vecinales y otras plataformas, convenciendo a los partidos para que incluyan en sus programas unos y ejecuten los otros iniciativas paralizadas en los barrios desde hace años.
El PP ya tiene un ejemplo claro de cómo cambiar una situación negativa. Han pasado de tener una imagen de favoritismo hacia el coche a encabezar la manifestación a favor de la movilidad ciclista. Tan sólo hay que recordar que hace unos pocos años no se incluyó carril bici en el tramo del cauce de la Ciudad de las Ciencias, situación que se está corrigiendo ahora.
En buena medida responde a lo que han sembrado asociaciones como Valencia en Bici. En otros casos es más costoso y los resultados tardan más. Hace poco contamos la reconstrucción del muro caído hace más de un año junto a San Miguel de los Reyes, la antigua protección de la huerta. En este caso ha sido la asociación Círculo por la Defensa del Patrimonio la que ha puesto más empeño en la recuperación de la pieza dañada.
Es hora de la reivindicación. Si algo he aprendido es que los vecinos logran más en un año electoral que en los tres precedentes. Es un egoísmo legítimo, aprovechar para que se ponga el foco en cuestiones que hasta ahora han pasado inadvertidas.
También hay que decir que la Administración no escucha sólo en época de elecciones. El barrio de Ruzafa se tomó como banco de pruebas de participación ciudadana y en la reforma a punto de acabar se negoció hasta las variedades de los árboles, aunque el resultado de la reurbanización ha sido algo desigual, sobre todo en lo que se refiere al tráfico.
La falta de aparcamiento y la ocupación de las aceras, especialmente los famosos orejones, es motivo de crítica desde hace tiempo. Ahora llegará la zona naranja de la ORA y eso terminará de asustar a la hostelería. En la ecuación del barrio consensuado ha faltado un aparcamiento público de gran capacidad, igual que se hizo en otras zonas de Valencia.
Los vecinos tendrán otro motivo de reivindicación en el Parque Central, en concreto en los usos de las enormes naves que recaen a la calle Filipinas. Está claro que el gran jardín requiere algo más que equipamientos de barrio, aunque la única manera de conseguir engancharlo a Ruzafa será precisamente de esa manera. Ahora es el momento de negociar el destino de todos los inmuebles.
La Federación de Vecinos consiguió incluir una parte de sus reivindicaciones en los Presupuestos municipales de este año, aunque lo tienen más difícil en lo que se refiere a la revisión del Plan General. La presidenta vecinal, María José Broseta, ya ha dicho que están en contra de la reclasificación de 415 hectáreas de huerta para que crezca la ciudad y por eso alegarán en contra.
El gobierno municipal quiere aprobar en marzo el documento provisional, justo a tiempo para llevarlo a la Generalitat y cruzar los dedos para que una derrota electoral no lo convierta en papel mojado. Es momento pues para las asociaciones de vecinos de apretar y conseguir que la ocupación de huerta sea menor.
En todos los sectores se podría eliminar parte de esta invasión en el paisaje agrícola. Por ejemplo, la asociación vecinal de Benimaclet alegará para que no se construya alrededor del cementerio municipal con un argumento muy directo: “dejen descansar a los muertos”, en palabras del presidente de la entidad, Antonio Pérez.
Y en Campanar, la asociación echa por tierra los argumentos del Consistorio para ocupar la huerta con una respuesta igual de sencilla: “los campos están en cultivo, nada de abandono”, sostiene Pep Benlloch, portavoz de los residentes. Pues ahora es momento de poner eso por escrito y lograr lo que no se hizo con las alegaciones presentadas hace cinco años, cuando parecía que la expansión demográfica era un hecho consumado y que la ciudad superaría con holgura los 800.000 habitantes. Por el contrario, ahora sobran viviendas y solares edificables en todos los barrios sin necesidad de fijar nuevas fronteras.

Ver Post >
Pancartas vecinales
Paco Moreno 08-07-2010 | 10:00 | 0

El intento de boicoteo a la alcaldesa Rita Barberá que se produjo este miércoles en el barrio de Patraix en un acto público ha tenido una respuesta rápida de la presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta. “No era el momento” asegura en la información de Lola Soriano, una respuesta más adecuada que la dada por otros representantes vecinales, comprensivos con los pitidos e insultos que rodearon la comitiva municipal.

Reivindicaciones. Broseta sabe que se acercan momentos complicados con una campaña electoral muy dura, y ha trazado una gruesa línea de defensa alrededor de la Federación de Vecinos. No en nuestro nombre, ha venido a decir, porque sabe que la utilización del movimiento vecinal es una tentación en la que ya se ha caído antes y no sólo por la izquierda.

Estrategia. Ahora que vivimos en la época de las redes sociales nada es más morboso que el vídeo de un político en apuros rodeado por gritos y pancartas. Es una idea que nace del zapatazo lanzado a Bush y meter a Barberá en esa trampa es demasiado goloso.

Alborch. La portavoz socialista dice que la alcaldesa no acepta las críticas ciudadanas. Ya dije el miércoles en el blog que todavía recuerdo la campaña electoral donde observé en primera fila cómo aguantaba con paciencia y calma el “no a la guerra” y los gritos de “asesina”, muchas veces de una sola persona en los actos electorales. Yerra en esto la concejala del PSPV, lo mismo que en no condenar el intento de boicoteo.

Barrios. Broseta tiene razón cuando dice que la postura de la Federación no supone dejar de reclamar los equipamientos para los vecinos. Pero no si degenera en insultos y en visitas de la alcaldesa que no tienen nada que ver con la reivindicación. Y les adelanto algo que observé en los derribos del Cabanyal. Hay personas deseosas de ser detenidas, con ganas de enfrentarse a la policía. Tarde o temprano sucederá esto en otro acto de Barberá pero no se fijen en estos vecinos, engañados para que sean los figurantes de la película. Fíjense en quién cuelga el vídeo en internet.

Ver Post >