Las Provincias

img
Las Fallas, ¿de derechas o de izquierdas?
img
Jaume Lita | 14-04-2017 | 09:47

Siempre he escuchado que las Fallas estaban dominadas y controladas por el Partido Popular durante su casi cuarto de siglo al frente del Ayuntamiento de Valencia. Cierto es que ha tenido que llegar un dirigente de izquierdas para que las comisiones falleras se rebelaran y reprobaran la gestión del presidente de Junta Central Fallera como le ocurrió a Pere Fuset. Pasado este trance y visto que el mensaje, por parte de la izquierda, sigue siendo que las Fallas rinden tributo a épocas pasadas, es justo este el momento de analizar el carácter político de una fiesta que ,con la presencia de concejales y dirigentes a título de cargo, han pretendido cargarse por el simple hecho de hacerla a su medida.

Las Fallas son falla. Ni de derechas ni de izquierdas. En algún ámbito fallero encontraremos distinciones, pero la política en fallera sólo se cuece por despachos consistoriales. Comentaba en un post anterior que las Fallas no podrían vivir fuera del amparo y cobijo que guarda el propio Ayuntamiento de Valencia encarnado en Junta Central Fallera. Quizás, los 24 años de gobierno del PP en el cap i casal hayan servido para crear un caldo de cultivo derechista, podrían pensar aquellas personas con ideología de izquierdas. Quizás no debamos pasar por alto un elemento como la Intifalla (curiosamente diluido desde 2015). Y eso que hasta el PSOE llegó a sacar durante la mascletà un ‘gegant’ representando a Carmen Alborch. Pero llegar al nivel de la Intifalla es complicado.

No es bueno generalizar, pero utilizar la fiesta fallera para hacer política es muy diferente a hacer política a través de la fiesta fallera. El PP no ha tenido que demostrar su amor por la fiesta fallera, simplemente tenía que dejar actuar a la Intifalla y al ‘gegant’ de Carmen Alborch para que Valencia pudeira ver quién se ‘colaba’ en las Fallas para arañar puñados de votos. Mientras, Rita Barberá saltaba en el balcón.

A lo mejor las Fallas se ven de forma distinta si se está en la oposición o en el gobierno municipal. El PP sique sin desvivirse por las Fallas y ahora son PSOE y Compromís los que mutan su fuerza en la calle para vestirse de amantes de la fiesta.

Desconozco el origen del problema político de la fiesta fallera y el momento en el que se decidió utilizar la fiesta como elemento de carga contra el adversario. El debate de ‘¿de derechas o de izquierdas?’ se desvirtua en el momento se escucha a los referentes políticos. Nadie se mostrará objetivo. Todos dirán que el contrario somete a la fiesta para obtener el mayor beneficio posible.

El mundo fallero es diferente. Nadie lo comprende. A veces, ni los mismos falleros lo entienden. Por eso hasta dirigentes municipales que forman parte del censo fallero han podido cometer errores de todo tipo en el momento que han intentado ‘meter la mano’ en las Fallas. Si las Fallas fueran de derechas o de izquierdas, no existirían. El problema viene cuando se intenta dejar el sello del partido en una fiesta que desde noviembre es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Pero eso ya, si eso, en otro post…