Consultorio: ¿Cómo terminar un matrimonio de forma saludable?

Mi nombre es Myriam, tengo 44 años y me estoy separando por segunda vez de mi marido, no sé qué hago mal, tenemos tres hijas adolescentes, había apostado mucho por esta vuelta, pero fue terrible, nos desgastó muchísimo a ambos, hemos quedado como enemigos, yo puedo aceptar que me haya dejado de querer, pero no soporto el sufrimiento por el que me dejé llevar estando junto a él y esa situación me tiene muy enojada conmigo misma, estoy rabiosa, iracunda, no lo puedo ni ver. Él como si nada. Sé que tengo que cambiar de actitud, pero me es imposible, estoy muy dolida. ¿Cómo se termina sanamente un matrimonio? Sé que lo nuestro no va, pero si lo veo con otra, me vuelvo loca.

Miriam, una separación es un momento difícil que conlleva, a su vez, muchos sentimientos contradictorios, puesto que supone separarse de una persona con la que has compartido buena parte de tu vida.

Muchas personas consideran la separación como un fracaso personal y, como en tu caso, se sienten frustradas por no haber cumplido con las expectativas que ambos miembros de la pareja tenían cuando iniciaron su nueva etapa juntos. En tu caso, nos comentas que os distéis una segunda oportunidad y habías apostado mucho por ella, sin embargo, dices que eso os ha desgastado y confrontó aún más. Es normal que ahora te sientas frustrada, pero no es tu culpa, ni la de tu pareja. Las personas evolucionamos y cambiamos a lo largo de nuestras vidas y no podemos predecir cómo cada miembro de la pareja va a ir creciendo, si van a crecer juntos en la misma dirección o si, por el contrario, sus caminos se irán separando. Por eso muchas personas descubren con el paso de los años que su pareja no es la misma con la que se casó.

Me da la impresión de que te sientes culpable cuando dices “no soporto el sufrimiento por el que me dejé llevar”. Miriam, es importante que te perdones para poder superar esta etapa. Si te quedas estancada en el pasado, nos podrás evolucionar. Lo hiciste lo mejor que pudiste y supiste. Es normal que ahora tengas esos sentimientos de culpa, ira, enojo, odio… pero tienes que aceptar estas emociones como parte de esta nueva etapa de cambio y con el tiempo esas emociones se irán disipando y transformando si tú lo permites. La vida se caracteriza por la impermanencia: todo pasa o, lo que es lo mismo, nada es para siempre.

Miriam no sólo es posible superar de forma saludable una separación, sino que es necesario para que tanto vosotros como personas individuales como vuestras hijas podáis evolucionar y crecer de forma positiva. Vuestra relación de pareja ha terminado, pero seguiréis siendo los padres de vuestras hijas. De cómo resolváis esta situación depende de vosotros.

A continuación te vamos a dar algunos consejos para superar esta separación lo mejor posible:

  1. Lo más importante es mantener una comunicación saludable con tu expareja y cooperar en forma conjunta en la educación de vuestras hijas. Según nos cuentas, en estos momentos no te va a resultar fácil. Date un tiempo. En ningún caso, utilizar a vuestras hijas como mensajeras.
  2. Sé consciente de que el matrimonio se ha acabado y que, por tanto, ambos sois libres para volver a formar nuevas parejas. Miriam, esto vas a tener que trabajártelo, ya que según tus palabras “si lo veo con otra, me vuelvo loca”.
  3. Acepta y permítete sentir el dolor, la rabia, el odio, los celos… y encuentra formas de liberar estas emociones negativas como por ejemplo recurriendo a tus amigos, haciendo actividades placenteras… Cuídate.
  4. Reconoce tu propia responsabilidad en los problemas y conflictos y no culpabilices a tu pareja. La responsabilidad de un fracaso matrimonial no es de uno sólo.
  5. Acepta el cambio que supone esta separación y aprovecha estos momentos como un reto para superarte y crecer.
  6. Si es posible, con el paso del tiempo, procurar ser amigos. Al fin y al cabo es el padre de tus hijas y ello repercutírá positivamente en ellas.
  7. Si necesitas ayuda profesional para superar esta situación, consíguela.

Miriam esperamos haberte servido de ayuda, así como a aquellas personas que están pasando por tu misma situación. Nos encantaría saber tu opinión.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
  • sento123

    Nada de esto ha pasado en la vida real, pero gracias por la fantasía.

  • Xiria

    Hola, tengo 27 años y llevo unos 3 años y medio con mi marido y tenemos en comun una hija de 2 años. Hace bastante tiempo que dejé de sentir esa chispa qur para mi es importante y creo que se debe mantener y las relaciones sexuales escasean mucho porque casi nunca tengo ganas, al principio pensaba que era por haber pasado por un embarazo y un parto pero ahora que la niña tiene ya 25 meses creo que es por algo más. No se como afrontar esto nisiquiera me atrevo a hablarlo con él, me da mucho miedo pensar seriamente en divorciarnos porque no tengo ni idea por ejemplo de como se afrontarian los diferentes pagos que tenemos en comun, etc etc. Tampoco sé a quien acudir porque no he hablado de esto con nadie y estaba pensando quizá en ir a una psicóloga a ver que me aconseja. Que podeis decirme al respecto? Creeis que mi matrimonio está acabado? Por cierto se me olvidaba que lo que también me da bastante miedo es no poder rehacer mi vida y ser feliz de nuevo con otra persona de la que esté realmente enamorada.

  • naime

    naime. me pasa lo mismo solo q a mi no me da miedo hablar de ello y pues creo q el ya no me quiere pero no me deja por nuestra bebe

lasprovincias.es