Skip to content

El ‘Brexit’, síntoma y catalizador de los desastres de la UE

2016 junio 20
por Miguel Salvatierra

Esta semana despunta con signos esperanzadores para los partidarios de que el Reino Unido vote en el referéndum a favor de permanecer en la UE, aunque nada parece decidido. Europeístas de derecha, centro e izquierda gastan sus últimos cartuchos en explicar el retroceso y los perjuicios de todo tipo que supondría la victoria del ‘sí’, no solo para el Reino Unido sino para todos los Estados miembros. Para muchos, sin embargo, la tarea no resulta fácil ante los últimos comportamientos de la Unión y sus Gobiernos.

Un partidario de la permanencia del Reino Unido en la UE exhibe su propaganda.EFE

Un partidario de la permanencia del Reino Unido en la UE exhibe su propaganda.EFE

No ha sido solo su vergonzosa respuesta a la crisis de los refugiados, que la pasada semana  llevó a Médicos Sin Fronteras a renunciar a los fondos europeos, sino toda una sucesión de actuaciones marcadas por el egoísmo político de cada Estado y una política económica que frente a la crisis solo ha sabido fomentar la desigualdad y defender los intereses de los socios más ricos. También habría que mencionar la escasa convicción con la que se han defendido los principios e ideales de la Unión frente a las derivas autoritarias de algunos miembros como, Hungría, Polonia o Eslovaquia, mientras se estrechaban lazos con el presidente turco Erdogan, justo en el momento en que se lanzaba al caza de opositores y periodistas.

El ‘Brexit’ se ha convertido en el gran síntoma de los desastres de la UE, pero también en su posible catalizador. La eventualidad de que un hipotético triunfo del ‘Brexit’ abra la puerta de salida a otros, como Holanda, Hungría o Polonia ya se baraja en Bruselas.

Esa posibilidad tendría su aspecto positivo si estas salidas o alejamientos dieran lugar a una Unión, quizá más reducida (las famosas dos velocidades) con una cooperación reforzada impulsada por el motor franco-alemán. Sin embargo este motor hace tiempo que ha dejado de funcionar y el liderazgo de Berlín no es suficiente, además de las naturales suspicacias e inquietudes que suscita.

El paisaje es desolador y sombrío, pero muy probablemente lo será más si se produce el ‘Brexit’. Al fin y al cabo, la gran responsabilidad de esee estado de cosas no la tiene el proyecto europeo sino los Gobiernos que con sus intereses cortoplacistas han dirigido la Comisión Europea y han marcado el rumbo político. Serán estos Gobierno los que deberán gestionar los efectos del ‘Brexit’ y no parece que sean ellos ni el momento político y económico actual los más indicados para hacer frente al nuevo desastre.

El panorama de la Unión Europea es desolador y sombrío, pero lo será más si se produce la salida del Reino Unido


© Miguel Salvatierra for Sin fronteras, 2016. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: