Blogs

Sònia Valiente

#animalsocial

Ruido



Sale de su trabajo al que acude de madrugada soñando con la siesta. Llega a casa y, cómo no, su vecina tiene la música a todo volumen. Aún a riesgo de morir asfixiada- siempre fue una temeraria-, cierra las ventanas, y decide ponerse a cocinar. Parece que el reggeaton deja de atronar, aleluya, y se sienta en el despacho. Tratará de escribir algo mientras espera acordarse de que no se le queme el pisto. Oye una sierra mecánica. No puede ser. Ya no se acordaba del infierno de su comunidad. Viene de visita José Luis Moreno y le da para la precuela de “Aquí no hay quien viva”. Los jardineros hacen un ruido indescriptible. Le sorprende que este complejo de ciudad dormitorio y suburbial tenga más mantenimiento que Versalles.

Deja el relato a medio escribir. Entre el calor por las ventanas cerradas, las 5 horas mal dormidas y el ruido, imposible concentrarse. Desiste. Verá una peli con auriculares. Entonces, redoble de tambores. Un quebranto inimaginable viene de la cocina. Oh, no. ¿Qué se ha roto ahora? Después de reparar la lavadora, y que la cafetera nueva les esté diciendo adiós -¿se han dado cuenta que todos electrodomésticos parecen ponerse de acuerdo para estropearse a la vez?- sale disparada hacia el balcón y ve a los operarios de limpieza del ayuntamiento pertrechados con una especie de tubos de escape gigantescos recién salidos de Men in Black III. Rápido, deben de ir rapidísimo. Que resulte insoportable, es lo de menos.

Afortunadamente, cualquier estruendo cesa marcial a las tres. Come de cualquier manera y coge el metro. Saca un libro en papel y reza para que la pasajera que lleva al lado no le hable. Es peor. Saca el móvil y se entera que, vaya por Dios, a aquella mujer de las uñas azules de gel acaban de dejarla, por su hermana.

Llega al centro a tomar café con su mejor amiga recién divorciada. Se encaminan a una terraza. Lo mejor del día. Hasta que los niños de la mesa de al lado comienzan a manipular, voz en grito, la sombrilla de la terraza que está  justo sobre sus cabezas. Sus padres parecen encantados.

-Vaya cara que traes, chica. Pareces yo hace unos meses.

-Nada. Cosas mías. ¿Has oído eso de que España es el segundo país del mundo más ruidoso por detrás de Japón?

-Pues no entiendo por qué…

Temas

España, Japón, música, reggeaton, ruido

PREMIO AL MEJOR BLOG PERIODÍSTICO DE LA COMUNIDAD VALENCIANA

Sobre el autor

agosto 2012
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031