Las Provincias

img
Vamos a morir todos
img
soniavaliente_ | 29-12-2016 | 15:58| 0

Supone que ya estarán ustedes lista en mano con los buenos propósitos para 2017.

El que viene será un buen año. No sabe por qué pero los impares le dan buen pálpito. 2016 ha sido un año de transición. Un año en que los españoles casi batimos el récord mundial de estar sin Gobierno. Y lo que es peor, que no pasó nada. Un año de pérdidas en el mundo de la música y del cine y de pérdida de la inocencia en el político y social.

Al año que viene le pide tres cosas: No tomarse tan en serio, una buena serie y más tiempo. Para vivir, para disfrutar, para reír. Más tiempo para aprender, para viajar, para leer. Porque, al parecer, todo se retroalimenta.

Una investigación reciente apunta que leer alarga la vida una media de dos años. Los investigadores de la universidad de Yale se centraron en analizar el impacto de la lectura sobre la esperanza de vida en personas mayores de 50 años. Pero no vale cualquier cosa. Y por cualquier cosa, se refiere a este artículo. Tampoco su feed de noticias de Facebook. Tiene que ser un libro. Preferiblemente ficción. Lo sabe: vamos a morir todos. Si leer alargara otra cosa, el parlamento estaría repleto de eruditos.

La irrupción de la tecnología y la banalización de contenidos tienen la culpa sumados a la escasez de tiempo. Una época de horror vacui existencial en la que nos empeñamos en llenar nuestros días actividad. En esta carrera desesperada contra todo y contra todos, ha comenzado a hacer deporte antes de ir a trabajar. Se ha unido a un gimnasio virtual. Y hace aerobic en casa. En pijama.

2016 pasará a los anales de su intrahistoria por ser socia de 3 gimnasios a la vez. Ahora, la exgorda que se atrinchera en su interior se queda sin excusas. Todo sea para poder leer de verdad y ganarle minutos a la vida. Para trabajar menos y amar más.

 

Ver Post >
Y, sobre todo, salud
img
soniavaliente_ | 22-12-2016 | 07:43| 2

Hoy es el día de la salud. Porque el día después de la lotería es como el de la resaca, tras una borrachera. Y esta suele ser proporcional al grado de diversión. El 23 de diciembre es, además, el día de la exaltación de la resignación. “Bueno, tampoco estamos tan mal, nos decimos. Tenemos salud. Y trabajo. Y gente que nos quiere”.

Los días previos son como los del enamoramiento, los de la ensoñación. Pensar qué se haría con las cantidades ingentes e indecentes de dinero. Con quién se compartiría. Por eso el eje de campaña de Loterías de los últimos tres años le parece tan acertado que le pone la piel de gallina: lo importante es compartirlo. Como la vida. Si no se tiene a alguien al lado al llegar a casa por la noche, que les escuche, ame y arrope, entonces para qué.

Frame extraído del spot de Loterías 2016

Planes, planes, planes. Ya lo dice Punset, la felicidad reside en la antesala de la felicidad. Somos así. En la idea de conseguir algo, hasta que se consigue.

Hoy, la mayoría de las personas hacen recuento del dinero invertido a fondo perdido y maldicen su suerte. Es difícil escapar a la promesa de la Lotería. No conoce a nadie que se resista a su magia. Sin embargo, estudiosos como Dan Gilbert, de la Universidad de Harvard, afirman que los niveles de felicidad de las personas que han ganado la lotería un año después no son más altos que antes de ganarla.Es decir, el dinero no les transforma. Por supuesto que ayuda. A viajar, a descansar, a crecer pero el mayor motor de cambio son ustedes mismos. Y sus decisiones.

Ahora que está finalizando el año y echa la vista atrás se sorprende de todas las vidas que hubiera podido vivir en función de su compañero de viaje. No subestimen lo que tienen. La salud, sobre todo la emocional, es el mayor premio que la vida les puede brindar. También en Navidad.

Ver Post >
Carnaval, carnaval
img
soniavaliente_ | 22-12-2016 | 07:46| 0

Cuando estudiaba en la Facultad se le quedaron dos cosas grabadas a fuego del Medievo: el Memento Mori que desprendían la mayoría de las obras de esa época (literarias, pictóricas, con su consiguiente poder igualatorio de la Muerte) y el Carnaval, como máxima expresión de huida hacia delante de una sociedad feudal cercana al esclavismo y sometida por la religión.

El Carnaval era un festín de la carne, una oportunidad de ser otro, “un todo vale” en el imaginario colectivo. En definitiva, una vía de escape. Lúdica y sexual. Por eso, le da mucha risa pensar que las cenas de empresa son el nuevo Carnaval del siglo XXI. Si se piensa, es una de las pocas tradiciones que, pague quien pague, se mantiene contra crisis y marea. Porque mira que les pierde un sarao.

Frame extraído de la épica cena de empresa de Mad Men

Las que más peligro tienen son las que comienzan con una inocente comida. Sí, ya saben, como el título del último –y único- libro de Chimo Bayo: “No iba a salir y me lié”. Le congratula saber que, según le cuentan, las cosas no han cambiado demasiado en los últimos, digamos, ¿10, 15, 20 años? Desde luego que es más vieja y tiene más poder adquisitivo que cuando vivía con sus padres. Pero ahora que puede ahorrarse el botellón y pagarse copas Premium, simplemente no le apetecen. Cómo es la vida.

Continúa el ritual de cortejo. La putivuelta –término magistralmente acuñado por Vicent Marco- las risas, los chupitos. La conducta pasivo-agresiva de ciertas mujeres que, una vez localizada la víctima, establecen posiciones justo a su lado haciendo creer al macho alfa que es él el que lleva la iniciativa. Salir un día, tener un mes hasta arriba el ego y las endorfinas. Imaginen ahora, una noche al año en la que todo el mundo sale de toriles con un único deseo: pasarlo bien. Es el poder igualatorio de las cenas de empresa.

Ver Post >
¿Mar o montaña?
img
soniavaliente_ | 22-12-2016 | 07:49| 0

La famosa expresión micro machismos está de moda. No por ello, es menos cierto que exista y que les persiga sin que apenas piensen en ello. Entrevistas irrelevantes a mujeres famosas por sus libros, películas o investigaciones a las que únicamente se les pregunta por cuestiones anodinas e intrascendentes es otro ejemplo indetectable. Por la aceptación de este tipo de periodismo.

Fundamentalmente se les inquiere acerca de su vida privada, su faceta más personal, maternidad o cuidado de los hijos. Lo peor es que encuentren –encontremos- normal semejante vacuidad. Para poner el foco sobre este fenómeno de fast media, el programa de la televisión peruano BBC Mundo sometió a ese tipo de interrogatorio al cantante Jorge Drexler.

Resulta absolutamente desconcertante cuán irrespetuosos podemos llegar a ser. La presentadora no dejaba de preguntarle al cantante por sus rituales de belleza, cuál es su diseñador favorito, si llora a menudo, qué se siente al estar a la sombra de su mujer o si se ha planteado dejar alguna vez su profesión por la familia. Preguntas ridículas al ser respondidas por un hombre que no comprendía el profundo desinterés sobre su carrera. Aún así, es posible la vida inteligente.

Drexler afirmó lavarse los dientes con asiduidad y que familia y trabajo no son incompatibles. Que cada uno ha de ser responsable de su propia felicidad para criar a un niño equilibrado y que no concibe ser desgraciado a expensas de la felicidad del otro. Cuando se desveló el montaje de la entrevista respiró aliviado y, entre risas, desveló una respuesta brillante de su pareja a una pregunta similar en la alfombra roja. La consabida: ¿Mar o montaña? A lo que Leonor Watlin respondió: “Yo es que soy más de foll**”. A consultas vacías, respuestas geniales. Se declara fan absoluta de semejante par.

Ver Post >
Yonkis de la felicidad
img
soniavaliente_ | 01-12-2016 | 15:57| 0

Su mejor amiga mantiene que las personas incorformistas suelen ser menos felices porque tienden a cuestionárselo todo. Todo el tiempo. Parece que un reciente estudio de la Universidad Complutense viene a contradecirle. Según éste, las personas extravertidas, cuando consiguen un buen estado de ánimo, nunca tienen suficiente y tienden a querer sentirse así. Durante más rato. Como los yonkis del dinero, pero en plan bonito, vaya: los yonkis de la felicidad.

En cambio, las personas introvertidas tienen a ser más conformistas en plan “si la cosa funciona, para qué voy a cambiar” o “Día bueno, mételo en la olla”, que diría su abuela. En fin. Vagos hasta para disfrutar. Y es que hay tanta gente ocupada en ser desgraciada que no tiene mecanismos para salir del túnel.

El director de la investigación mantiene que resortes tan sencillos como salir a dar un paseo, escuchar música o tomarse un minuto para detener el flujo de pensamientos negativos pueden suponer un mundo. En concreto, la investigación pretendía dilucidar, entre otros, si los estados de ánimo influyen en nuestras decisiones. Como por ejemplo, en nuestras pautas de consumo televisivo.

Es decir, si una llega fatal a casa, lo normal es que quiera embrutecerse viendo algo fácil, divertido e intrascendente. Una comedia acompañada de una tonelada de helado. Aproximadamente.

Lo sorprendente del estudio es que las personas extravertidas, a las que se les había inducido un estado de ánimo positivo a través de música, también solían optar por contenidos positivos para prolongar ese sentimiento placentero. Una de las conclusiones con las que se queda es que tenemos más control sobre nuestras emociones de lo que pensamos. Y si las emociones influyen en las decisiones quizá deberíamos decidir potenciar el lado positivo de las pequeñas cosas.

 

Ver Post >
Y a ti te encontré en la calle
img
soniavaliente_ | 24-11-2016 | 07:44| 0

Una marca de leche lidera una iniciativa para que la Real Academia de la Lengua cambie la definición de madre. Ahora mismo es: “Mujer o animal hembra que ha parido a otro ser de su misma especie”. Claro que esta es una de las muchas acepciones que recoge el DRAE. Quince en total. Una iniciativa tramposa porque nada se dice de la tercera acepción: “Mujer que ejerce las funciones de madre”. A su juicio, una polémica estéril que abre una caja de Pandora innecesaria porque asocia a la mujer a un rol preestablecido, la cosifica, reduce el modelo de familia al socialmente establecido y bla, bla, bla.

Sea como fuere, decidió investigar más porque #UnaMadreEs apestaba a publicidad por todas partes. Inicialmente cinco caras conocidas narran en diferentes minivídeos su experiencia y explican su adhesión al movimiento. Después, ciudadanos anónimos se unen a la causa grabando un favorecedor vídeo en blanco y negro y confesando lo mucho que quieren a sus madres. Qué malito es el ego. Pérez Reverte debe de estar la mar de divertido.

Algunos de los presciptores de la campaña #UnaMadreES

La recogida de firmas es a través de una plataforma. La web permite apoyar la petición y, a la vez, sugerir adjetivos para adornar la definición: única, entregada, luchadora, fuerte, insustituible. En unos días, cerca de 28.000 personas se han unido.

No es la primera vez que un colectivo trata de cambiar las acepciones de alguna definición. El año pasado, el Consejo Estatal del Pueblo Gitano solicitaba a la RAE que eliminara la quinta acepción por considerarla peyorativa. En aquella ocasión, la Academia consideró que una de las funciones de la lengua es reflejar los usos lingüísticos. Sean estos cuales sean.

Desconoce si llegarán a las 100.000 firmas requeridas. Con el ruido mediático conseguido, ya tienen la campaña hecha. Lo que usted opine sobre su madre es totalmente irrelevante.

Ver Post >
Huelga de deberes
img
soniavaliente_ | 24-11-2016 | 20:33| 0

 Hace unas semanas asistía atónita a la primera huelga de deberes que conoce. En ella, los niños, acudían el lunes sin los deberes del fin de semana ante el beneplácito de muchos padres. Olé.

Puede entender que los tiempos hayan cambiado pero desautorizar así a un adulto pone al niño en el centro de todo. De la familia. De la escuela. Del universo. Y eso no puede ser. Porque el profesor es y, debe ser, una figura de autoridad. Moral. Con estatus social. Y en este país ser profesor, en el mejor de los casos, es el malo de la película. En otros, un paria. Con mil obligaciones. Cuando solo tiene una. Crucial: Educar. Para civilizar ya está la familia. Sí, esas que aducen que secundan la huelga porque están hartos de que los profes gestionen los tiempos familiares. Pero no exigen civismo ni urbanidad ni educan en el respeto. Ni en la cultura del esfuerzo.

Si bien es cierto que los niños tienen muchas actividades extraescolares no lo es menos que las tienen para igualar la maratoniana jornada laboral de sus padres. Aparcar a los niños en el cole. Y de ahí, a inglés. O al fútbol, música o macramé. Después, claro, padres y niños están exhaustos para hacer deberes juntos. Pero son necesarios.

Los deberes son básicos a cualquier edad. Sencillamente porque crean hábito, ayudan a fijar conocimientos. Porque el aprendizaje no se adquiere por esporas. Y en casa, hay que repasar lo escuchado en el aula.

Porque aceptar sus responsabilidades, gestionar frustraciones y tempos les ayudará a forjar los cimientos de la persona que serán mañana. Y, eso, es el mejor legado que podemos darles. No solo porque ha de acompañarles durante el resto de su vida, que también, sino porque en el mercado laboral solo sobreviven los resilientes. Aquellos que, de pequeños, hacían los deberes, dice.

Ver Post >
El colchón confidente
img
soniavaliente_ | 10-11-2016 | 07:53| 0

España está por encima de la media europea de adulterio. Con 2,3 aventuras por persona y año. Hay que ver lo que les pone un drama. Lo que, además, le pone los pelos de punta es que, según los últimos datos, el 94% de las infidelidades ocurre en los domicilios. Durante el día. ¿Cómo? Si eso es de primero de adulterio. Casa, caca. Consumar una fantasía internauta en el tálamo conyugal es como ser de Medio Oeste americano y votar a Trump. Oh, wait.

Sea como fuere, unos fabricantes de colchones gallegos han dado con la solución a la infidelidad. Al menos, para la detección de ésta con creación del único colchón del mercado que permite descansar las 24 horas. Cuando se duerme en él. Y cuando no. Han desarrollado el Smarttress (un juego de palabras entre inteligencia y colchón) con Lover Detection System. Mediante unos sensores ultrasónicos, el colchón inteligente puede detectar no sólo si han movimiento y chivárselo al comprador al móvil sino, además, saber la duración del encuentro, postura gracias a los puntos de presión, e intensidad. Qué ganas de sufrir.

El módulo de comunicación se instala discretamente en la cabecera de la cama y las baterías duran una semana. Mediante una App se recibe puntualmente la información en el Smartphone. Pero independientemente de las consideraciones morales que implica la infidelidad, comprar este colchón como método de control sobre la pareja, sin su conocimiento, es enfermizo.

No cree que nadie le diga a su costilla: “Churri, en lugar del viscoelástico compremos el de detector de movimiento. Que descanso mejor, dónde va a parar”. Porque, tanto en el control como en los cuernos, la discreción es fundamental. Y si el colchón no detecta vibración alguna, quizá debería comenzar a cablear su coche. Por aquello de los 40 son los nuevos 30, dice.

Ver Post >
Je suis Chenoa
img
soniavaliente_ | 03-11-2016 | 07:33| 0

Durante años ha pensado que el amor mueve el mundo. Aun hoy lo sigue pensando pero a veces, con las prisas, se le olvida. Días como el miércoles de esta semana, disfrazado de lunes perezoso y atropellado.

En la pausa de la comida, el grueso de la agencia debatía sobre la existencia de la cobra de Bisbal a Chenoa. Y ella tuvo que confesar que no vio la Gala de OT. Como buena periodista, tuvo que documentarse y ver de tapadillo ‘Escondidos’. En YouTube, pudo observar cómo Chenoa hacía lo que podía para no desaparecer del escenario del Palau Sant Jordi.

Sus compañeros afirmaban que vieron ‘de pequeños’ OT y se acordaban a la perfección de Javián, Nahim Tomas, Vero y una tal Geno, a quien fue incapaz de recordar porque la meninge no le dio para más. Con incredulidad, ella recuerda cómo por aquella época, para la despedida de una amiga, encargaron una tarta con la cara de Bisbal. Han pasado 15 años. Para todos.

Bisbal y Chenoa en un momento de la actuación. Foto: cortesía TVE

Sea como fuere, vio la actuación de aquella ex pareja y se quedó fría. Acusó la pésima performance de ella por la presión. Bisbal ha triunfado con todas las letras, atesora discos de platino y varios Grammies mientras que ella no deja de ser una cantante de orquesta venida a más. Los complejos minan más que la kriptonita. Pero no. Sus amigas Drama Queen y los chicos de su trabajo optaron porque ella no le podía mirar a la cara porque aún le amaba. Y entonces su parte racional entra en tromba y piensa que Chenoa tan solo trataba de defender su dignidad y altura profesional y que no hay desamor que 15 años dure.

Después, sus pepitos grillos le dicen que lo peor que le puede pasar a una historia es un cierre abrupto e inconcluso. Y entonces recuerda lo más importante del mundo y sonríe. Y por fin, da su brazo a torcer. Todos hemos sido Chenoa. Alguna vez.

Ver Post >
ADN perruno
img
soniavaliente_ | 01-11-2016 | 10:58| 0

La realidad supera la ficción menos en Black Mirror. Por lo demás, el dicho se cumple a la perfección en Mislata. Allí quieren adoptar una medida futurista y ejemplarizante para acabar con las cacas de los perros en las aceras del municipio. Que son legión.

El consistorio pretende, atención, analizar el ADN de cada deposición canina para saber exactamente a qué animal pertenece. Una especie de peli de terror, rollo “Sé lo que hicisteis el último verano” pero en versión escatológica. Y a través de las deposiciones de las mascotas, llegar hasta el incívico dueño. No en balde, el claim de la campaña es “No te hagas el despistado, te seguimos la pista”. Vivir para ver: secuenciar el ADN de una plasta. De perro. Hágase usted genetista para esto.

Un perrete pasea alegremente junto a dos despreocupados pero cívicos humanos

Pero, como les decía, para poder tener el match menos deseado ever, antes hay que tener una muestra con la que comparar. Y es aquí donde radica lo verdaderamente complicado. Se invitará amablemente a todos los propietarios de animales de compañía a donar una muestra de saliva o de heces del perrete en cuestión para tener un registro municipal. Obligatorio. Llámenla rara pero todo esto le huele mal.

Primero, ¿alguien ha calculado el coste de lo que cuesta trazar un perfil genético así de todos los animales censados en una población de más de 40.000 habitantes? Después, ¿quién irá recogiendo las muestras? ¿Con qué equipamiento? ¿La policía local?

Sea como sea, toda esta práctica tiene un afán más disuasorio que otra cosa: en caso de la que la muestra dé positivo, la sanción podría llegar a los 3.000 euros.

Se le ocurre una idea más loca todavía y totalmente gratuita: Que los amantes de las mascotas sean más cívicos y respeten los espacios públicos no por temor a la sanción sino por una mejor convivencia. No le hagan caso, se ha quedado anclada en  San Junípero…

Frame de "San Junípero". Temp 3 de Black Mirror. Cortesía de Netflix

Ver Post >