Las Provincias

img
Etiqueta: risa
Ratio de risas
img
soniavaliente_ | 09-02-2017 | 07:26 |0

Se declara fan absoluta de San Valentín. De celebrar las cosas. La vida. El amor. Fan de la ilusión. De enviar WhatsApps intrascendentes sin motivo. A su marido, dice. Y de descomer arcoiris en el país de la gominola.

Ella, que trabaja en el Publicidad, no va a entrar si San Valentín es o no un infundio comercial. Por supuesto que lo es.  Como si todo lo que oliera a marketing fuera la encarnación del mal cuando cualquier excusa para ser más feliz es buena. Solo los tacaños refunfuñan. Van de outsiders para disfrazar su condición miserable. Para no regalar.

Así las cosas, se declara fan de obligarse a salir a cenar. Entre semana. A pintarse el ojo. Subirse al tacón y esforzarse por ilusionar al contrario. Con sus secretos. Y certezas. El otro día leía un gran artículo de Fernando Trías de Bes acerca de cuánta verdad es deseable. Cuánta transparencia podemos digerir. Y hablaba de la importancia de los secretos como motor de una relación. El misterio como atracción.

La mayoría de las personas se quejan de la falta de honestidad en su entorno, en su familia. Por supuesto, en el universo político. Lo que desconocen es que la mentira es un gran pegamento

Ver Post
Hagan el humor
img
soniavaliente_ | 31-07-2016 | 09:55 |0

¿Cuándo fue la última vez que se rieron, de verdad? A mandíbula batiente. Con lágrimas en los ojos y un sano dolor de barriga, a salvo de toda sombra de virus estomacal, dice. Ya. Se lo imaginaba. ¿Por qué, con el tiempo nos hemos convertido en esto, una especie de Grinch de la Navidad desestacionalizado?

 ¿Recuerdan cuando de pequeños les invitaban a un cumpleaños? Recuerdan esa sensación de felicidad completa, de plenitud, de concepto instantáneo de la amistad fraterna? Vale. Imaginen ahora que les invitan a una boda. Exacto. Ahí está el Grich. O que les invitan a una cena grupal. ¿Qué es lo primero que piensan? ¿Qué bien. Desconocidos con los que hablar de cosas intrascendentes? No. Lo primero que les viene a la mente es Pfff, qué pereza ¿quién va?
Los expertos mantienen que los niños ríen de media unas 400 veces al día y los adultos, con suerte, unas 20. La risa es poderosa, convincente y sexy. Las personas alegres tienen vidas más plenas. En cambio, ¿cuándo se les olvidó divertirse? Quizá estén tan ocupados haciendo cosas importantes que no hay espacio para sonreír. ¿Cuándo comenzó a ser tan importante la productividad, la cantidad
Ver Post
Jugar por jugar
img
Sònia Valiente | 03-05-2014 | 08:40 |0

¿Cuánto hace que no juegan? Y por jugar no se refiere al significado estricto del término. Por jugar entiende bailar, reír, disfrutar, relajarse,VIVIR, así, con mayúsculas. Decía Saint-Exupéry que todos los adultos han sido niños alguna vez pero que se les ha olvidado. Le van a disculpar por lo manido del recurso pero la frase no ha perdido un ápice de verdad. Los adultos, ya ven, nos olvidamos de jugar.

En cambio, en la cultura índigena australiana el juego forma parte de su identidad milenaria. Lo que más les sorprendió a los primeros colonos libres -que llegaron a aquellas remotas tierras a finales del siglo XVIII- era que los adultos jugaban tanto o más que los niños. Todo el tiempo. El juego, aparte de tener un propósito -imitar animales o reproducir ceremonias ancestrales- tenía una ineludible función didáctica vital pero sobre todo una función lúdica: el juego por el juego, la socialización del grupo, la participación, la risa.

Cuando llegaron los colonos y esto es real, les prohibieron jugar. Iban a misa los domingos. Después, se escondían para jugar, como quien realiza un acto prohibido, clandestino. De esos juegos,

Ver Post
La risa perdida
img
Sònia Valiente | 28-12-2012 | 05:35 |0

Hoy es 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes. Vayan con cuidado. Igual llevan un monigote en la espalda y no se han dado cuenta. Recuerda cómo le encantaba este día de pequeña. Cómo lo disfrutaba. Un día para ser mala, de verdad, a rabiar. Qué ternura. Ése era su concepto de ser mala. Aun hoy lo es. Esa maldad contenida, que no llega a travesura, como el concepto de maldad del prota de El día de la Bestia. Hacer el mal para atraer el Mal, así con mayúsculas. Y a Álex Angulo no se le ocurría otra cosa que arañar vehículos aparcados con una llave.

Recuerda cómo se bajaba con su hermano al quiosco de la esquina y subía con los bolsillos repletos de polvos picapica, bombitas para los cigarrillos y terrones de azúcar con sorpresa. Moscas de plástico, a decir verdad, que acabarían flotando en cualquier brebaje en la sobremesa. Le dejaban hacer. Todos los años. Siempre fue tan predecible…

Añora esa alegría, esa nostalgia de aquellas fiestas navideñas. Cuando la Navidad era Navidad, y hacía frío. Y se respiraba en el ambiente. Y en el calor de hogar. No sabe por qué estas fiestas le han pasado sin pena ni gloria y eso que

Ver Post