Las Provincias
img
Etiqueta: sonrisa
Los amores imposibles viajan en metro
img
Sònia Valiente | 24-02-2012 | 00:01 |0

 

Era uno de esos días en los que una se descubre sonriendo como una tonta por la calle y vuelve a sonreír. De nuevo. En eso estaba cuando cogió el metro. De pronto, una voz hablando de relaciones, de la vida, le devolvió al vagón. “Cuando llevas cinco, todo es maravilloso. Cuando llevas seis, empiezas a darte cuenta de la realidad”, resultó decir un chico con voz de viejo. De inmediato, pegó la oreja al descubrir esta columna.

Miró disimuladamente hacia la voz y descubrió una pareja jovencísima que reclamaba a gritos la atención de mundo. Y la de un estilista. Parecían sacados de una peli de pandilleros del Bronx. De aquella pareja, de aquella conversación resabiada sobre el amor de instituto, le atrapó todo. La ternura, la inocencia, lo que se decían aquellos dos, a los que al ponerse de pie, se les veía la ropa interior. Pero sobre todo lo que no se decían. Con palabras. Dónde apuntaban sus rodillas, la mano de él rodeando, apenas, los hombros de ella. Las manos gesticulantes, el cariño delicado de las miradas. Él tenía novia. Y los números de hace sólo unas líneas, eran meses. Ahora ya sumaban veinticuatro. Un monto

Ver Post
A culo perfecto, oídos sordos
img
Sònia Valiente | 01-09-2011 | 22:01 |0

@animalitosocial

El otro día en el gym, ocurrió algo maravilloso. Quizá estaba premenstrual o sería por el calor pero nunca esperó que en una clase de spinning pudiera ver tanto amor. Era la última clase de la monitora antes de sus vacaciones y decidió pinchar una sesión de música latina. Para los profanos del mundo del spinning, les dirá que en estas clases A: la música lo es todo. Y B: se ha de dejar el gusto musical de cada cual convenientemente encerrado en la taquilla. Porque para pedalear una hora a un ritmo frenético y a un volumen atronador, créanla, se ha de estar muy motivada. Y, más, con estas temperaturas. Pero qué quiere que les diga: A culo perfecto, oídos sordos.

Pues bien. La clase estaba finalizando cuando ponen una bachata. Y su compañero de al lado, una torre de tío, de unos cuarenta y pico, comisario para más señas, se baja de la bici estática. Desfalca sus calas de los pedales con un movimiento seco y rápido. Y se va a buscar a su mujer, que estaba dos bicis más allá. Y su señora, le sonríe y baja. Y los dos, empapados y en mallas, se ponen a bailar una bachata o similar ante más de veinte personas igual de sudorosas. Y

Ver Post
Ellas siempre quieren más
img
Sònia Valiente | 18-02-2011 | 03:52 |0

Es hablar de sexo y a todos se nos dispara. La sonrisa, dice. Lo comprobó al desgranar el Informe europeo sobre hábitos sexuales con la ayuda de dos sexólogos en el programa en el que trabaja. En la elaboración del guión, todo era bromas y risas entre el equipo. “¿Y tú, cuántos a la semana?”. Y la respuesta, como en el chiste, era siempre la misma: “Uno o ninguno”. Y, eso que según este informe de Pzifer, las mujeres españolas son las segundas en Europa que más practican el sexo. El 68% que tiene pareja lo hace una vez por semana. Y ella se pregunta que si eso es estar a la cabeza de Europa no quiere ni pensar qué será estar a la cola. Eso sí, el 80% de las encuestadas, quiere más. Lo que la encuesta no desvela si es con Hugh Jackman –ay, omá- o con el habitual. Porque con este último, el 75% de las encuestadas dice estar encantada. ¡Ja! Como ya sospechaba, el sexólogo de marras le corroboró que en las encuestas sobre sexo la gente miente más que habla.

El programa, además, le valió, para debatir acerca de sus numerosas teorías: la de la vaca vieja y la de las parejas secuenciales. Aún estaba dándole vueltas a la historia cuando, en el gym,

Ver Post
El poder de una sonrisa
img
Sònia Valiente | 16-02-2011 | 00:00 |0

Siempre le ha fascinado el lenguaje no verbal. Ha de ser porque ella habla por los codos. Pero también porque dice mucho con lo que no dice. Con su mirada. Con su sonrisa. Una vez le dijeron que sonreía más con los ojos que con los labios. Y es verdad. La sonrisa es una máscara maravillosa. Es más, en su caso, es una coraza. Un arma. De destrucción masiva. Un arma con la que trata de desarmar a quien la ataca. ¿Saben por qué? Porque la sonrisa se contagia. Un reciente estudio publicado en la Behavioral and Brain Sciences ha demostrado que una sonrisa franca, abierta, de las de verdad, se pega. Como un bostezo. Y genera en nuestro interlocutor un acto reflejo que le obliga inconscientemente a sonreír. A devolvernos la sonrisa. Aunque no tenga ganas, aunque sea un borde, aunque siempre tenga un mal día. Es más, si la sonrisa es de las buenas -como las que ella suele derrochar sin medida- desencadena en el cerebro del receptor las mismas reacciones neuronales que si la idea de sonreír hubiera sido propia. ¿No es fantástico? Sólo al escribir esto ya sonríe. Con una de las siete sonrisas clasificadas. Desconoce cuál exactamente. Cree que se trata de la contenida.

Ver Post
Algo a cambio
img
Sònia Valiente | 09-02-2011 | 05:00 |0

No sabe por qué regla de tres los superhéroes han de ser delgados. Es como si, además de sobrellevar la carga que les ha tocado en suerte- con lo que debe de pesar salvar a la Humanidad- tuvieran que pasarse el día contando calorías. Pues no es plan. De hecho, recuerda, un estudio fundamental que denunciaba que todas las heroínas del universo Marvel tenían un índice de masa corporal más que preocupante. Es decir, sus cinturas eran demasiado estrechas y ellas, insultantemente delgadas para su complexión. Vaya, que jamás habrían pasado el filtro como modelos de la extinta pasarela Cibeles –actual MFW-, a pesar de su poderío. Pero, ya ven, hay un superhéroe que desafía toda esta tiranía de la estética. Es el Spiderman gordo de la Plaza Mayor de Madrid.

 Su primer trabajo –ni de los de Hércules, oigan- encontrar un traje de su talla en el que enfundar semejante perfil. Su gracia y su poca vergüenza le han valido que se haga un hueco en el selvático mundo de la Plaza Mayor. Sobrevivir del arte en la calle no es fácil. El rotundo hombre araña lo ha hecho durante tres años. Y tan bien que muchos medios le han tentado para que se siente en un plató a

Ver Post