'Super Shore': exportar chonismo, sexo, juerga y desmadre | Nyas Coca - Blogs lasprovincias.es

Blogs

Paco Huguet

Nyas Coca

'Super Shore': exportar chonismo, sexo, juerga y desmadre

Mane, Arantxa, Esteban y Elettra, participantes en 'Super Shore 2'./ Varios de los participantes en el programa reality de MTV Super Shore 2: Mane, Arantxa, Esteban y Elettra.

La cadena MTV estrenó el pasado domingo, también en España, la segunda temporada de ‘Super Shore’, una versión más internacional del conocido, y polémico, ‘Gandia Shore’. El ‘reality’ incluye a cuatro representantes de México (‘Acapulco Shore’), tres de aquí, un brasileño de otro programa de su país y a una italiana, miembro de la familia Lamborghini. El asunto, de nuevo, es la imagen que proyectan los jóvenes españoles, o una parte de ellos. La exportación a medio mundo del chonismo que se ve en los tetes y tetas de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’. Sólo en Latinoamérica el espacio alcanzó los 18 millones de espectadores en su primera edición, e incluso por encima, y con casi 50 millones de visualizaciones en otras plataformas. Desmadre, sexo, juerga, alcohol y enfrentamientos entre jóvenes.


El argumento del programa es sencillo: personas de veintitantos sin más aspiración aparente que irse de fiesta, emborracharse, liarse unos con otros y poco más. Y como es la segunda temporada, pues parece que hay que hacer más el bestia para que cuenten contigo en la tercera.

Lo peor: las peleas a golpes entre ellos, y también entre ellas (incluso peores, a manotazos y tirándose de los pelos), los insultos, el modo de vida de la falta de respeto a los demás, el sexismo machista de algunos, la imagen de arpías manipuladoras de algunas…

El asunto quizás no tendría mayor importancia si no fuera porque miles de adolescentes españistaníes toman esto como modelo de referencia. Gente que ni estudia ni trabaja, pero que se gana la vida en la tele. Y después en sus bolos y sus promociones. Noten como su forma de hablar incluso es imitada por los jóvenes. Quizá les suene el ‘obvio’ de la mexicana Mane o hayan oído alguna vez de la ‘putivuelta’ de Karime, que no repite temporada, pese a sus reflexivas frases-marca: «Vayas donde vayas, quítate las bragas».

Por supuesto, entre los tres representantes españoles hay un espécimen valensianí. Cierto que quizá no es el peor de los ejemplos de esta tierra que arrojó ‘Gandia Shore’, que gozó de entre 620.000 y 950.000 espectadores, una media de 750.000 y minutos de oro de 1,2 millones; vamos, unas cifras espectaculares para un canal de pago como MTV. Menos mal que Ylenia (de Benidorm) y Labrador (de Puerto Sagunto) no representan la marca Comunitat Valenciana en el resto del mundo vía ‘Super Shore’. Para eso ya participan en otros programa-basura españoles.

En ‘Super Shore’ lo hace Esteban, un muchacho de l’Eliana cuyo papel en el programa (no debemos presuponer que en la vida real es así) básicamente se limita a intentar acostarse con el mayor número de mujeres posible.

'MTV Super Shore': exportar chonismo, sexo y juerga

Abraham, Elettra, Arantxa y Esteban, en una presentación de 'MTV Super Shore 2'.

Para que se entienda, los participantes ‘conviven’ en una casa pero salen de fiesta a locales y discotecas de moda allá donde les lleva el programa. Mikonos, Ibiza y Madrid, por ejemplo, en la primera temporada y Marbella en este inicio de la segunda. Por cierto que Ibiza no ha querido repetir como escenario, algo que ya ocurrió con Gandia.

Pues el rol del bueno de Esteban es sencillo. Llevarse a la casa a las mujeres, por poco agraciadas que sean. «Mordoreñas» las llaman. Vamos, orcos del Mordor de la serie ‘El Señor de los Anillos’. El asunto es que Esteban es una especie de ídolo para miles y miles de seguidores del programa, como lo atestiguan los cientos de miles de seguidores. Un tipo sencillo que proyecta una imagen de musculoso tatuado. Luego se lamenta de que marcas ‘serias’ no quieran trabajar con él.

Los otros dos son madrileños. Una se llama Arantxa, una choni de manual que se vuelve loca cuando bebe y monta sus espectáculos en las discotecas. El otro es Abraham, quizás de los más ‘normal’ que hay en el programa, pero al que le sale un ramalazo quinqui, por ejemplo cuando le dicen que le van a pegar.

La duda es si el programa refleja una parte de la sociedad, o si son los programas como el susodicho los que acentúan una parte real y existente de nuestra Españistán de hoy. Y no sirve de consuelo que exista una versión quizá todavía más extrema, como ‘Geordie Shore’, que lleva 12 temporadas y con índices de audiencia millonarios en el Reino Unido. ¿Les suena el desmadre guiri en Palma Mallorca? Pues allí grabaron un especial en la primera temporada, emitida en 2011.

Por supuesto, cuando en el programa obligan a ‘trabajar’ a los jóvenes que pasan un mes de verano juntos las imágenes son dramáticas. Vagos, incapaces, torpes, inútiles… No sirven para nada. Jamás podrían mantener un empleo en un chiringuito de playa o en un gimnasio. Así es el estilo de vida que proyectan: ¿para qué trabajar? Mejor irse de fiesta. Españistán.

Enlaces relacionados:

Tetes y tetas en ‘MYHYV’: zafio no…

‘Adán y Eva’: honesto paraíso de la carne en televisión

El pequeño Nicolás, ‘GHVIP’, Telecinco y la poca vergüenza

Lo que esconde el caso Diana Quer

MTV Super Shore: exportar chonismo, sexo y desmadre

Mane, Arantxa, Esteban y Elettra, participantes en 'Super Shore 2'.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Me escuece Españistán. Si me pinchan no me sale horchata.

Sobre el autor

Blog personal sobre cosas útiles, reflexiones superfluas y opiniones varias sobre actualidad social, política choricera, series, libros y demás asuntillos serios y no tanto. De vez en cuando, viajes, escapadas, excursiones y propuestas de ocio.

Entradas recientes

   
   
       
    Instagram    

octubre 2016
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31