Blogs

Sònia Valiente

#animalsocial

La erótica del poder


Quedan menos de 90 días para las elecciones presidenciales de Estados Unidos y la cosa se calienta. El candidato republicano, Romney, saca pecho y se hace fuerte ante una crisis económica que está pasando factura a un debilitado Barack Obama. Es lo malo del overpromise, es tan sencillo no estar a la altura de las expectativas… El enésimo golpe de efecto de los republicanos: sacar a Harry el sucio a pasear. Clint Eastwood –que siempre fue conservador, algún defecto tenía que tener este hombre- ha decidido apoyar públicamente a los republicanos.

 

 

Pero los demócratas no se arrugan y Barack Obama echa mano de Clinton para la convención demócrata de septiembre, la de Charlotte, la definitiva, en la que se hará pública la candidatura en firme de Obama para la reelección. Le pinchan y no le sacan sangre. El mismo Clinton, el del impeachment, el de la relación impropia con la Lewinsky, resucitado de entre los muertos, rehabilitado para glosar las bondades de Obama, su impecable gestión. De nuevo saca pecho en la arena política.

 

 

La campaña de los republicanos va bien. La recaudación de fondos es inmejorable. Tanto, que el equipo de Obama ha decidido utilizar la popularidad de la que goza Clinton, de pícaro maduro encantador, y el recuerdo de la bonanza que conllevó su política económica desde 1993 a 2001. Fue un buen político, al fin y al cabo. Pero murió fagocitado por un desliz. O unos diez, como declaró la propia Lewinksy. Muchos creyeron que fue un solo blow job pero no. Aquella relación no plena le salió muy cara a la becaria a quien aquel affair ha marcado de por vida. Y después de dar mil tumbos, sacar su propia línea de ropa, intervenir en realities, y escribir sus memorias cuyo punto álgido es una felación, sigue metida en carnes, a sus 39, sin oficio ni beneficio. Y es que a nadie le gustaría ser recordada por conservar una mancha en un vestido azul. En cambio, Clinton se redimió. Obligado, sí. Tuvo que admitir –a punto estuvo de estar condenado por perjurio- que mantuvo una relación con aquella mujer.

 

Sólo la puntita. Del iceberg, dice. Porque a saber lo que tuvo que aguantar la actual Secretaria de Estado. Pero la ambición todo lo puede. Y las abnegadas esposas de estos depredadores sexuales son finalmente las verdaderas lobas. Miren si no, la frágil Jackie. O la todopoderosa Hillary. El brazo derecho de Obama que dio su brazo a torcer en las presidenciales de 2008.

El proceso por el cual un político norteamericano se rehabilita después de ser pillado en falta en su vida privada es algo que se le escapa. Tanto, como que haya de dimitir al cometer un exceso en el despacho Oval. Algo que le cautivó de la magistral “Los Idus de Marzo”, de Clooney, donde las intrigas del propio poder eran más obscenas que un poco de simple y sano sexo extraconyugal.

 

PREMIO AL MEJOR BLOG PERIODÍSTICO DE LA COMUNIDAD VALENCIANA

Sobre el autor


agosto 2012
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Contenido Patrocinado