Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

AIRE POLAR AUTOBUSERO /Crónicas mínimas veraniegas II

Crónicas mínimas veraniegas II

AIRE POLAR AUTOBUSERO

Son las 12 de la mañana y tras leer y surfear por el PC decido dotarme de una lectura veraniega y voy en pos de alguna librería de lance.

Usaré el autobús por evitarme problemas de aparcamiento y porque me es más barato con bono oro.

Ahorro para el duro invierno y no me lanzo, como las cigarras, a calzón caído a tomarme mojitos, a la sombra de un palmeral, por ejemplo…que tengo yo que probar por ver como se me da.

Una vez acabada la disciplina diaria de repasar diarios de aquí y de allá, me doy cuenta de que casi nada ha cambiado de ayer a hoy e incluso desde anteayer y al comentarlo, mi mujer me dice “¿Has ido a Lourdes?

La pregunta de mi mujer sobre Lourdes debe ser una pregunta trampa, como si allí ataran los perros con longanizas y yo, ella sabe y ahora ustedes, no creo en los milagros…que confieso que no vendrían mal.

Algo si ha cambiado y es que en la 1 veo más al Sr. Sánchez “el renacido,” que se ve que habla idiomas y eso me gusta y se ve también que, como han cambiado el consejo de RTV, sale más.

Me gusta la novela negra para el verano y mantengo cierta fidelidad a La forense Scarpeta de Patricia Cornwell, aunque me han hablado de Falcó de Pérez Reverte y por eso me decido a salir a la aplastante sensación de calor húmedo que golpea inmisericorde en la cara mayormente y luego en el resto del cuerpo.

En las piernas lo resisto más porque llevo pantalón ligero largo y no acepto, por el momento, el “code dress” (el vestido recomendado) para el verano casi tropical que empezamos a “gastar” por aquí, en un territorio cada día más predesértico.

Al Jefe de Opinión el Sr. Salazar de este diario le tengo leído muchas veces que a él no le gusta el pantalón corto a determinadas edades y yo lo suscribo o suscribía porque dudo, dudo mucho; por si acaso llega el momento, hago bici estática un rato, mientras tiemblo al leer novela negra, pero me canso pronto y me paso a una bebida refrescante, al tiempo que me quedo con la conciencia tranquila y más porque lo cuento aquí.

Me voy a la parada de mamparas de cristal y asientos metálicos que queman como el infierno de Dante y me refugio del calor y entonces tengo más porque no corre el aire.

– Recuérdenme que hable con Grezzi para unos agujeros que voy a recomendar para la aireación territorial.

Trabajaré en un esquema poliédrico con deflectores de ángulo 37º variables según de donde venga el aire, – como si fuera un político- y todo lo presentaré bajo un sobre encriptado y con el nombre de “variaciones medioambientales para la mejora de la aireación sociopopular y la identidad de género” y a ver si me dan una subvención y me compro más novela negra y un juego de pantalones cortos, por mucho que diga Salazar.

Ya llega, ya llega me dirijo a una especie de señora derrengada que está en la esquina con chorretones debajo de una pamela que lleva y que comparte conmigo el horno ,de amasar; apenas medio mohín de sonrisa caída y para el bus con gran aparato de frenos y soplidos, noto que ella sube, la dejo porque he leído que antes se dejaba pasar a las señoras y también observo que se queda atascada en la plataforma mientras yo siento el calor en forma de plancha que me está asando la espalda y todo en plan “vamos señora” y por fin arranca ella y el autobús, una vez que el conductor ha visto que ya estoy medio dentro.

Ahora descubro porque madame se había quedado semi traspuesta en la plataforma y no avanzaba. Un golpe polar de frío dirigido al cuerpo me paraliza. Es el contraste entre el calor humeante de la parada y el universo congelador del bus. Noto un escalofrío, apenas paso el bono oro por la maquina que hace “tin” y…mañana más de esta crónica mínima veraniega que se ha hecho larga. Muy buenos días.

 

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera

junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930