Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

LA DETERMINACIÓN DE MIS MANOS ARTRITICAS/Crónicas mínimas veraniegas III

Crónicas mínimas veraniegas III

LA DETERMINACIÓN DE MIS MANOS ARTRITICAS

En la crónica anterior me había quedado en la plataforma del bus detrás de una señora con pamela ,que chorreaba sudor y rímel, parada sobre si misma, mientras recibía el golpe de frío del aire suepermegaacondicionado del vehículo de transporte público, que arrancaba, por cierto, con media pierna del que escribe en el aire mañanero hasta que, finalmente, pasamos en ámbar el semáforo y m pierna se alojó a la altura de la otra y obtuvo el paralelo sustentador en precario, dada la velocidad y frenadas del temerario y audaz conductor.

¿Está usted ya al día de mis mínimas aventuras ciudadanas? Gracias.

Conseguida la verticalidad, pasado por la maquina mi amado

bono oro, trato de mantener la estabilidad acudiendo a mis manos que oprimen con determinación una de las barras verticales.

Hago un alto en el mini relato para dar a conocer que he leído que los asesores de la Moncloa han descubierto que las fotos al Supremo Líder les pueden servir para, según ellos, ensalzar la figura de su jefe y de paso ganarse el sueldo como asesores. Ambas cosas lícitas con la condición de no hacer el ridículo – que si yo fuera más ligero de lengua llamaría gilipolleces. Voy a ello.

Han publicado unas fotos de las manos del presidente Sr. Sánchez “el renacido” y han elogiado sus formas y gestos añadiendo que eso demuestra el carácter y la determinación de su poseedor.

Miro las mías y me digo: “Carlos Pajuelo tienes manos de presidente…ah! si ellos lo supieran”

Porque lo que se dice determinación y venas al aire, cogido a la barra, tengo; sobre todo para evitar caer encima de la señora de la pamela, en el mejor de los casos, o encima del barbudo de pantalón corto, que ocupa irredento- se le importa una higa a ese- un asiento en verde para mayores, jóvenes en estado de buena esperanza o tullidos de primera mano, en el peor.

Luego los “pelotas” monclovitas se han dejado caer con un presidente sentado en un avión despachando con su jefe de asesores de lo internacional, en plan Kennedy con sus gafas de piloto de la Armada.

Yo lo comprendo y le perdono-me consta que le daría igual, pero yo lo comprendo, insisto.

Es su primera presidencia que le ha venido casi sin darse cuenta y a lo mejor su mujer le ha dicho: “Pedro que guapo estás…” y ya se sabe, te lo dice tu mujer y se te cae “la filandra”, que viene a ser como la baba.

Los asesores deben haber hecho un máster Cifuentes-Casado y han aprendido que estas cosas venden…en América.

Con todo esto el bus ha llegado a la calle de la Paz y veo muchos turistas-ahora llamados” guiris”-y me apresto a bajar porque por allí cerca había, en mis tiempos de Facultad y Club Universitario de luces oscuras y conspiraciones falangistasnovas- librerías de lance que, según comenté, podrían tener “una buena cosa” de novela negra y algo de Falcó el de Pérez Reverte y la acción que cuenta el fallido rescate de José Antonio por un comando falangista. ¡Qué cosas!

¿A quién coño le interesará esto ahora, digo yo?

¡Bah!” cosas de viejos que no tienen otra cosa que hacer, digo que dirán.

Bajo y siento sobre mi piel el estallido de burbujas de calor húmedo y sobre la acera, a la sombra, trato de orientarme y casi caigo en la tentación obscena de entrar en una cafetería para insuflarme un algo. ¿Qué podría ser?

¿Un café del tiempo, una cerveza helada y que sea lo que Dios quiera?

Me impongo la disciplina de andar hacia la librería de lance y espero encontrar a aquel librero que me atendía- espero que no se haya muerto como otros que se me van quedando por el camino y mientras `pienso en eso , me impongo el “tengo que distraerme” y observo al personal, mayormente a las señoras de corto y que conste que lo hago por pura investigación de campo periodístico y luego trasladar la verdad informativa, cumpliendo así con el deber de todo periodista que se precie.

¿Es que, digo yo, puedo contar lo de las, manos del líder y no lo de los muslos de la gente corriente?

¿No sería eso un caso de discriminación positiva? Bueno podemos dejarlo para otra mínima crónica veraniega…porque verano queda mucho. Muy buenos días.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera

junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930