Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

LA CARABELA PORTUGUESA. ¿UNA CONSPIRACIÓN?

LA CARABELA PORTUGUESA, ¿UNA CONSPIRACIÓN?

Acabo de enterarme que han cerrado la playa de El Saler (Valencia), ese sitio que muchos vecinos apartamentísticos han denunciado al Ayuntamiento, y a quien se ponga por delante, por haber observado que parece haberse convertido en un lugar irredento donde las almas, enfebrecidas por el demonio de la lujuria, montan cada día una especie de Sodoma e incluso de Gomorra y lo hacen cuando el Sol todavía está en su cenit.

No lo han cerrado por eso, por cierto. Todo a su tiempo. Esa circunstancia lujuriosa es eterna.

Quizás llevado por la nostalgia recuerdo un tiempo muy lejano donde el llevarla a ella a aquellos bosquecillos albufereños o los más pudientes al Hotel Recatí, un lujazo,estaba muy mal visto y servían, si se sabía, para colgarle a ella una etiqueta de…cualquier cosa menos devota.

La cosa se ve que no ha cambiado y hacen bueno el refranero popular de “ la jodien…no tiene enmienda”

Pero el cierre no ha sido por esta especie de sexilandia. Ha sido porque han aparecido dos, o alguna más, medusas de esas llamadas “portuguesas”.

Con Franco no pasaba eso, me comentaba una colega(ahora se llama así) de tertulia; pasaban otras cosas, y ahí, por cierto estaba la moral(guardias armados a caballo), que se paseaba por la playa para ver como llevaba el personal el bañador y no era la primera vez que quién esto escribe, oyó como se le llamaba la atención a hombres a los que se les había bajado el tirante de aquellos bañadores que parecían del siglo XIX, donde los ricos tenían bañeros en las playas más exclusivas, para ver que al nene no le pasara nada.

Por cierto, muy bien eso del bañero y del niño. Mi bañero particular era mi madre.

Y es que me diversifico. El caso es que me iba al Saler en plan aventura con sombrilla, dos sillones de aluminio (oiga es que no voy solo) y recordando otro tiempo había cargado una nevera portátil, de las de hielo y algo más de tente ‘pies para demostrarme a mi mismo que no hay que irse a Ajaccio o a la Costa Azul, gastarse un pastón, para chapotear en la orilla (yo he heredado de mi madre el miedo al agua).

Cuando venía a romper una olita a sus pies gritaba como una desesperada y a mi me ha quedado un algo. De hecho, lo que mejor hago es el muerto, con perdón, a condición de que la ola no me dé frente

Así que mi gozo en un pozo. Desisto y busco otra alternativa y de repente me acuerdo del Mundial de Futbol, de la heladería de la esquina que es de Jijona y un par de libros que tengo leyendo. Bastante para hoy.

Esto de la carabela me resulta muy sospechoso y yo fuera del CNI o adyacentes lo haría mirar.

Imaginemos que fuéramos unos envidiosos por el “fum” de turistas que nos invade, en detrimento de otros países ribereños que tienen sus problemas-

El sketch sería el siguiente.

Un jefe de la cosa turística:

No vamos bien sire (les queda la cosa de cuando eran colonia francesa y Napoleón pasó por allí), no vienen tantos extranjeros como antes y vamos a menos cada día. Tenemos que hacer algo

Otro jefe de la cosa conspiratoria, algo así como contraespionaje:

Pensaremos algo en el departamento, pero no pasará de mí. Sabes que siempre trabajamos en secreto

Si, sí. Ya. Ya- afirma el primer jefe- mientras se levanta y se va al mejor hotel de casi 6 estrellas para ver como va el asunto. Mira bajo la sombra, rodeado de jardines aromáticos mientras un gin tonic distrae sus papilas.

Una semana más tarde, de noche, una lancha tripulada por dos sujetos, vestidos de negro, enfila el Mediterráneo y lejos de usar carta de navegación se dejan llevar por el sonido y las luces de varias docenas de chiringuitos y las voces de las risas juveniles que atronan el cielo estrellado.

Dejan caer de un deposito “ad hoc”, dos docenas de carabelas que han traído unos enlaces de Portugal (que ha sido relevado del Mundial y están que arden en Lisboa) y por eso las llaman portuguesas, digo yo.

Así empiezan los bulos.

Otro caso puede ser un asunto interno.

Varios fachas vestidos de pescadores se trabajan la costa para joder a los “sociatas” que están llevando bien la limpieza de las playas.

Sensu contrario varios podemitas, jodidos porque les está siendo difícil quedarse con más televisiones, han decidido “tirarse al monte”, en este caso al mar, y hacer guerra de guerrillas y en vez de la revolución de los claveles han decidido sembrar medusas.

No hay problema. Me estoy trabajando un grupo de folk local derivado de la Marina, unos teloneros brillantes que están ensayando “fados”.

En un par de días los tengo listos y los voy a presentar en vivo y en directo a las autoridades. Los voy a concentrar en la plaza de Manises y en la sede local de los diversos partidos.

Quizás logre una subvención y el “pacto del fado”.

Termino. La idea es ponerlos en las playas en plan itinerante cantando fados y ante la posible “saudade”, los animalitos marinos cambien de rumbo y se vuelvan a Portugal y nos dejen, de una jodida vez, ir a la playa que estamos esperando todo el año para las vacaciones tranquilas entre miles de sombrillas y nenes imitando a Grizman o como se llame.

A pasarlo bien y que Dios nos coja confesados.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031