Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

NOTICIAS ALARMANTES EN EL METRO DE VIENA

NOTICIAS ALARMANTES EN EL METRO DE VIENA

El famosos refrán de “En Agosto frío en rostro” ha quedado derrotado en toda línea a la vista de lo que nos cuentan y sentimos.

Nos cuentan que llegaremos a los 45 grados en todo el “pasillo geográfico” (esto del pasillo es el nuevo invento semántico para hablar de España, acreditado por la voz aguda, ligeramente irritante, de la Sra. Calvo, vicepresidenta del Gobierno).

Esto no pasa solo en España, porque en el centro de Europa se están chupando los dedos con el sudor que les cae a chorros. Por ejemplo en Austria, y en concreto en donde están repartiendo desodorantes en formato espray en el metro. Sume a ese olor el exhalado por la comida rápida que, en ocasiones, se consume en los vagones que avanzan a toda velocidad.

El olor a sudor se proyecta en el aire, ya de por si enrarecido, de los transportes subterráneos. La compañía ha decidido aliviar al respetable usuario. No ha `puesto pegas el pasajero y ha recogido el espray del que ha hecho uso inmediato…no se sabe si para él o para el de al lado o al de enfrente.

Llamaré a la agencia Efe a ver si se ponen o no contestan, como el teléfono de algunos ambulatorios para la cita previa. ¿Se han ido todos a comprar patinetes para el servicio médico a domicilio?

 

 

He descubierto que no todo el mundo tiene Internet para pedirlas.

No hay que extrañarse con el calor austriaco. Servidor conoce Viena en Agosto. A punto de empezar las Olimpiadas en Barcelona aterricé en la capital austriaca y un viento desértico dejó pequeña a la tradicional y casera “ponentá” de la “terreta”.

Ruego al taxista, para entonces mi alemán daba para eso y algo más, que pusiese la refrigeración del coche y me miró como si yo llegase de Marte. El Mercedes flamante que me llevaba al centro no tenía aire acondicionado.

Durante los siguientes ocho días Austria estaba siendo atravesada por un persistente poniente local que ahuyentaba a todos de las calles… menos a los turcos y a mí.

Sentado frente a la Catedral de San Esteban ellas, ellos y sus numerosa prole pasaban frente a mi sin inmutarse por el calor que sufríamos los caballos de las calesas turísticas y yo.

Habrá, a poco que lea, observado el lector que ya les he colocado mi “rollo” de “yo estuve en Viena”.

Si señora yo he estado en Viena y sigo sin comprender porque el arquitecto que terminó el edificio de la Opera se suicidó porque el emperador Federico comentó el día anterior que la puerta de entrada se había quedado pequeña. Entonces se ve que la opinión adversa podía traer consecuencias nefastas.

¿Caminamos en esa dirección ahora?

Sin embargo aquí nos quedamos tan tranquilos mientras nos venden la burra de las declaraciones de Xim – presidente de la Generalitat catalana de momento- que dice que el Rey Felipe no es el Rey en Cataluña. El tío ha cesado unilateralmente al monarca.

Yo no es que sea monárquico pero me jo…que este señor diga y haga lo que le salga de las narices como la reapertura de las catalanoembajadas. Me da sudor frío.

Vuelvo al sudor. Huele mal y se expande y los del metro vienes, además de bailar valses a la luz de la luna debajo de la gran noria, se preocupan de sus pasajeros y le alivian la fetidez agria que emana del sobaco igualitario de ellas y ellos.

Aquí ni flores, ni puntualidad del bus en tiempo de chantaje callejero a cargo, hoy, de los monopolísticos taxistas.

La calle está alterada y ahora el deporte extreme es perseguir a los guardias mediante el acoso numérico en Algorta o en los alrededores de las playas cercanas a Barcelona por los ambulantes de color (antes se decía negros y no te pasaba nada)

Termino de darle el día al lector que se vaya a Viena o a Alemania donde dicen que hay peligro de desabastecimiento de cerveza y eso me toca muy de cerca.

Recuerdo los cánticos en la cervecería de Múnich de tres pisos- en el último de podía bailar donde Hitler embaucaba a sus, cada vez más, seguidores que bebían jarras de 2 litros, al tiempo que cantaban y terminaban con un Heil- salve. Cosas.

De momento y si llega por aquí, he bajado a por suministro abundante.

Esto se acaba porque me he pasado de recuerdos y de noticias del día. Mañana, si me dejan, más.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera

agosto 2018
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031