Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

PONGAME UN MÁSTER, POR FAVOR

PONGAME UN MÁSTER, POR FAVOR

La ministra, entonces diputada del PSOE, obtuvo su título en el Instituto Universitario dirigido por Enrique Álvarez Conde, hoy imputado por el trato de favor a Cristina Cifuentes y Pablo Casado.

En concreto, siempre según la versión de eldiario.es, la actual ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social superó con una nota media de 8,43 un Máster en Estudios Interdisciplinares de Género en la Rey Juan Carlos en el curso 2010/2011, “pese a que lo empezó cuando la mitad de las asignaturas ya habían finalizado”.

 

No sé quien empezaría primero con este suplemento alimenticio de las titulaciones de grado, antes de licenciatura.

El máster de un servidor, que tiene papeles y algunos profesores todavía viven, espero que por muchos años, se pierde en la noche de los tiempos.

Es de cuando la palabra máster acababa de llegar y estos falsos mastereses y masteresas estarían en secundaria, digo yo. Ni siquiera había móviles y la gente hablaba entre sí. Ya sé que es antiguo…pero es lo que hay.

Yo creo que surgen con intensidad manifiesta y creciente a raíz de Bolonia, la reforma universitaria europea, y si a eso añadimos la posibilidad de sacarles unos duros a los estudiantes, miel sobre hojuelas.

Búsquese un director de máster alejado de toda sombra de sospecha y a la marcha. ¿Cómo hacerlo?

Aquellos profesores que cumplen con su obligación y todos los días se comen sus horas de clase e investigación no deben sentirse aludidos.

No sería contra mí la bronca, sino sobre los que, incumpliendo vocación y ética, se prestan a esos juegos. Es un palo contra la credibilidad de la Universidad como institución.

Veamos un modus operandi posible.

El requisito era simple. Se funda un Instituto Universitario amparado por una Universidad, se buscan unos profesores a un euro la cuarta y media, se les promete que con esa actividad hacen méritos para, cuando lluevan ranas del cielo, se convoque una cátedra y los hijos, parientes próximos hayan sido colocados por sus papas cátedros.

Luego se van haciendo llamadas, se hacen visitas de nivel, se tira tarjeta y a esperar.

Luego llega la prensa y descubre. De repente no es solo la derecha la que inventa másteres, sino que! ostras!, también la izquierda portadora de moral y ética. No se salva ni Dios aquí.

¿Qué hacer? Negar, negar siempre o como máximo echarle la culpa a otro y si falla al sistema, que nadie sabe lo que es y donde vive.

Desaparecen por milagro de los papeles curriculares, másteres, tesis (¿no es así Sr. Sánchez?), auto adjudicaciones de carreras apenas empezadas y la fiesta sigue.

Dicen que hace un tiempo un ministro importante alemán dimitió porque le habían descubierto con el “carrito del helado”, es decir que había copiado parte de su tesis…se fue y quizás todavía esté perdido por la Selva Negra. Cosas.

¿Y aquí? ! Bah! No tiene importancia.

¿No? Todos lo hacen.

¿Qué hacemos con la gente que ha pasado por caja, ha asistido a las clases etc.?

No pasa ná. Es la masa amorfa. A esos que les vayan dando.

Todo es cuestión de encontrar un Enrique Álvarez Conde de turno, apuntar en altos cargos de no importa qué partido, que ya pasarán factura.

El aspirante a Padrino ha fracasado. ¿Por cierto, sigue en la Universidad Juan Carlos I? ¿Y el Rector qué?

Da un poquito o un muchito de asco. Anda ven y pídeme el voto, cariño.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera

septiembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930