Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

EMPIEZA A ESTAR HARTO

EMPIEZO A ESTAR HARTO

Si. He comprobado que llevo ya tres columnas larguísimas dedicadas a un viaje de casi nada de tiempo y parece que estoy contando la vuelta al mundo. Soy un Julio Verme de barrio.

¿Y si me ganara la vida como esos reporteros que se dedican a verlo todo en tren, andando o en moto, a disfrutar haciendo preguntas como yo y luego vendiendo a una cadena sus impresiones? Molaría que dicen los jóvenes o sería guay.

Ya es un poco tarde, pero he analizado y después de todo no cuentan nada que yo no haya hecho y tienen la ventaja de enseñar imágenes y hacen caras y bromitas.

! Ah! y se equivocan menos que yo.

¿Un ejemplo? El otro día llamé Encarnación a la mujer de Paco Rabal, cuando en realidad se llama Asunción y nadie, salvo mi mujer que está a la que cae y hace bien, me dijo nada.

Un detalle…o es que no me lee nadie o poca gente. Cosas.

¿Qué excusa pongo? ¿La edad, la prisa, que estoy gordo, que nadie dice nada, que es una trampa que pongo para generar polémica o la ignorancia?

Creo que soy un poco “vagoneta” porque lo fío todo a mi memoria y me fastidia tener que acudir a Wiikipedia, por ejemplo…con lo bien que va.

Después de todo voy a acabar de contar lo del “viajecito”, porque me lo había planteado así.

Estábamos, mejor dicho “yo estaba” en el bajo Aragón intentando recoger testimonios, ver restos etc. para una nueva novela y pasaba la última jornada en Alcañiz tras ver todo lo que me quisieron enseñar y llegué hecho polvo a sentarme en un banco frente al río, a la salida del gran molino calatravo, cuando Fernando, el guía, nos propuso terminar viendo el pequeño humilladero al borde del puente que se convirtió en patíbulo y allí, mire usted por dónde, el personal iba a ver como se ahorcaba a la gente.

Se cuenta el caso de que el último destinado a ser ahorcado pidió, cuando le preguntaron lo de la última voluntad, que le dieran la vuelta porque quería morir mirando hacia donde estaba orientada la Virgen del Pilar, la patrona, en Zaragoza y !oh, milagro! entonces se rompió la cuerda y lo perdonaron y desde entonces hay allí una estatuilla de la misma Virgen del Pilar- que los de la Fai y la CNT y la propia columna de hierro de Durruti, dicen, parece que preservaron. Cosas veredes, Mio Cid.

Cada año en el día de la patrona, estos días, un grupo de creyentes baja desde Zaragoza a homenajear a la imagen. Es entrañable ¿No?

Claro que otros dirán que esos usos son antiguos y deben ser abolidos. ¿Se abolen los sentimientos?

No sé. Me voy a La Cerollera en busca de datos. Con 60 habitantes en otoño e invierno y unos 300 en verano este precioso pueblo, limpio, empedrado de nuevo, con sus instalaciones deportivas a las afueras y sus mapas de madera señalando rutas para senderistas y rutas para moteros, alberga alguna historia que tiene que ver con el maquis- se escapa de mi proyecto, pero ya que estoy allí me empapo.

Voy al Ayuntamiento y una funcionaria, a quien confundo con la alcaldesa, muy amable, me atiende y me entrega un folleto, que tengo delante, acerca de la guerrilla en la zona que fue, en las afueras, campamento escuela; denominado así porque se impartían materias propias para un guerrillero.

No puedo visitar el campamento porque las últimas lluvias habían dejado el camino de acceso casi impracticable para coches normales.

¿Entonces? hago lo que puedo con lo que hay.

Hay un espacio expositivo en un antiguo horno rehabilítalo cedido por el Ayuntamiento a una asociación llamada la Gavilla Verde que unida a otra asociación, la llamada Serva, del pueblo, han trabajado en la recuperación y puesta en marcha de un interesante audiovisual, completado con un panel, con un mural de fotos y textos y algunos restos, utensilios, de los guerrilleros.

Así que, acompañado de la amable joven funcionaria. me doy a estudiar y preguntar lo que allí veo.

Tras la guerra civil hubo gentes que se “echaron al monte” y estos con el apoyo logístico e intelectual del partido comunista alentaron una guerra de guerrillas con la esperanza, vana como se ha podido constatar históricamente, de fomentar y desarrollar un levantamiento general.

En la partida de los “Pinares de Aguaviva” el Antonio” (Ángel Fuertes) era el Jefe del sector 17 de la AGLA (Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón) y allí estableció su cuartel general.

La Guardia Civil y los guerrilleros estuvieron a brazo armado enfrentados y en medio campesinos, aldeas, mases dando cobertura por miedo o comprensión.

Los testimonios, recuperados en forma de entrevistas a gentes, que todavía viven, de las personas huelen a miedo, respiran temor.

Temor a los guerrilleros y a la guardia civil que mandada desde lejos, desde Teruel con la tropa a caballo y a pie, con buenas armas a acabar con aquello focos últimos de una resistencia desesperada y romántica de los últimos del maquis.

Quedan ahora en la memoria de algunos y quizás de quien, como yo, se acerca a esos lugares olvidados ya…quedan, si acaso, los rescoldos de tiempos de penuria, miedo y preguntas.

Por ejemplo que fue de “Pepito el gafas” que vino de Madrid al Campamento. Muchos no saben que lo fusilaron y así muchas historias guardadas por el silencio en lo más hondo del alma de cada viviente.

Dicen que estamos igual que entonces. Yo creo que no! Estaría muy bien que de verdad se hubieran restañado las heridas y un nuevo horizonte se dejara ver para nuestros hijos y nietos!

Pese a que Salvador Allende señaló al periodista como un servidor obligado a servir a la Revolución, yo sigo creyendo en un notario de la realidad, en un contador de historias libre.

Yo sé que la señora Carmen, la vicepresidenta de España, no está por la labor de que contemos historias verdaderas y dicen que le molesta que contemos cosas que descubrimos relacionada con los miembros más significativos del actual Gobierno y que le molesta menos que se cuenten de la oposición, Es humana y yo la comprendo. Muy buenas.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera

octubre 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031