Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

YA ESTÁ

YA ESTÁ

El caso es que dicen que este día es el día de año nuevo. Todos o casi todos nos hemos puesto de acuerdo con esta convención social y creemos que hoy será distinto a ayer y mañana mejor que hoy.

Un día alguien se inventó, astutamente, aquello de “hoy te quiero más que ayer y menos que mañana” y el tipo se hinchó a vender esa creencia y las gentes se lo regalaban y por un momento todos eran felices, esperando el día de mañana para querer más.

Era como el flautista de Hamelin. La música de ese texto nos atraía y acudíamos a libar de esos pétalos.

Sin haberse inventado la palabra emprendedor y sin que hubiera aplicación alguna al inexistente teléfono móvil, el tipo de la frase hizo fortuna.

Otro caso muy interesante que habla del interés que tenemos en creernos casi todo aquello que nos agarra a la esperanza, es el del inventor de poner” aire de España” en un botecito y los turistas se lo llevaban y lo colocaban, supongo, en las estanterías de su salón para decir que habían estado en el país del Sol y de las naranjas.

! Ah! las naranjas. Era otro mundo- porque entonces las naranjas daban para dar de comer bien a una familia de agricultores de medio pelo, en materia de hanegadas.

Hoy el suelo está cubierto de color naranja mientas los grandes supermercados, las grandes superficies nos la meten doblada a nosotros y a los agricultores.

Los propietarios actuales de campos de naranjos han decidido dejar caer el fruto dorado de antaño al suelo de hogaño y dejar de llenar los bolsillos de los intermediarios y los buitres encargados de comprar a pagar cuando ellos quieran, en nombre de las multinacionales.

¿No se van a Sudáfrica a por naranjas? Tiene huevos el asunto.

¿No está más cerca Museros, Alcira, Játiva, La Safor etc.?

¿Para que collons necesitamos tanto conseller y asesores mil arrastrando un problema que lleva años manifestándose?

Desde más atrás del año que se ha ido el abandono y sobreexplotación del campo y sus cuidadores continúa.

Ahora, hoy, intercambiaremos, con el sabor de las uvas medio atragantadas, saludos y golpes en la espalada seguidos de abrazos a ellos y besos mejillosos a ellas.

Una vez agotadas las reservas de ósculos y buenos deseos YA ESTÁ.

¿Ahora? Nada. Asomarnos al interior de cada uno y ver cómo la estructura interna. Mirarse el esqueleto y el alma y a seguir creyendo que vamos de puta madre y que arrasamos.

Estoy seguro que ya no basta el grito del Palleter o un VIxca Valencia para que las naranjas vuelvan a su lugar anterior.

De todas formas para que ustedes no me tachen de cenizo irredento, espero de corazón que la cosa vaya mejor y que a todos los que tienen un problema doloroso les llegue el ángel de la misericordia y la fortaleza.

Después de todo es AÑO NUEVO y después de todo no soy tan cínico, ni jacobino, como el otro día “un admirador” me endilgó.

Muy buenas.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


enero 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contenido Patrocinado