Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

UNA PENA DE PENE

UNA PENA DE PENE

La noticia salta al papel impreso, de ahí a mis ojos, luego a esta columna y creo que al final a las pupilas de algunos lectores, amigos del cotilleo más allá de nuestras fronteras,

Una señora en la India corta el pene a un rondador constante y próximo.

Solo leerla y me da un no sé qué en las piernas.

La noticia creía yo que era fruto de la broma de los Santos Inocentes, pero no, la he contrastado – aclaro que no he ido a la India, aunque me gustaría porque según un hijo mío que ha estado “tiene un olor especial”, como Sevilla aunque los andaluces sevillanos hablan de un “color especial” – el caso es que lo he contrastado en días posteriores en otros diarios además de este “mío”.

Parece verdad…vaya usted a saber si es una noticia “fake”- falsa

O sea que el indio, al parecer, se ha quedado sin miembro. Una pena.

Veamos. La señora cortadora se sentía acosada por las miradas constantes, el piropeo y hasta la proposición “indecente” de mantener sexo. Él unos 27 años, ella unos 45.

Ella se lo cuenta a su marido, diciéndole que un vecino está enamorado de ella y él marido entra en bronca con su mujer. A lo mejor digo yo que el marido pensó que eso era para encelarle y lo que sucedió es que se mosqueó.

Nunca se sabe entre los matrimonios lo que puede pasar. Ya se sabe que “entre santa y santo paredes de cal y canto”

Ella ,mujer de recursos, se dijo que la cosa no iba a quedar así. Debía tener testosterona en cantidades abundantes y se puso de acuerdo con un par de amigos y citó al acosador en un lugar adecuado.

El acosador acudió y maldita cita porque allí se encontró con la dama que en vez de bailar en plan Boli Wood le atacó en plena situación preamorosa y allí se consumó el hecho.

El indio sangrando, la policía acudiendo y recogiendo las partes íntimas.

Desconozco si a estas alturas el acosador ha sido restituido en su pene perdido o si por el contrario ha quedado despenado para toda su vida amorosa.

Desconozco también si allí disponen de un doctor Cavadas restaurador.

Los movimientos feministas recorren el mundo a velocidad de bits y no descarto que pronto esa moda pueda implantarse como disciplina nacional.

Yo no he acosado nunca a nadie y ahora menos porque no hay tramo que cortar.

Recomiendo a los acosadores muy machos que cambien el sexo por crucigramas que son muy difíciles y a fuerza de pensar surge el estreñimiento y se van, dicen, las ganas de acosar a nadie.

Que ustedes lo pasen bien y se rían, si es posible, un poquito.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


enero 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031