Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

EL SEIS DOBLE

EL SEIS DOBLE

He leído un titular que me ha asombrado y hecho reflexionar. Al parecer en Lugo dos ancianos han resultado heridos en sus cabezas por una diferencia de criterio en el juego del dominó.

Se han ido, o han coincidido en el baño, y allí se armó la mundial. Creo que no se entendían, o más bien no se caían bien y decidieron resolver su diferencia como Clint Eastwood.

Se han roto la crisma y ahora vete tu a arreglársela.

Deberían expiar su juvenil arrebato mediante dejarlos sin postre un mes y sin jugar al dominó u obligarles a jugar juntos como penitencia; eso sí con un árbitro.

¿Habrá un sustrato previo que alimentase la inquina?

¿Sufrían mal de amores por una dama de la que compartían amistad?

¿Eran enemigos fruto de la memoria histórica?

¿Se tiraban escandalosamente el humo a la cara cuando fumaban?

¿Uno era de la FAI y el otro de VOX?

¿Eran antiguos miembros de dos bandas rivales?

¿Eran fans enfrentados por diferencias en el arte de Cúchares?

Los motivos están enterrados en lo más profundo de su alma envejecida.

Ya tenían, señalan los testigos, diferencias sobre si tal ficha o tal otra era la adecuada. ¿Era el pito doble? o ¿El seis doble?

Esta muestra de intransigencia la vemos reflejada por doquier y debe ser que la sociedad que nos rodea, en cuyo centro creemos estar nosotros, no se aguanta a sí misma.

Dicen que la ira innata que acumulamos desde la hora del nacimiento se va consolidando mientras repetimos la primera palabra que aprendemos. La palabra es “mío”; por cierto, yo estoy seguro que no es papá o mamá para asombro de propios y extraños, un asombro mojado en baba y que se incrementa cuando pasa de progenitores a abuelos.

Decía que acumulamos ira y frustración pese a que las mamás y sus adláteres nos prodigan carismático cariño y caricias locales en exclusiva.

Hay personal que no crece nunca o crece poco y cree que todo el mundo le debe un algo por ser quien es.- Es el anuncio de perfume que basa su compra emocional en el concepto “por ser quién eres”. Es decir, te lo compras o te lo compran porque te lo mereces.

En la vida se puede dar la circunstancia de encontrarte con sujetos, que siendo un cabeza más bajito que tú, te miran por encima del hombro, del suyo claro porque al tuyo no llegan.

Hay muchiricos que te hacen el vacío. Acumulas, digo yo, y explotas por un seis doble de nada.

Creo que hay que entrar en una postura zen. No quiere decir que te tires a la bartola, con perdón, no.

Es observar, mirar con interés, no participar, comer mucha verdura, contemplar la luna llena, aunque no sea sangrante, aprender a tocar la flauta pastoril o lo que es lo mismo “pasar”, convertirte en pasota o en popular practicante del dicho” para LO QUE ME QUEDA EN EL CONVENTO…”

Creo que eso es insolidario, pero debe resultar cómodo y entonces el pito doble te importa una soberana higa. ¿Me explico? A los buenos días.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


enero 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031