Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

CONSEJO CARTA PARA GENTE MÁS MAYOR

CONSEJO CARTA PARA GENTE MÁS MAYOR

         Estimados: En primer lugar, deseo enviaros mi más sincero reconocimiento por vuestra comprensión en varios temas.

         El primero, me han dicho mis nietos, el de obviar decir “lectores o lectoras” porque la guerra de sexos está en auge y dicen que va a más y yo ya no estoy en condiciones de guerrear con nadie.

         Solo lo diré al respecto de lo que un afamado profesor, a la sazón entrevistado por mi cuando yo era, dicen, un avezado periodista.

         ¿Y- finalmente a usted que le gusta más?

         Entonces se usaba el usted y no como ahora que yo mismo empiezo por tutear-. Eso, se decía ,que había empezado con la falange y el comunismo que tuteaba a todo Dios.

         Durante unos segundos largos me miró con los ojos entrecerrados o abiertos, según gusto de cada cual, como si estuviera pensando mucho y concluyó respondiendo: Joven: a mí me gustan los coches y las mujeres.

         A mí también, coño, me dije, me digo y creo que me diré.

         El profesor había dado un salto histórico sin precedentes.   Un viaje en el tiempo que le llevaba desde el paraíso terrenal incluida la manzana, la serpiente, la expulsión etc. y el actual progreso de la movilidad con sus atascos.

         Lo demás, darle vueltas a lo mismo todos los días de todos los años. Una fatiga inútil. Hacen lo que quieren por mucho que se nos llene la boca con la palabra “democracia”.

         Por lo tanto, estimados, creo que no hay que preocuparse por ninguno estos muchachos advenedizos a la política teatral de hoy si y mañana no. Penélope de una trama escrita por los más poderosos hace tiempo.

         A la edad de más mayores aconsejo que hay que preocuparse y plantearse el cómo agacharse a coger un euro, o un trozo de cartón llamado bono oro o cualquier cosa que se haya caído al duro suelo y al agacharse evitar que la gravedad trasladada más arriba, a la tripa o panza adiposada por el alioli y la rubia cerveza, no te venzan y acabes como yo ayer. besando indignamente el rudo suelo.

         Que no necesites de la caridad cristiana de algún joven que se entretenga dos segundos en alargar su juvenil fortaleza y te alce cual pluma.

                                                Me he dado cuenta que ya no podré bailar en el Bolshoi la danza del cisne, pero, oye: me siguen gustando las mujeres y los coches en ese orden.

                                                ¿Qué hacer? Doy noticia de que, hoy he empezado a realizar en el baño, a cubierto de miradas obscenas y críticas, ejercicios de agacharme y para ello pongo un billete de cinco euros en el duro y marmóreo suelo ( más no, por si no llego) y lo hago en pelota picada como signo de libertad anárquica y luego me doy cuenta de que eso mismo no lo puedo hacer en la calle, porque puedo ser detenido por asqueroso exhibicionismo.

                                                Así que me visto y me he dado cuenta de que los pantalones son un freno por si mismos y creo que voy a apuntarme a la chilaba o al amplio vestido paquistaní o indio, que permite más juego de muslo y de cadera en apertura gluteogenital.

                                                Seguiré informando con la esperanza de que estos consejos sean de utilidad universal y sin pretender nunca saltarme la corrección obligada en estas confesiones públicas de indignidad …por el bien del periodismo de calle y del otro. Muy buenos y santos días.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


enero 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031