Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

¿Soy un figamolla o un pangifol? versión masculina de figamolla

¿ SOY UN FIGAMOLLA O UN PANFIGOL?

PANFIGOL VERSIÓN MASCULINA DE FIGAMOLLA

Hace unas horas dos buenos amigos Fernando y Miguel o Miguel y Fernando, tanto monta, me han hecho llegar una larga lista de palabras valencianas de difícil traducción al honorable castellano; esta del titular es una de ellas y que viene a decir en una traducción libre la de ser “un higo blando” , se refiere a personas blanditas que están siempre sin fuerza y con el “ay” en la boca.

Esta y otras que vendrán serán objeto por mi parte de sendas columnas, en estos azarosos días de pre electoralismo donde todo político que se precie parece que quiere estrangular a apretamiento lento al contrincante, y luego se tomarse un café juntos a precio de orillo en el bar del Congreso.

No caigo en el error de hacer predicciones que dejo para los sociólogos que no suelen dar una.

Hablaré de mi mismo y de mis andanzas biopersonales. Estoy estos días en manos de mi amigo el dentista Ilz… al que admiro mucho, no por dentista, sino por su capacidad física de hacer proezas en materia de marchas agotadoras y al tiempo de ejercer la voluntad solidaria, por ejemplo en Los Caminos de Santiago. Bien por él.

Héteme aquí sin embargo que he caído en su sillón médico a resultas de una caries de los coj… y se me ha descubierto que tengo más sarro que lava en las faldas del Vesubio. Vale.

Parece que “operar al sarro” no es médicamente aconsejable y me presto ” voluntariamente” a que uno de mis cuadrantes bucales ( estos dentistas parten la boca en cuadrantes en plan geométrico) sea sometido al disco metálico limpiador y al ahogarse del agua resultante que te ahoga, porque yo no trago bien (tantos años tragando que ahora la glotis no va a las revoluciones necesarias) ; en un acto reflejo y pese a la anestesia local doy en acordarme de algunos parientes de Ilz… y su simpático equipo (todo hay que decirlo) de tal suerte que ellos no saben que cuando vaya de nuevo esta semana me declararé oficialmente “figamolla”.

Todo antes que volver a sentir sobre mi esplendida boca, acostumbrada a los placeres de la gastronomía local con abundancia de niño que pasó hambre tras la guerra civil. No trago.

Declararse “figamolla” o “panfigol”. No es una debilidad, sino un muro defensivo.

!Ilz… matarme el nervio o lo que sea, pero rápido! que yo no soy “milhomes”.

No obstante declaro a los cuatro vientos que te admiro que no es lo mismo que envidiarte. Tú equipo es de primera, pero tu paciente o sea yo, uno de tercera regional. Muy buenas.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


febrero 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728