Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

PABLO

PABLO

He oído y luego leído que el Ayuntamiento avisa a la Asociación de Padres de autistas a que dejen el local que les había cedido y como argumento el que no hacen nada. Y se quedan tan tranquilos. ¿Qué sentirá el que ha firmado ese papel o el que ha avisado?

Como no podía ser menos, estos padres han puesto el grito en el cielo que es el único sitio, parece ser, donde lo acogen y oyen todo. La respuesta del Cielo está por venir.

Hay gente que se desespera y piensa en las mamás de quienes dan ese tipo de órdenes.

Yo no sé que hacen esos padres, pero conozco a unos que lo hacen todo y los veo a diario y desde hace mucho tiempo y sé que todos los padres hacen lo mismo por sus hijos.

¿Lo veo solo yo?

No más tarde de ayer me encontré a Pablo en el ascensor. Está grande, casi me pasa en altura. Iba con una señora acompañante que lo trataba como a un niño y ya empieza a no serlo, por cierto.

Le dediqué, como siempre desde que era pequeño y lo acompañaba algún hermano, o su padre, o su madre – o sea cualquiera de su familia-, unas palabras elementales, casi unos susurros ininteligibles, pero llenos de toda la ternura que un viejo como yo puede generar y que, créanme, es mucha.

Pablo no dijo nada, apenas puede, pero me pasó suavemente la palma de su mano por la manga de mi chaquetón un par de veces, la deslizaba en un recorrido corto y yo lo entendí. Yo sabía que él sabía que yo lo estimo.

No es una estima solo de ascensor.

Todavía tengo clavado en alma su sonido gutural y todavía no comprendo como estos progresistas de mier… son capaces de generar recursos para asociaciones culturales de respetables objetivos, seguro, pero lejos de nuestros sentimientos identitarios.

Hay dinero para cohetes, para cenas de “germanor” y los Pablo con sus padres que se jodan y dejen el local.

! Venid a por mi voto nenas y nenes!

A mí me parece bien que el Ayuntamiento, la Generalitat y todo quisque gubernamental, se dejen la garganta ofreciendo acogida a quien tienen la desgracia de tener que abandonar su país para buscar en el nuestro una vida mejor. Vale tíos.

Luego una vez pasada la algarabía teatrera de recursos de toda condición dejarlos, muy pronto en manos de Caritas.

Ahora que es tiempo electoral las promesas vuelan, los lideres “falconean” por doquier, aprietan manos de mamás y se hacen selfis con todo Dios, se aproximan en los mercados a los vendedores y les prometen luchar contra el enemigo extranjero; son más femeninos que nadie y cuando llegue el día 8 irán a una huelga por solidaridad con ellas y al llegar a casa se sentarán, derrotados de tanta promesa, a esperar que les cambien el plato y les calienten la sopa boba.

Estoy hasta el escroto, en su totalidad orgánica, de este juego.

¿A quién vamos a dejar el localito municipal cedido? ¿Vamos a guardar material para un nuevo carril bici?

Supongo que ya me estarán llamando fascista, viejo chocho y anti multicultural.

¿Por qué no vienen a decírselo a los Pablo  a los oídos y a la puerta de quienes los representan, que viven entregados y angustiados todos los días por el día a día y pensando que será de ellos cuando no vivan?

¡Porca miseria! Echen un discursito hablando de solidaridad y conciliación. Muy buenas.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


marzo 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031