Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

ÉTICA POLICIAL Y CIUDADANÍA

ÉTICA POLICIAL Y CIUDADANÍA

Así se titula el libro escrito por José Vicente Herrera Arando, un servidor público formado en el ámbito del Derecho y prolongada su formación con un doctorado en Filosofía del Derecho Moral y Político , reforzando su formación con másteres y cursos de prestigio…me detengo aquí porque el resto de su curriculum está escrito en una de las solapas del libro citado y es por lo que me ha parecido de interés glosar.

Yo me quedaría casi en la página de respeto que precede al contenido, pero no debe ser así porque entonces en vez de hablar de Herrera, hablaría de Shakespeare y tampoco es eso.

Sin embargo, me recreo en la parte de la cita en la que Polonio le dice a Laertes en Hamlet, acto I. Escena III (lo preciso porque uno todos los días no tiene de libro de cabecera a Hamlet). “…los amigos que escojas y cuya adopción hayas puesto a prueba, sujétalos a tu alma con garfios de acero, pero no encallezcas tu mano con agasajos a todo camarada sin plumas recién salido del cascarón”

Conviene seguir leyendo porque aquí se habla de confianza.

¿Confianza en quién? En este caso en la Policía.

No es un asunto fácil confiar en quién tiene sobre sí el mandato histórico de garantizar el orden público (seguridad ciudadana en términos de hoy) y por tanto disponer de los medios represivos para su implantación.

El autor conoce el sentimiento del pueblo y siente sobre sÍ la necesidad de expresar su deseo íntimo, cultivado en la idea del de “servicio público”, y se esfuerza en desmenuzar la relativamente corta historia de la Policía en sus fases preconstitucionales.

Nos refresca la historia reciente y la evolución del objetivo policial, al servicio del Estado prioritariamente en su origen, hacia la convergencia de garantizar la seguridad de los ciudadanos en el marco de un orden democrático y actual.

Sin duda un asunto difícil que debe integrar la propia formación y disposición del mando, del agente y la ciudadanía.

Tras un análisis legal del recorrido que se ha hecho para adecuar la normativa flexibilizándola y haciéndola discurrir por los tramos que la propia dinámica social marca en cada uno de los tiempos históricos, el autor, refleja con exactitud esa evolución.

Es un hecho conocido que los cambios no se han vivido sin reticencias de los muchos componentes de la estructura gubernamental política y las trabas interiores que todo proceso de cambio conlleva.

Herrera cree encontrar referentes en la “llamada policía de proximidad” en un modelo que bebe de las fuentes de Sir Robert Pel, artífice en el siglo XIX de la primera Policía moderna, parece ser, bajo el nombre de London Metropolitan Police, embrión del actual Scotland Yard.

De los nueve principios a los que se alude en el quehacer policial me quedo con el número 7 el que decía- supongo que se sigue diciendo—“La policía es la gente y la gente es la policía”.

El autor revela sus experiencias personales vividas en diversos países, en el ámbito de las diferentes policías y modelos, buscando en su diversidad y número un denominador común que consolide su concepción de servicio lo más cercano posible al ciudadano.

Para mi ha sido siempre un ejemplo a admirar la figura del “boby” paseando por su zona asignada, sin armas y con su casco y sus instrumentos de comunicación desde el antiguo silbato al aparato de radio mini, adscrito como un botón grande a su solapa.

Era obvio que desde la idea y la praxis de la Policía de proximidad a la Policía de barrio no había más que un paso y en ese sentido las reticencias de todo tipo están perfectamente delimitadas y percibidas no solo con la explicación de tallada de su progresión sino con la detallada explicación de objetivos y medios.

Una bibliografía extensa consolida las reflexiones este libro, fruto de una tesis doctoral salpimentada de experiencias y consideraciones que van dirigidas a los ciudadanos que lo quieran leer y sobre todo, es mi percepción, a aquellos que tienen frenos en la aplicación y en la filosofía de una manera de entender la labor policial.

La interpretación de lo hecho hasta hoy y la esperanza de que se siga el camino es un reto que está en las manos de todos nosotros. Apostar por una sociedad más segura y considerar que las fuerzas policiales no son “el enemigo”.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


marzo 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031