Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

RURAL,SALVAJE…PERO MENOS

RURAL, SALVAJE…PERO MENOS

Hace tiempo que muchos niños creen que los huevos salen del super o del hiper y que las vacas solo están en los anuncios de la televisión y sus papas han caído en la necesidad de enseñarles el campo.

De paso tomarse ellos un descanso “rural”, para huir de la contaminación acústica, ambiental, de la gran ciudad llena de carriles bici, autobuses y coches con algún taxi parados y un grupo de ciclistas de corte extranjero que pululan sin orden, ni concierto, por algunas aceras siguiendo a un, o una guía, que lleva un paraguas o alguna señal distintiva como guía y a la que hay que seguir a toda costa y no perderse. Cosas de las ciudades.

Es en un atasco monumental y diario en las céntricas calles de las ciudades donde nos ponemos a prueba; como por ejemplo Valencia si se te ocurre pasar por la calle de Colón a unas horas normales donde se pierde el oremus y la paciencia es una virtud imprescindible para no caer en el insulto mental contra quién ha organizado el asunto.

! Oiga no vaya usted por allí o vaya andando o no viva en Valencia o quédese usted en su casa! diría algún “listo” buscador de soluciones! Prefiero no contestarle porque podría demandarme y acabar en eso que antes llamaban “el cuartelillo”

A lo que iba. Los papás toman la decisión de irse a una casa rural- una salida para muchos habitantes de pueblos que lentamente se vacían – y la alquilan para un fin de semana o para uno de esos puentes acueducto que de vez en cuando caen en el mundo laboral y que son ligeramente compensatorios . Por cierto suelen costar un ojo de la cara si el o la cabeza de familia decide hacer “una escapadita”.

Los que alquilan quieren ver el campo, enseñar los animalitos de Dios a los niños que juguetean y aprenden algopero héteme aquí que eso lo quieren hacer a su aire o lo que es lo mismo levantarse tarde, no tener ruidos y dar paseos tranquilos por veredas civilizadas, digo yo.; se trata por tanto de un campo “civilizado. Tan es así que un juez ha decidido dar orden de cierre de un gallinero que al parecer es colindante con un hotelito rural en Asturias y el del hotelito ha denunciado al propietario por el ruido de las gallinas y gallos que al amanecer hacen sus pinitos y gorgoritos como la Naturaleza les ha dado a entender.

Se ha armado la de Dios es Cristo y un pastor de la zona conocido por sus soliloquios ha dado en convertirse en viral cuando ha dicho lo que sigue.

A los inquilinos del hotel rural les molestaba el canto de los pitos porque cantaban a horas intempestivas. ¿Horas intempestivas qué horas son, majos? Porque una hora intempestiva para mí son las 3 de la mañana cuando los inquilinos de las casas rurales están con la música en el jardincito chunda chunda chunda (…)   Que un pollo cante a las siete de la mañana es lo normal. ¿Para qué venís a un pueblo a hacer turismo rural? (…)  ¿Tú cuando vas a Madrid, a Gijón, a Oviedo, se te ocurre ir al hotel a preguntar o a protestar porque mete ruido los coches, los camiones de la basura a las dos de la mañana? (…)  La culpa de esto la tiene el juez. A nadie se le ocurre aceptar o tramitar ese tipo de denuncias. Que venga un tipo y denuncie unas gallinas en un pueblo porque cantan… Al señor juez o jueza, no eres completo o completa, faltan una patatina pa’l kilo, o dos.

Sí señor. Eso me trae a la memoria el caso de la turista inglesa de edad provecta en Benidorm que presentó una queja o una denuncia por el hecho de que en el hotel había demasiados españoles.

Si buscaba ingleses haberse quedado en su casa, o que si lo que le gustaba era el acento de su lengua nativa que se quedase a la sombre de la Torre de Londres o que se fuera a Australia!

Ojo. Si usted quiere estar tranquilo, sin ruidos, sin nada que lo perturbe encámese y se cierra a cal y canto en su habitación, se pone unos taponcitos en los oídos , haga sudokus o crucigramas y aquí paz y allá gloriapero luego no se queje de que sus nietos creen que las lechugas salen de las estanterías de Mercadona, por ejemplo. Muy buenas.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031