Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

EL COLMILLO RETORCIDO

EL COLMILLO RETORCIDO

El tirulo de la columna puede producir salivación al creer el honesto lector que voy a enfrentarme a algunos de los inocuos y evanescentes programas que han venido cayendo en mis manos por mor de las elecciones municipales e incluso europeas.

No. No es eso. Me atengo a las reglas de que, dado que el voto es secreto, yo mantengo en secreto el mío.

Tampoco voy a entrar al trapo fácil de los juramentos que el elegido como diputado, incluidos los que están presos por el tema de la independencia catalana, se marca cuando es nombrado y le hacen jurar.

A mí, ahí acabo, lo que me parece de una idiotez sublime e incluso estratosférica es que el respetable diputado, tras la cola consiguiente en el pasillo bajo el barbado presidente, diga muy serio eso de “por imperativo legal” y es que es una tontería por redundante y ya lo ha dicho en alguna ocasión el Sr. Presidente del Tribunal del Procés. “oiga. usted está aquí por imperativo legal claro que sí y esas sillas que ocupan, y las paredes y esta mesa y nosotros mismos”

Añado yo y `por tanto usted está aquí, claro está, por imperativo legal porque sin ese imperativo usted podría estar tomándose una cervecita o fumándose un excelente Cohíba más allá de las puertas de esta sala.

Yo no entiendo mucho pero me pregunto y traslado esta misma pregunta al lector ¿Son tontos nuestros representantes o se hacen el tonto? ¿Qué es eso de temporalizar el juramento hasta que se proclame la Republica?

Yo creo que ha llegado el momento de establecer unos juramentos ajustados a la Constitución esta, que es la que está en vigor y luego si cambia ya se verá.

Se me escapa la columna con vida propia de hoy y me dejo en el tintero el asunto del colmillo.

Hace unas horas he sido asaltado por un dentista que ha entrado a saco en mi habitualmente cerrada boca; lo ha hecho a petición mía y me ha dejado sin un colmillo que lo tenía más allá que aquí., en buena ley no se puede hablar de asalto, sino de intromisión bucal consentida.

 

Ha debido ser el que habitualmente uso como torcido cuando trato de ser malévolo con el uso de la ironía o sea que ahora no tengo colmillo y tengo bastante menos “guita” en el bolsillo que antes y por eso, tras depositar el dinero estoicamente ganado con el sudor de mi dedos columnarios usados con frecuencia, he dado en comprender porque muchos de los que conmigo se cruzan evidencian algunos agujeros, algunos rotos dentales y creo que es por el alto coste de reposición de sus piezas.

No sé si he contado que mi abuela se limpiaba hace unas docenas de años sus dientes con ramas de pino, pero lo que sí es seguro que nunca he contado que mi abuela se murió muy, pero muy mayor…pero sin dientes y es que a lo mejor el pino es abrasivo.

Ahora mismo en plan colmillo retorcido querría ser malo y meterme mucho y en plan irónico con el político de turno o con algunas estafas que se han promovido por la red a cuenta de la final en Sevilla.

Conozco nombres e importes pagados e incluso vendedores full, al parecer.

Pronto a juzgar por el precio de las cosas, las bocas de nuestros vecinos serán arcanos inviolables, cajas vacía de dientes, tumba de ahorros caducados en aras de la imagen y en ocasiones de la salud.

Ya sé que ahora no debo entrar en crisis cuando vea la boca de uno o una cerrada y es que no solo en boca cerrada no entran moscas, sino que han perdido la prístina blancura porque el precio es demasiado alto.

Estoy pensando en renovarme ese colmillo e incluso hacerme con un ejemplar retorcido para que el respetable diga a mi paso “ahí va Pajuelo el del colmillo retorcido nuevo”. No somos nadie sin dientes. Me pregunto si, en su honesto proceder diario, no habrán pensado en condonar el importe.

Termino con el tema de la garantía. ¿Cuánto durará mi nuevo colmillo retorcido? ¿Seré victima de la provecta edad, como el pobre divulgador el Sr. Punset que debe descansar en paz y al que le deseo desde aquí que explique ciencia al Señor.

En vida el sr,- Punset no pareció gastarse un penique en peinarse y era admirado por muchos, entre otros por mí. Su cadencia al hablar parecía el Hermida de la ciencia popular.

Me h e desviado de mi propósito y pido excusas. Mañana espero que sea otro día.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031