Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

PRIAPO

PRIAPO

Leo que un joven ha tenido un accidente de moto en Inglaterra , pese a sobrevivir con alguna herida, ha tenido que sufrir un extraño fenómeno personal como es el de haberse visto con una erección máxima que le ha durado nueve días.

Han tenido que aplicarle un gel para interrumpir la llegada de sangre a su pene y así el pobre que, a lo mejor, estaba, al principio contento, ha tenido que recurrir a los expertos para bajar aquella monstruosa y dolora sensación.

Se llama priapismo y es ajeno al deseo sexual. Dicen que duele y a veces produce una sensación de vergüenza.

Algún escéptico diría: si es solo una inflamación. Si. Cierto, pero no es lo mismo que se te hinche una muñeca que el pene…vamos digo yo.

En una de las tertulias con las que comparto dimes y dirites, uno de los asistentes, conocido por su afición a sacarle punta a estos asuntos de la bragueta, hizo una defensa del priapismo como una señal de macho alfa.

Otro al oírlo dejó dicho que Franco (ahora está de moda) siempre decía que él no tenía el problema de todos los españoles, que siempre estaban atentos al dinero y a la bragueta. No sé, pensé yo.

Supongo que al general le contraía el brazo incorrupto de Santa Teresa que dicen que guardaba en su habitación…eso da grima y sobre todo pensando en la santa, que era de armas tomar y que se carteaba con San Juan de la Cruz…pero eso es otra historia.

Yo suelo estar al quite de todo cuanto oigo y de esta forma lo traslado con mayor o menor veracidad al papel y lo comparto con mis amables y generosos lectores.

Recordaba a la sazón algo relacionado con la mitología griega y de ella el hecho de que ese dios, bajito y gordo, había sido castigado como consecuencia de un amor engañoso de su madre Afrodita que se había liado con Dionisio el dios del vino.

Se ve que no paraban y a lo mejor por eso nosotros tampoco. ¡Vaya usted a saber!

El del falo gigantesco tenía su público mayormente, que dicen los clásicos, entre los campesinos, por considerarlo beneficioso para la fertilidad en general de cosechas y animales y ahí estábamos cuando se produjo una discusión colectiva sobre la importancia del tamaño y otro miembro de la tertulia ,hombre cabal y profundo conocedor de costumbres romanas y griegas, nos preguntó, así de pronto: ¿Sabéis porque las estatuas clásicas representan a sus dioses y a algunos hombres con el pene pequeño?

Todos enmudecimos. Nadie sabía nada.

Él, sabedor de la expectación suscitada, se hizo de rogar; sobre la tertulia. el silencio fue solo interrumpido por el camarero que preguntó ¿Este cortado con leche natural para quién es?

Se había roto el encanto y el que lo sabía todo retomó el asunto; se limitó a decir: las gentes de alcurnia romanas consideraban al falo grande como una grosería y se inclinaban por el pene pequeño.

Este es un problema, mejor una cuestión, que me dicen que es, en ocasiones, sujeto de comentarios jocosos entre las damas que dan sus opiniones. Como siempre unas en contra y otras a favor.

La funcionalidad del artefacto ha de ser clave, pero lo más importante es el hecho de disponer de deseo venero.

Los dejé a todos en plena discusión y espero a la próxima reunión para enterarme de las conclusiones…aunque ya sospecho que cada uno contará la feria como a él le interese. Un asunto menor lo sé, frente a la caída de Echenique a manos el pequeño Stalin.

La búsqueda del salario vitalicio al margen del tamaño. Son miserias humanas que diría mi mujer. No sé. Tanta política cansa. ¿No? Esperemos a ver que pasa, Buenos días, o tardes, según la hora en la que lo lea…si fuera el caso.

 

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


junio 2019
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930